El truco definitivo para conservar las fresas en la nevera sin que se pongan pochas

Nada representa más la primavera que las fresas. Pese a que nos encanten, son frutas muy delicadas. Este truco las mantendrá perfectas mucho más tiempo en nuestra nevera.

Irene Marsal Blasco
Irene Marsal Blasco

Periodista especializada en bienestar y nutrición

Actualizado a

Fresas

Este es el truco para hacer que duren perfectas las fresas en tu nevera

Canva

Con la primavera, la temporada de fresas se acerca, y en postre, solas o con azúcar son uno de los mejores tentempiés para disfrutar del calor sin agobios. Aun así, es bien sabido que es una de las frutas más delicadas de mantener y también de escoger en la frutería. 

Como siempre, las redes sociales nos tienen guardados grandes trucos para facilitarnos las cuestiones del hogar y cocina. No hay nada como compartir y saber consejos para hacer nuestra vida más sencilla, sobre todo cuando hablamos de alimentos y su aprovechamiento para la nueva temporada. La semana pasada hablamos sobre trucos para mantener en buen estado durante más tiempo alimentos como el plátano, el tomate o el aguacate, hoy es el turno de la fresa. 

La fresa: una de las frutas más delicadas

fresas

Como hemos visto, un truco siempre es bienvenido, pero cuando hablamos de fresas, el interés aumenta. La fruta se suele mantener en buen estado entre 3 y 7 días, aunque esto puede variar dependiendo del cuidado y el mantenimiento que sufran. 

¿Y por qué son tan delicadas? Hay distintos factores que afectan a su proceso de maduración, pero uno de los principales es que las fresas tienen un gran contenido en agua, por lo que son propensas a la generación de hongos y bacterias, ya que se almacenan en ambientes húmedos. Además, son sensibles al aire y tienden a marchitarse rápidamente cuando están expuestas a oxígeno. En relación con esto, al ser tan delicadas, durante su transporte también pueden recibir daños por el movimiento o la manipulación, por lo que el proceso de descomposición puede verse acelerado.

Por ello, también es complicado escogerlas correctamente en la frutería para que duren el máximo tiempo posible, pero, por suerte, las redes sociales nos han chivado un truco para que estén perfectas durante más tiempo. 

El truco para tener unas fresas perfectas

Hay conocimientos populares, además del truco, que deberíamos saber sobre el correcto almacenamiento de las fresas. Es esencial que en cuanto las compremos las guardemos en el frigorífico para que estén a una correcta temperatura. Colocarlas en el cajón de frutas y verduras también ayudará con su humedad. 

Ahora bien, si quieres saber el hack (truco, en inglés) definitivo, @by_maure tiene la mejor solución para que no se nos pongan malas tan rápido: ponerlas en agua caliente y luego en fría. Sí, tan sencillo como eso. El creador asegura que con este consejo al cabo de una semana las fresas estarán perfectas. Este es el paso a paso:

  • En cuanto lleguemos a casa, debemos poner en un cuenco grande agua calentita (no demasiado), y añadir las fresas dentro para que se eliminen todas las bacterias y suciedad. 
  • Una vez limpias, las pondremos de nuevo en remojo en agua muy fría con hielos. Después las escurriremos y las meteremos en un tupper con papel absorbente arriba y abajo.

Un apunte es que donde vayamos a guardarlas sea un recipiente grande para que no se toquen entre sí, y así evitar posibles contaminaciones entre ellas. Debemos recordar que las fresas producen etileno, que es un gas natural responsable de su maduración. Por lo que si una de ellas empieza a ponerse mala, expulsará hacia afuera el gas, haciendo que las demás también lo hagan. 

Más consejos para que las fresas duren más

fresas

  • Recuerda que las fresas deben mantenerse en una temperatura de entre 2º a 4º, al ser una fruta muy delicada.
  • Si te gusta la repostería, puedes congelarlas para hacer deliciosos postres. Si eres más de comerlas al natural, esta no será tu opción, ya que una vez descongeladas se reblandecen mucho. Para congelarlas lo mejor es limpiarlas bien y quitarles las hojas verdes. También es imprescindible secarlas minuciosamente para evitar que les salgan cristales de hielo. 
  • Si no te caben todas las fresas en la nevera y tienes que apilarlas, utiliza papel de cocina como separador para que este absorba toda su humedad. 
  • No las almacenes en la puerta del frigorífico al ser una zona con grandes cambios de temperatura. Guárdalas en la parte de abajo donde se sitúa el cajón de la fruta y la verdura. 
  • Guárdalas en un tupper que tenga ventilación para que no se acumule su humedad. Si prefieres una bolsa de plástico, déjala abierta para que circule el aire.