El ritual de limpieza japonés de solo 15 minutos para sentirte mejor y feliz cada día

Arreglar tu hogar y tener paz mental y bienestar todo en uno. Esta es la propuesta que nos llega desde Japón, basada en una técnica ancestral, que te llevará apenas un cuarto de hora y que se ha convertido en todo un fenómeno.

Pablo Cubí
Pablo Cubí del Amo

Periodista

Actualizado a

ritual limpieza japones
ISTOCK

Los japoneses son los maestros de la organización y la búsqueda del equilibrio mental a través del cuidado del espacio de trabajo. Uno de esos métodos, la filosofía del orden que creó Marie Kondo, se ha convertido en un fenómeno mundial en los últimos años.

Por eso te proponemos otra práctica que triunfa en Japón. No es una nueva técnica muy rompedora. Todo lo contrario, es muy simple y se basa en un ritual milenario que se llama Soji.

La novedad es que es un plan de limpieza que, aplicado a los tiempos que nos tocan vivir, lleno de estrés, de prisas y de caos, nos proporciona una nueva perspectiva. Apenas dura 15 minutos y es una herramienta para alcanzar la felicidad diaria. Ayuda a proporcionar una paz mental que nos va a ir muy bien.

En qué consiste el método Soji

El monje budista Shoukei Matsumoto es quien ha dado a conocer esta técnica de limpieza a las nuevas generaciones. Como todas las prácticas que tienen que ver con el budismo, no es solo una simple rutina, sino que se apoya en toda una filosofía de vida.

Una filosofía que intenta conseguir la felicidad a partir de las pequeñas cosas. En este cao, a través del cuidado y el orden en el espacio que habitamos.

Desde un punto de vista occidental, puede resultar extraño que a base de limpiar vayamos a encontrar la felicidad. Pero no te lo tomes a la ligera porque hay mucha evidencia científica que ha demostrado que las técnicas orientales son muy beneficiosas desde el punto de vista mental y emocional.

A través de un entorno limpio y ordenado ayudamos a limpiar y ordenar nuestros pensamientos. A centrarnos en lo que es importante, a conseguir objetivos. En Japón se practica desde la infancia. Se enseña en los colegios para que los menores ayuden en la limpieza tanto de espacios comunes como sus zona de trabajo.

Qué beneficios te aporta

iStock 1451114790

Matsumoto apunta que el método Soji ayuda a discernir lo esencial de lo superfluo. En este sentido, “es incluso más potente que la meditación: nos ayuda a prescindir de lo que enturbia nuestro presente y a cultivar una mente clara enfocada al futuro”.

Entre las ventajas que supone esta técnica de limpieza detalla:

  • Te lleva a deshacerte de lo innecesario de manera ordenada y tranquila.
  • Te ayuda a que la limpieza deje de ser una tarea ingrata.
  • Te permite valorar más cada objeto que tienes y por qué lo tienes.
  • Logra que te rodees solo de cosas positivas.
  • Mejora el bienestar personal, la sensación de tranquilidad y purifica la mente.
  • Encuentras la alegría en el aquí y ahora.
  • Tener una casa limpia y arreglada.

Cómo poner en práctica esta limpieza

Para poner en práctica la rutina de la limpieza soji, el profesor Matsumoto da cinco claves, a partir de las cuales tú puedes crear tus rutinas. Cada uno conoce cómo es su casa y qué es lo que mejor le va a ir limpiar y organizar en cada momento.

  1. No abarques todo. No te abrumes limpiando espacios grandes de una vez. Céntrate en un pequeño espacio. Recuerda que la propuesta es que en 15 minutos hayas acabado. Una zona cada día.
  2. Concéntrate en la tarea. Seguro que hay oído habla de la técnica de la atención plena. El soji tiene algo de eso. Pon toda tu atención en lo que limpias. En si vale la pena tenerlo o no, y si vale, aprécialo. Te ayudará a sentir una conexión entre tu mente y tu hogar.
  3. Míralo desde un punto de vista positivo. No veas la limpieza y el ordenar como un engorro sino como un camino hacia el bienestar mental. Alégrate del progreso que consigues y disfruta de él.
  4. Crea un ritual. Ayúdate de algunos detalles para desarrollar tu rutina de limpieza. Por ejemplo, ponte una música que te inspira, enciende una vela o simplemente inicia la sesión con unas respiraciones profundas.
  5. Intenta mantener un horario. Busca un momento en que puedes dedicar ese cuarto de hora al día a la limpieza e intenta respetarlo al máximo. Es importante que sea siempre a la misma hora porque eso ayuda a mantener la rutina.

Aprende a desprenderte de lo innecesario

En este proceso, sobre todo las primeras sesiones, es importante que pensemos en la utilidad de los objetos que almacenamos muchas veces sin motivo. Cada pieza en casa es un elemento más que limpiar y al que hay que dedicar tiempo. ¿De verdad lo necesitas?

Por eso, es importante que sepamos deshacernos de lo superfluo. Nos ayudará a crear ese orden en nuestro alrededor, que también acaba beneficiando al orden interno nuestro.

Plantéate, por ejemplo, que cada día vas a aprovechar la limpieza de un espacio para que salga algún objeto de casa. Poco a poco la organización y limpieza será más fácil. Cada vez encontrarás más paz y bienestar y más tiempo para centrarte en lo importante.