5 formas de quemar calorías en reposo y sin esfuerzo

Para perder peso, es importante mantener el cuerpo en movimiento. Pero ¿qué pasa cuando estamos en reposo? ¿Es posible quemar grasa mientras descansamos?

Actualizado a
bajar peso reposo

Para muchos, perder peso es uno de esos objetivos que se persiguen por años. Peleamos constantemente con los mismos kilos, que subimos y bajamos cada año. Para marcar la diferencia, debemos buscar una estrategia integradora, que nos permita generar cambios definitivos. Solo así conseguiremos un cuerpo sano y con un peso saludable.

Estos cambios pasan por hacer más ejercicio y hacerlo bien. Incluye implementar cambios estructurales en nuestra dieta, dejando atrás los hábitos alimenticios que nos hicieron ganar peso. Pero hay algo más que puede ayudarnos a conseguir el peso que queremos de forma definitiva. Debemos pensar en cómo perder grasa cuando no estamos moviéndonos, cómo quemar más calorías en reposo. De eso, precisamente, hablaremos a continuación.

Métodos eficaces para quemar calorías en reposo

Lo primero que debes saber es que todas las personas quemamos calorías en reposo. Para mantener activas todas las funciones vitales de tu organismo, todo tu cuerpo genera un gran gasto energético diario. Otras actividades, como las que requieren de un gran esfuerzo mental, también nos obligan a gastar calorías. Pero todas estas no suelen ser sustanciales a la hora de bajar de peso.

Sin embargo, hay algunos trucos y consejos que puedes aplicar en tu día a día para empezar a quemar más calorías en reposo. Aunque cabe destacar que ninguno de estos remedios servirá si no cambias tu estilo de vida de forma integral.

Pero si ya has hecho todos estos cambios, estás haciendo ejercicio, llevas una buena dieta y quieres darle un empujón a tu cuerpo a la hora de quemar grasa y calorías, estos trucos te serán de gran ayuda.

Mantén tu musculatura sana

El mejor truco para bajar de peso incluso cuando no te estás moviendo es tener una musculatura sana y desarrollada. Se ha demostrado que el músculo quema muchas más calorías en reposo que el tejido graso. Por tanto, cuanto más músculo tengas, mayor será la capacidad de tu cuerpo para quemar grasa y calorías estando en reposo.

Por eso, aunque este “truco” requiera de un poco de esfuerzo en el gimnasio, te ayudará a quemar grasa incluso cuando no te estés esforzando. Además, es tan sencillo como incluir a tu rutina de entrenamiento algunos ejercicios de fuerza. Al desarrollar la masa muscular, te costará mucho menos bajar de peso, porque tu metabolismo estará más activo.

Bebé té verde

Tés perder peso

istock

El té verde, así como otras infusiones que contengan este ingrediente, es muy beneficioso para el organismo, y puede ayudarte a quemar calorías en reposo. Para empezar, este compuesto contiene un alto porcentaje de cafeína, que es un estimulante natural del metabolismo.

Al aumentar la actividad del sistema nervioso central, hace que se provoque un ligero aumento en la quema de calorías, incluso cuando estás en reposo. Esto se produce porque tu cuerpo pasa a necesitar más energía para mantener las funciones físicas en funcionamiento, algo similar a lo que sucede cuando entramos en modo de alerta.

Además, se ha demostrado que los compuestos antioxidantes presentes en el té, como las catequinas, pueden estimular la termogénesis. Este es el proceso mediante el cual el cuerpo genera calor, para lo cual debe quemar calorías. Al inducir la termogénesis, el té verde nos ayuda a quemar más calorías de lo habitual incluso cuando no estamos haciendo nada.

Para acabar, algunos estudios apuntan que el consumo regular de té verde puede aumentar la oxidación de las grasas, tanto durante el ejercicio como durante el descanso. Es decir, que mejora la capacidad de nuestro cuerpo de usar las reservas de grasa, en lugar de las calorías, para generar energía.

Lleva un buen horario de sueño

Aunque te cueste creerlo, dormir bien puede ser el mejor truco para bajar de peso con facilidad. Esto se debe a que el sueño juega un papel crucial en el metabolismo y en la quema de calorías. Mientras dormimos, el cuerpo realiza una serie de funciones esenciales para reparar tejidos, regular las hormonas que controlan nuestro apetito y nuestro metabolismo, y ayudar a crecer a los tejidos.

Si no dormimos bien, estas funciones se ven afectadas deforma negativa. Por ejemplo, la falta de sueño puede alterar los niveles de leptina y grelina que produce nuestro cuerpo. Estas dos hormonas son esenciales tanto para regular el apetito como para activar el metabolismo cuando el cuerpo detecta que hay reservas de calorías suficientes para hacerlo. Es decir, que cuando no dormimos, nuestro organismo pierde, en parte, su capacidad de quemar calorías en reposo.

Por si esto fuera poco, la falta de sueño puede afectar de forma negativa al metabolismo de la glucosa y la sensibilidad a la insulina, lo que a largo plazo puede hacer que empecemos a almacenar más grasa y tengamos un metabolismo más lento.

No te saltes las comidas

Como seguro que sabes, la clave para bajar de peso no es dejar de comer. Saltarte comidas puede ser fatal para tu cuerpo, y no te va a ayudar a adelgazar a largo plazo sin poner en riesgo tu salud.

Cuando te saltas una comida, en especial si hablamos del desayuno, corres el riesgo de poner a tu cuerpo en estado de alarma, al pensar que no recibirá los nutrientes esenciales para realizar las funciones vitales. Para evitar la inanición, el organismo ralentiza el metabolismo con el objetivo de conservar la energía que tiene, dado que no sabe cuando volverá a recibir una fuente de combustible. Es decir, alimentos.

Por tanto, pasar hambre, lejos de ayudarte a bajar de peso, hará que tu cuerpo empiece a convertir las pocas calorías que reciba en grasas, con el objetivo de almacenarlas para cuando sea necesario. Se ralentizará el metabolismo y será más complicado que quemes calorías en reposo.

prepara Cenas proteicas

carne microplasticos

iStock

El último truco de esta lista consiste en hacer que tus cenas sean ricas en proteínas y bajas en carbohidratos. Estos últimos son esenciales para tener energías durante el día, pero por la noche no quemaremos las calorías excesivas que pueden aportarnos, así que su presencia en el plato debe ser moderada.

En cambio, tener una buena cantidad de proteínas en el plato por la noche puede ayudarte a quemar más calorías mientras duermes.

Para empezar, las proteínas requieren de mayor energía para ser digeridas que otros nutrientes. Para poder digerirlas, nuestro cuerpo debe activar la termogénesis. Es decir, debe quemar calorías para procesar los alimentos ricos en proteínas. Así, cuando te vayas a tu cama, habrás conseguido inducir una quema acelerada de energía justo antes de empezar a dormir.

Además, la proteína es esencial para que durante la noche se repare y construya el tejido muscular. Y como ya sabes, cuanto más músculo, mayor es la quema de calorías en reposo.

Por si esto fuera poco, cenar proteínas te ayudará a mantener la sensación de estar satisfecha durante más tiempo. Esta sensación de saciedad prolongada puede ser la clave para evitar atracones nocturnos, que están íntimamente relacionados con el aumento de peso.

Loading...