5 alimentos con "cero calorías" que tienes que incluir en tu dieta para perder peso

¿Sabías que hay alimentos llenos de nutrientes que pueden aportarte prácticamente cero calorías? Son esenciales en cualquier dieta para perder peso.

Celia Perez León
Celia Pérez León

Redactora especializada en estilo de vida y nutrición

Actualizado a

verduras

Algunas verduras tienen un aporte calórico tan bajo que podríamos considerarlo.

La clave para configurar una dieta para perder peso es conseguir la cantidad de nutrientes que necesita el cuerpo humano, con el menor aporta calórico posible. Pero esta tarea no tiene nada de sencilla. Son muchos los nutrientes que necesitamos, y pocos los alimentos que no contienen lo que llamamos “calorías vacías”

Por eso, cuando damos con alimentos que aportan cero calorías (o un número insignificante de ellas) y que están llenos de nutrientes, debemos tenerlos muy presentes a la hora de diseñar nuestra dieta diaria. Estos cinco alimentos de los que te hablamos a continuación cumplen con este requisito.

Alimentos con cero calorías que necesitas en tu dieta diaria

Las mayores enemigas del peso (y de la salud, en general), son las calorías vacías. Las encontramos en alimentos ultraprocesados, en el alcohol, en salsas industriales y en otros muchos de esos productos clasificados como “poco saludables”. Este tipo de alimentos no aportan muchos nutrientes, pero sí muchas calorías. De ahí que las conozca como calorías vacías, porque, aunque su aporte energético es elevado, no nos ofrecen los nutrientes esenciales que necesitamos.

Y no podemos vivir sin ellos, así que debemos buscar cómo conseguirlos. Es por esto, en parte, que cuando consumimos algunos de los alimentos mencionados previamente, sentimos más hambre, en lugar de saciedad. Nuestro cuerpo sigue pidiendo los nutrientes que necesita para sobrevivir.

Por eso, encontrar alimentos que no aportan calorías, pero sí nutrientes, es encontrarse exactamente en el otro lado del espectro. Y por eso son tan importante para perder peso. Le dan a tu cuerpo lo que necesita, sin añadir más calorías de las necesarias a tu dieta diaria, lo cual también permite que te sientas satisfecha durante más tiempo. En realidad, lo de calorías cero no es del todo exacto.

Estos alimentos aportan algunas calorías, pero su aporte es tan bajo, que no es realmente significativo comparado con el aporte energético que debe recibir nuestro cuerpo diariamente.

Pero, ¿cuáles son estos alimentos tan especiales? Aquí tienes cinco muy fáciles de incluir en tu dieta diaria.

Apio

apio 1200x709

Empezamos por el apio, que por cada 100 gramos aporta tan solo 16 calorías. Una cantidad insignificante comparada con las 1500-2500 calorías que necesita un adulto promedio al día.

Además de ser una verdura exquisita, fresca y fácil de introducir en cientos de recetas (incluidos guisos y potajes), el apio nos aporta una gran cantidad de agua. Esto hace, por un lado, que ayude a mantenernos hidratados y, por otro, que aporte una duradera sensación de saciedad.

A esta sensación de plenitud debemos sumarle la que aporta la fibra de esta verdura, que es el principal nutriente que aporta. La fibra no solo es esencial para la salud digestiva, sino que además aporta una sensación de saciedad sostenida y de larga duración.

Para acabar, esta verdura nos aporta otros muchos nutrientes, en especial la vitamina K y el potasio, que son esenciales para el correcto funcionamiento del organismo.

Espárragos

esparragos

No solo están deliciosos y encajan en un montón de recetas, sino que, además, los espárragos solo aportan 20 calorías por cada 100 gramos. Es por eso que es un ingrediente ideal para añadir algo de volumen al plato, sin aportar apenas calorías.

Lo que sí te ofrece es un montón de nutrientes. Para empezar, fibra. Al igual que el apio, los espárragos son una excelente fuente de fibra, lo cual, además de promover la salud digestiva, es bueno para perder peso. Como ya sabes, este nutriente es esencial para controlar el apetito.

Los espárragos también son una buena fuente de vitaminas y minerales, entre los que destacan la vitamina K, el ácido fólico, la vitamina C y el potasio.

Para acabar, esta verdura contiene una gran variedad de antioxidantes, como el glutatión, que puede ayudar a contribuir el daño oxidativo del cuerpo, algo esencial para prevenir enfermedades neurodegenerativas.

Pepino

Pepino

RBA

El siguiente de la lista es el pepino, que nos da tan solo 15 calorías por cada 100 gramos. Menos, incluso, que el apio. Y, sin duda, es una verdura perfecta para servir en ensaladas, antes del plato principal.

La composición del pepino está formada, en gran parte, por agua. Por eso resulta tan fresco e hidratante, y apetece tanto en los días de verano. Esto, sumado a su rico aporte de fibra, contribuye a que nos ofrezca una sensación de saciedad prolongada. Además, esta verdura ha demostrado tener un impacto positivo sobre los niveles de azúcar en sangre.

Por supuesto, el pepino también es fuente de otros muchos nutrientes esenciales, como la vitamina K, el potasio y el manganeso.

Lechuga iceberg

lechugas

Esta verdura, que no puede faltar en la mesa de todos los hogares, es la que menos calorías aporta de la lista. Por cada 100 gramos, nos ofrece 14 calorías. Y al igual que en casos anteriores, esto se debe a que su composición está formada principalmente por agua.

Esto, además de contribuir a la hidratación del organismo, tiene un impacto positivo sobre la sensación de saciedad.

Además, la lechuga iceberg es una excelente fuente de algunas vitaminas y minerales, como la vitamina A y el calcio. No obstante, cabe destacar que la iceberg no es la más nutritiva entre las distintas variedades de la lechuga. Ese puesto lo ocupa la lechuga romana, que tampoco es especialmente calórica (17 calorías por cada 100 gramos).

Calabacín

calabacin

Acabamos con una verdura que encaja bien en muchas recetas, desde revueltos, hasta guisos, pastas o platos más elaborados. Y por cada 100 gramos, tan solo nos aporta 17 calorías.

Esta verdura, además de ser fácil de integrar en la dieta diaria, nos aporta vitamina C, vitamina B6, magnesio y potasio. También aporta una buena cantidad de antioxidantes, esenciales para combatir el estrés oxidativo del cuerpo y proteger su salud a largo plazo.