El beneficio del agua de mar que nunca hubieras imaginado cuando estás en la playa

Al contacto con el agua de mar se le han atribuido muchas propiedades beneficiosas para nuestro organismo. Su composición con una alta concentración de minerales y oligoelementos ayuda a favorecer la salud de tus articulaciones, tus pulmones y tu piel, entre otros beneficios.

Actualizado a
Beneficio agua de mar

El agua de mar favorece la salud de tus articulaciones, tus pulmones y tu piel.

iStock
Dr. Francisco Marin
Dr. Francisco Marín

Médico de Atención Primaria

Pablo Cubí
Pablo Cubí del Amo

Periodista

 

Si alguna vez has pasado un día en la playa, paseando por la arena, nadado o simplemente sintiendo la brisa marina en tu cara, sin duda habrás notado los beneficios de estar en contacto con el agua de mar.

Y es que el agua de mar posee una alta concentración de minerales que la hace especialmente interesante para nuestro organismo.

Pero, ¿es bueno beber directamente agua de mar? 

Qué te pasa si tomas agua de mar

El agua de mar, como hemos dicho, contiene sal (sodio) y, aunque podemos consumir una pequeña cantidad de sal al día de manera segura, el contenido de sal en el agua de mar es mucho mayor que el que puede procesar el cuerpo humano.

Al beber agua de mar, la sal se absorbe en la sangre junto con el agua y esta se vuelve demasiado salada.

  • Los riñones, que normalmente eliminan el exceso de sal mediante la producción de orina, necesitarán más agua dulce para diluir la sal en el cuerpo. Esto puede llevar a la muerte por deshidratación.

El simple contacto con el agua de mar, no obstante, tiene muchos beneficios para la salud que repasamos a continuación.

El agua de mar ayuda a las articulaciones, la piel y los pulmones

No es únicamente el agua de mar, su entorno también es muy beneficioso. El medio marino, con algas, sol, paseos por la playa es adecuado para favorecer la recuperación de enfermedades reumáticas, favorece el sistema respiratorio y ayuda a mejorar algunos problemas de dermatológicos.

  • Los oligoelementos del agua del mar ayudan a oxigenarnos y a  desintoxicar los pulmones de la polución a la que están sometidos a diario en las grandes ciudades.
  • Además, favorece el drenaje de la mucosidad, por ello muchos sprays nasales se basan en su formulación.
  • El yodo que contiene el agua del mar hace que, caminar por la orilla, sea un alivio para muchas patologías articulares.
  • Bañarnos en agua de mar cuando se sufre psoriasis es una gran opción terapéutica. La piel absorbe los minerales del agua del mar, que contribuyen a mejorar las lesiones.

La brisa marina nos oxigena y nos relaja

Los ambientes cerrados y con aparatos eléctricos están cargados de iones positivos, que contrariamente a su nombre, no convienen a nuestra salud. Por el contrario, la brisa marina está cargada de iones negativos, que estimula la renovación celular y restablece el equilibrio nervioso. Por eso las pequeñas gotas marinas en el aire:

  • Dan sensación de bienestar.
  • Relajan.
  • Restablecen el pH de la piel.
  • Equilibra los sistemas nerviosos simpático y parasimpático.

No hay ni que decir que salir de las ciudades a respirar junto a la costa es muy beneficioso para nuestro organismo. Estar al lado del mar, incluso en las ciudades marítimas, es mirar hacia una zona abierta y descontaminada. La brisa del mares mucho más sana y nos ayuda a oxigenarnos. 

El agua de mar suaviza y masajea la piel

El paseo por la orilla multiplica los efectos de una buena caminata. Se ha de hacer por la arena mojada, más homogénea y que implica menos riesgo de lesiones. El agua masajea los tobillos y el roce de la arena se convierte en un exfoliante natural que retira las pieles muertas y las impurezas de la piel.

  • Deja los pies mucho más suaves.
  • El masaje de la arena activa también la circulación de la planta de los pies.
  • Ayuda en el proceso de cicatrización de heridas.

Si el tiempo acompaña, puedes atreverte a adentrarte más en el agua, hasta la altura de los músculos, y notarás cómo el agua de mar fortalece tu musculatura.

  • Camina por esa zona de la playa. Al tener que levantar más las piernas en cada zancada fortaleces la musculatura de las piernas y los glúteos. Además, las olas proporcionan un masaje con lo que el ejercicio es más completo.

El agua de mar tiene efecto drenante

El médico francés Rene Quinton (1866-1925) aseguraba que el agua de mar era la solución a múltiples dolencias (artritis, problemas del aparato digestivo) e inició la comercialización de agua con el nombre de “plasma de Quinton”. Hoy se sigue vendiendo. Sus laboratorios aseguran que regenera las células y equilibra el organismo.

  • La comunidad médica no considera probado que sea un medicamento, pero si se reconoce sus efectos drenantes, entre otros aún en estudio.

El agua de mar aporta minerales al cuerpo

El médico francés Joseph de La Bonnardière inició en el año 1865 el concepto actual de talasoterapia, métodos para ganar salud a partir del agua de mar. Aun así, los tratamientos no son comparables a los del agua termal, puesto que no contiene los minerales que otorgan al agua de los balnearios sus beneficios médicos.

  • Pero, tal como explica el doctor Salvador Ramos, director médico del centro Talaso Atlántico, “el agua de mar tiene una composición muy similar al plasma sanguíneo y en tratamiento tópico tiene unos minerales que el cuerpo absorbe”.

Ten en cuenta que los tratamientos en piscinas de agua de mar permiten que haya más flotación por la sal y que los ejercicios de recuperación para diferentes dolencias se hagan mejor.

  • Por ello se han extendido los centros de talasoterapia, que ofrecen este tipo de ejercicios de recuperación.

El agua de mar es un buen ingrediente de cocina

Hay personas que consumen agua de mar, y puedes hacerlo (en muy poca cantidad al día), pero nunca hay que beber el agua recogida por ti mismo directamente del mar. Se comercializan aguas de origen marino previamente filtradas, tratadas y con el contenido de sal rebajado de las que puedes hacer uso en la cocina. Pregunta en tu tienda de dietética.

El agua de mar puede ser un ingrediente útil en la cocina y una forma de salar los alimentos de un modo más natural.

  • Puede usarse para enriquecer caldos, hervir verduras o legumbres... Pero hay que tener en cuenta su concentración de sal. Si tienes la tensión alta o problemas renales consulta con tu médico primero.
  • Consume solo agua embotellada, que garantice unos estrictos controles para eliminar posibles bacterias.

El agua de mar hipertónica es un reconstituyente ideal. Ya se vende preparada y ayuda a recuperar una hidratación. En el caso de los deportistas es especialmente recomendada”, explica el doctor Salvador Ramos.

  • No se puede abusar de su consumo. Habla con un especialista de si está indicada en tu caso y la dosis que más te conviene.

El agua de mar ayuda a cicatrizar

La combinación de la sal del mar y el yodo que proporcionan las algas marinas produce un efecto cicatrizante. La del mar puede ser útil.

  • En principio tiene acción desinfectante, aunque es cierto que, según en que zonas, las bacterias podrían ser contraproducentes.
  • En zonas con más bañistas y playas con poca profundidad, no es adecuado. Tiene que ser a mar abierto. Hay botellas comercializadas de agua de mar tratada que sí pueden aplicarse sobre la herida sin problemas. Consulta con un especialista.

El agua de mar es la solución salina más natural

El agua de mar puede usarse como spray para despejar la nariz o colirio para lavar los ojos. “Lo que se venden normalmente son soluciones salinas que son imitación del agua de mar, pero solo la verdadera agua de mar tratada tiene la composición más adecuada y más cercana al agua del cuerpo humano”, especifica el doctor Ramos.

Para este tipo de usos habla siempre con un especialista antes de aplicarlo ya que cada caso requiere un tratamiento distinto.

No toda el agua de mar sirve

No podemos dar cualquier agua de mar por buena. Nuestros mares, en grados muy diversos, están contaminados con todo tipo de productos. No es solo por los plásticos, desgraciadamente muy abundantes y también muy visibles.

  • El problema pueden ser las bacterias fecales, puesto que al mar van a parar los vertidos de las grandes ciudades.
  • Otra contaminación puede deberse a plantas marinas nocivas o restos de vertidos industriales.