estres black friday

El Black Friday se ha popularizado en nuestro país desde hace más bien poco tiempo. Es el último viernes de Noviembre, en el cual todas o la mayoría de las tiendas tanto físicas como on-line proponen una avalancha de rebajas muy llamativas, tanto es así, que parecería una locura no caer en la tentación de buscar y encontrar el ‘’chollo perfecto’.

Puede que tú seas de las personas que no tenías (hasta hoy) la intención de comprar nada, quizá ni siquiera estabas pendiente de esta fecha, pero tras una exposición masiva de anuncios, notificaciones y comentarios en tu entorno, la curiosidad puede que aflore y acabes entrando a alguna página a ver ofertas, o en alguna tienda con grandes carteles de "descuentos" y al final, incluso compres.

O quizá lo que ocurra es que te niegues a caer en la ola de este intensísimo marketing, ignores todo lo que el Black Friday mueve a tu alrededor pero, al final del día, sientas que puedes haber perdido una buena oportunidad.

POR QUÉ NOS ATRAE EL BLACK FRIDAY

Para y piensa por un momento ¿realmente necesitas comprar algo justo en este día? Probablemente no, pero si al final no compras ten en cuenta que pueden aparecer pensamientos que intentarán sabotear esta decisión.

Relacionado con este artículo

  • Esto es parte del éxito del Black Friday, crear necesidades en las personas que probablemente no tengan, pero, que al tratarse de un ‘’chollo’’ con un precio tan reducido hacen que merezca la pena y formen parte de la colección de ‘’por si acaso’’.

¿Por qué sientes (aún sin esperar ese día o ni conocerlo) que tienes que aprovechar la oportunidad del Black Friday?

Porque aunque no lo conozcas, la publicidad hace su función, y resulta casi imposible escapar de los cientos de anuncios televisivos, del bombardeo en Internet, de los mensajes en los grupos del móvil… porqué aunque tu pienses que te vas a mantener al margen, tu entorno te lo contará, e incluso te enseñarán aquello que están deseando comprarse.

¿COMPRO O NO COMPRO?

Después de que conozcas y te hayas dado cuenta de su existencia, también podrás pensar (y de manera muy acertada) que las Navidades están a la vuelta de la esquina, que las rebajas no durarán hasta entonces, que los artículos pueden agotarse, etc… eso, generará una sensación de inmediatez y de urgencia, que hace que al final te plantees comprar.

Sin habértelo planteado te aparece la sensación de urgencia y de inmediatez


¿Qué es lo que puede ocurrirte antes de que caigas en la tentación de comprar?

  • Cuando las personas se enteran de la llegada del Black Friday, pueden hacerse ilusiones sobre qué podrán o no comprarse, anticipándose al momento, generando expectativas y una sensación de incertidumbre que hace que la persona se encuentre motivada ante la posible compra.
  • Esto, a su vez, hace que antes de comprar y sin ni siquiera necesitar nada, las personas puedan sentirse estresadas, inquietas y/o nerviosas, lo cual, moviliza a la acción.

Relacionado con este artículo

  • Por otra parte, es posible que se empiece a fantasear sobre las posibles compras y el cerebro empieza a liberar dopamina, un neurotransmisor que se encarga de regular las sensaciones de placer y las emociones, entre otras muchas funciones.
  • En consecuencia con dichas fantasías y con la sensación de bienestar, las personas pueden tener pensamientos rumiativos (repetitivos) sobre las posibles adquisiciones y la repercusión que éstas generarán.

Las redes sociales te incitan a comprar

Además, los seres humanos somos seres sociales y por ello nos vemos inmersos en una sociedad en la cual consumir y mostrarlo públicamente está a la orden del día (¡y sino que le pregunten a instagram!), eso, hace que las personas sientan un vacío emocional cuando no tienen nada que enseñar, por lo que en muchas ocasiones lo que pasa es que se acaba comprando de una manera más emocional que racional.

  • Esto, tiene que ver, con una necesidad de aceptación y estima, que según postulan las reglas de la famosa Pirámide de Maslow (que clasifica por niveles las motivaciones de los seres humano) dicha conducta se vería influenciada por la presión social, siendo las decisiones de otros las que influyen en las propias.

CÓMO EVITAR LA TENTACIÓN DEL BLACK FRIDAY

El conocerse a uno mismo es fundamental para no caer en el consumismo innecesario, pero puede que tal vez necesites unos cuantos consejos para no hacerlo:

  • No anticipes e ignora la publicidad: cuando inevitablemente seas conocedor de estas ofertas, no caigas en la tentación de buscar productos en las aplicaciones y/o webs de las tiendas. Estarás generando en ti falsas expectativas y te sentirás ansioso por encontrar aquello que posiblemente merezca la pena.

Relacionado con este artículo

  • Evita comprar cuando tu estado de ánimo esté alterado: intenta no comprar cuando te encuentres triste o muy feliz. Estarás adquiriendo estos productos por la necesidad de calmar las emociones y no por una necesidad real.
  • Piensa que el comprar de manera emocional te dará una satisfacción momentánea e incluso en unas horas más, pero que a largo plazo, cuando estés más estable, podrá aparecerte el sentimiento de culpa y arrepentimiento.

Comprar de manera emocional hará que después te arrepientas

  • Saca tu juicio crítico y reflexivo: no te guíes por comparativas ni por lo que otros muestran que ya tienen. Piensa y reflexiona sobre si es algo que realmente necesitas y/o quieres, o si por el contrario te estás guiando por la impulsividad.
  • Evita estar en aglomeraciones de personas: el estrés, según la Sociedad Española para el Estudio del Estrés y la Ansiedad (SEAS), es una respuesta fisiológica del organismo que alerta y prepara al individuo ante un estímulo, que en este caso serían las compras. Aunque no existe una única causa por la que el Black Friday pueda resultar estresante, encontrarse en un tumulto de personas con el fin de comprar, puede desencadenar estrés.
  • Haz planes alternativos a ir de tiendas: ir de tiendas en periodos de rebajas puede fomentar tus ansias y tus ganas de consumir. Por ello, haz planes que sean diferentes a comprar. No pongas tu foco de atención sólo en lo material.

Y por último, elabora un listado y un presupuesto: si de verdad piensas y consideras que necesitas algún producto y que la mejor opción es comprarlo en rebajas, haz una lista de aquello que necesitas y ajusta un presupuesto real y acorde a tu economía. No te excedas, ni gastes más de lo que puedes.

Tags relacionados