Asesorado por el Dr. Eusebi Chiner, de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR)

Por Beatriz Gómez Portalatín, periodista

color mocos

Aunque podemos sufrir un resfriado en cualquier época del año, en invierno es de lo más común. Y la mucosidad es el primer síntoma (y el más molesto). Fijarnos en su color y consistencia puede ayudarnos a saber si es un catarro o algo más.

La mucosidad es en realidad algo que protege a nuestro organismo de patógenos externos.

  • Los mocos están compuestos por agua (96%) y por proteínas y sales que tienen la función de defensa.

Los mocos actúan como "colador" para filtrar micropartículas del exterior

  • La mucosidad recubre la nariz para calentar y humedecer el aire que respiramos y a la vez actuar de filtro, hace como de "colador" de las micropartículas que provienen del exterior.
  • En un día normal una persona puede llegar a producir un litro de mucosidad y cuando aumenta es porque el organismo está alterado.

PARA QUÉ SIRVEN LOS MOCOS

Hemos hablado con el Dr. Eusebi Chiner, neumólogo y director de SeparPacientes de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR).

"Los mocos son secreciones naturales, producto de la excreción de nuestro cuerpo, que se producen de forma natural, pero aumentan en determinadas circunstancias, la mayoría de las veces por causas benignas y transitorias", afirma el doctor.

  • "El color de la mucosidad puede orientarnos sobre algunos procesos, aunque no nos darán el diagnóstico final", matiza el doctor. Simplemente, insiste, pueden dar pistas.

Cuando la mucosidad se espesa y adquiere color ya empieza a indicar algún grado de infección.

  • La textura y el color indican que el sistema de defensas está actuando y los glóbulos blancos están luchando contra posibles patógenos.
  • Cuanto más oscuro "peor". Cómo explica el doctor, el color no sirve para hacer un diagnóstico sin tener en cuenta otros síntomas o pruebas, pero por regla general si la mucosidad se espesa y adquiere un grado de color, es señal de anomalía.

Que sea más amarillo o más verde no quiere decir que nos afecte una bacteria

  • El color no indica el tipo de partícula: un color más fuerte no significa que el responsable sea una bacteria y que se necesiten antibióticos. De hecho, el resfriado común está producido por virus y los antibióticos no se necesitan. No hay que tomar nada sin prescripción de un médico.

mocos transparentes

La mucosidad normal suele ser muy líquida y transparente.

  • Si se mantiene de color claro pero aumenta en cantidad puede ser señal de rinitis alérgica provocada por polvo, polen, ácaros... Los procesos alérgicos suelen ir acompañados de goteo nasal y estornudos.

mocos blanquecinos

A medida que la mucosidad se hace más espesa y adquiere tono, aunque sea blanco, ya indica una actividad de nuestro sistema de defensas.

  • La mucosidad blanquecina y acuosa puede deberse a un resfriado común de origen vírico.

MUCOSIDAD AMARILLA

  • Suelen indicar una ligera infección, y suelen ser expulsados a través de tos o estornudos. El color lo proporcionan las células del sistema de defensas que están activadas contra el virus que nos afecta.

MUCOSIDAD VERDOSA

  • La presencia de secreciones verdosas significa que el sistema de defensas está luchando con más fuerza y que hay mayor cantidad de glóbulos blancos (y otras sustancias) que son las que tiñen el moco.

Los resfriados comunes tienen un proceso de duración de algunos días y se suelen resolver por si solos. Pero si pasan más de 10 días y la mucosidad no cesa conviene consultar para descartar o tratar una sinusistis.

moco marrón

  • Puede estar indicando una infección respiratoria a nivel de los pulmones, como por ejemplo una neumonía. Es mejor consultar con el médico.

MUCOSIDAD ROJIZA

Obviamente unos mocos teñidos de rojo significa presencia de sangre.

  • Lo más usual es que sea sangre que proviene de los capilares de la nariz, que al sonarse muchas veces o demasiado fuerte, se rompen.
  • Aunque también puede haber flemas o mocos con sangre cuando hay enfermedades respiratorias graves, estas suelen ir asociadas a más síntomas que cuando se trata de un resfriado común.

mocos grises o negruzcos

Pueden ocurrir tras inhalar humo de un incendio.

  • Una mucosidad de este tipo indica suciedad pero en algunos casos un tono negruzco puede ser por hongos.
COLOR MOCOS OK

CAUSAS DIVERSAS

Las causas de las mucosidades pueden ser variadas e ir evolucionando. Según expone el Dr. Chiner:

1- Pueden existir secreciones densas procedentes de la mucosa nasal que pueden proceder de los senos paranasales en caso de sinusitis crónica, que puede complicarse con proceso bacteriano. En este caso, la mucosidad cambiaría a color amarillo verdoso (purulento).

Cuando hay mocos con sangre o con otros síntomas como fiebre o dolor, es aconsejable ir al médico

2- Puede existir goteo nasal posterior, que quiere decir que en lugar de salir por fosas nasales se produce en la nariz pero cae hacia la parte posterior de la faringe produciendo una de las causas principales de tos aguda y crónica, que se confunde con cuadros pulmonares, cuando en realidad procede de zonas fuera del pulmón.

Cuándo los mocos deben preocuparnos

  • Las secreciones expectoradas amarillentas o purulentas, sobre todo si se acompañan de otros síntomas como fiebre o dolor en el costado.
  • Si las secreciones expectoradas contienen sangre pueden responder a una neumonía o incluso a algún otro proceso que requiera ampliar su estudio.
  • Los fumadores que tosan sangre, es importante que vayan al médico, pues podía estar avisando de alguna enfermedad respiratoria importante.

cómo sonar la nariz y tratar los mocos

Seguramente te suenas la nariz de forma inconsciente, casi sin pensar. ¿Y cómo lo haces? Probablemente cojas el pañuelo de papel y te suenes las dos fosas nasales a la vez. Pues es un error.

  • Lo especialistas indican que la mejor manera es sonar cada fosa por separado. Es decir, pones el pañuelo, una fosa la tapas y por la otra soplas. Después, lo mismo con el lado contrario.
  • Sonar las 2 fosas a la vez puede provocar que se haga con demasiada fuerza y se rompan los pequeños capilares nasales. En otros casos, haciéndolo así como aumentamos la presión de la nariz, aumentamos la presión interna y podríamos llegar a lesionar el oído.

Remedios para la mucosidad

Los mocos no se curan. Es decir, es un proceso natural del cuerpo y lo único que podemos hacer es ayudar al cuerpo a expulsarlos.

  • Los lavados nasales con suero fisiológico ayudan a hacer la mucosidad más líquida y facilita que pueda ser retirada.
  • El agua es un buen mucolítico. Beber muchos líquidos (agua, te, caldo...) hidrata y las secreciones se vuelven más acuosas.
  • Hay que tener cuidado con los sprays nasales descongestionantes ya que pueden provocar diversos efectos secundarios

Tags relacionados