La bebida llena de probióticos que provoca en tu cuerpo los mismos beneficios que el ayuno según la ciencia

A las numerosas y valiosas propiedades relacionadas con los alimentos probióticos, ahora un equipo de investigadores añade otro efecto que aseguran es muy similar al que produce el ayuno.

Captura de pantalla 2024 03 02 a las 17 25 51
Eva Carnero

Periodista especializada en bienestar y nutrición

Actualizado a

Manos sosteniendo té

La kombucha es una bebida milenaria que se consigue tras la fermentación natural del té.

iStock

Si te dijéramos que la riqueza y el equilibrio de la microbiota intestinal es clave para la salud física y mental, es muy posible que no te resulte nada novedoso. Y es que, a estas alturas, si eres de los que se interesan por la salud y en particular, por la nutrición, no te serán desconocidos los términos microbiota intestinal y probióticos. 

En cualquier caso, no está de más recordar a qué se refieren ambos términos. El primero de ellos es el nombre con el que se denomina a la colonia de microorganismos que habita en el intestino y de cuyo equilibrio depende nuestro estado de salud.

Muy relacionado con el primero, los probióticos son alimentos o suplementos que contienen microorganismos que ayudan a mantener la cantidad, variedad y equilibrio de las bacterias "buenas" que viven en el intestino. 

El interés por el papel que juega la microbiota en el funcionamiento del organismo y cómo se puede manejar a nuestro favor es tal que las investigaciones al respecto no paran de aumentar. Una de las más recientes es la llevada a cabo por un equipo de investigadores de la Universidad de Carolina del Norte (Estados Unidos), en la que sus autores analizaron cómo el té de kombucha puede transformar nuestro microbioma. Los resultados fueron, cuanto menos, prometedores.

Efectos inesperados de la kombucha

Antes de entrar en materia y revelarte los sorprendentes hallazgos del equipo de científicos, veamos qué es la kombucha. Esta bebida, cuyo consumo cada vez es más frecuente, es el resultado de un proceso de fermentación, lo que hace que su contenido en probióticos sea una herramienta muy eficaz para cuidar la microbiota intestinal. 

KOMBUCHA

La kombucha contiene bacterias probióticas que mejoran el control de la glucosa en sangre.

ISTOCK

El estudio sugiere que la kombucha puede modificar el metabolismo de las grasas de ciertos microorganismos del intestino, imitando los beneficios del ayuno. Algo que, de confirmarse con más investigaciones en los próximos años, podría abrir una nueva vía para tratar problemas de sobrepeso y obesidad, así como de enfermedades relacionadas con el exceso de peso corporal. 

¿Efecto quemagrasa?

Los investigadores analizaron el impacto de los microbios de la kombucha en unos gusanos intestinales, en concreto de los Caenorhabditis elegans. El resultado fue que estos gusanos experimentaron una reprogramación en su metabolismo de las grasas, lo que resultó en una marcada reducción en las reservas de grasa. 

Es más, Rachel DuMez-Kornegay, estudiante graduada en biología molecular y líder del estudio, concluyó que esos efectos eran muy similares a los beneficios observados en el ayuno.

“Esta investigación sienta las bases para desenredar los mecanismos moleculares que pueden subyacer a los supuestos beneficios para la salud del té de kombucha utilizando un modelo animal genéticamente manejable”, afirma DuMez-Kornegay.

Por otro lado, es importante tener en cuenta que esta reducción de la grasa no se debía a que la absorción de nutrientes fuera deficitaria, sino a un aumento en las proteínas que descomponen la grasa en el intestino del gusano.

otras Bebidas fermentadas

Los hallazgos de esta investigación podrían sumar importantes beneficios a las propiedades que ya se conocían de esta bebida probiótica, la kombucha que, como otras bebidas fermentadas, es el aliado perfecto para fortalecer la microbiota intestinal. 

Así, además de la kombucha, a continuación hemos recogido otras bebidas que también aportan probióticos y que puedes integrar en tu dieta habitual:

  • Kanji. Está hecha a base de zanahoria morada fermentada y es originaria de la India. Es muy eficaz en los procesos digestivos.
  • Kéfir de agua. Se prepara usando agua y granos de kéfir, que se dejan fermentar durante un par de días y, por lo tanto, también pueden ayudar a fortalecer las defensas.
  • Té de vinagre de sidra de manzana. Ayuda a mejorar el sistema inmunológico y a disminuir los niveles de azúcar y colesterol.

Posibles riesgos de la kombucha

Aunque es cierto que el té de kombucha es una bebida saludable, también lo es que el tipo de bacterias y hongos que contiene puede variar según el tipo de té, el tiempo de fermentación y los microorganismos que haya en el lugar donde se prepare la bebida. 

Esto se debe a que estamos hablando de microorganismos vivos, y su composición puede variar según el medio. Por este motivo, es muy importante, desde el punto de vista de la seguridad alimentaria, poner atención a su preparación y conservación. 

Además, hay que tener en cuenta que la kombucha no está pasteurizada, por lo que no es recomendable su consumo en personas con algún trastorno intestinal o con unas defensas débiles. Tampoco sería buena idea para mujeres embarazadas que no la hayan probado antes, mujeres lactantes ni para niños menores de cinco años. 

En cualquier caso, independientemente de las excepciones mencionadas, los expertos recomiendan consumirla de forma moderada, ya que de lo contrario podría producir molestias en el estómago. Además, aunque la cantidad de alcohol es muy pequeña, conviene tenerla en cuenta.