Esta es la fruta española que tiene más probióticos que el yogur: deshincha y sienta bien

Con la primavera nos llega una de las frutas de proximidad que mejor nos va a sentar. Rica en nutrientes, es un regalo para la microbiota de nuestro sistema digestivo. Nos deshincha y nos hace sentir bien.

Pablo Cubí
Pablo Cubí del Amo

Periodista

Actualizado a

primer plano mujer comiendo yogur

El yogur es una gran fuente de probióticos.

ISTOCK

Hay que aprovechar las frutas de temporada porque sabemos que es cuando las vamos a encontrar en su mejor momento tanto de nutrientes como de sabor y dulzor. Además, aunque hoy podemos encontrar prácticamente cualquier producto todo el año gracias a la globalización, ahora su precio va a ser mucho más asequible y sin la huella ecológica que supone trasportarlos desde el otro hemisferio.

Por tanto en primavera es época sobre todo de fresas, naranjas, nísperos y kiwis. Hacia mayo y junio se suman los melocotones, albaricoques, cerezas y una de las frutas que más puede hacer por nuestro bienestar intestinal. Tiene más probióticos que el yogur.

La fruta que vigila nuestra digestión

Los probióticos, como sabes, son los microorganismos, sobre todo bacterias, que forman la microbiota. Conviven con nosotros y en los intestinos son fundamentales en la digestión y el sistema inmune. Siempre se pone erróneamente el yogur y otros lácteos como la fuente principal. Pues bien, la ciruela, proporcionalmente, tiene más.

Esta fruta sabrosa y jugosa es muy propia de nuestra gastronomía. Se cultiva en España desde épocas inmemoriales y es un deleite para el paladar. A partir de abril y mayo ya empezamos a encontrar algunas de sus variedades más tempranas en el mercado. Su temporada se alarga hasta entrado septiembre.

En nuestro país hay decenas de variedades autóctonas. Pero las ciruelas frescas se clasifican sobre todo por los cuatro principales colores en que las encontramos:

  • Amarillas: tienen un sabor ácido y abundante jugo.
  • Rojas: son muy jugosas y tienen un sabor más dulce que las amarillas.
  • Negras: ideales para cocinar y las mejores para regular la digestión.
  • Verdes (o Claudias): las más dulces. Son consideradas la reina de las ciruelas debido a su sabor y calidad.

Además, la traemos aquí porque destaca sobremanera por sus beneficios para la salud. Como decimos, en especial en cuanto a la salud gastrointestinal se refiere.

Qué beneficios tienen las ciruelas

Sus propiedades nutricionales van mucho más allá que un mero laxante. Estos son algunos de los principales nutrientes que contiene y que acaban convirtiéndola en una de las que más beneficios nos aporta:

  • Fortalece los huesos. Es rica en vitaminas, sobre todo vitamina C y vitamina K, crucial para la coagulación de la sangre y la fortaleza de los huesos. Ayuda a prevenir la osteoporosis.
  • Deshincha. La ciruela tiene mucha fibra que estimula la digestión, lo que puede reducir la sensación de hinchazón. Pero contiene también sorbitol, un tipo de azúcar natural que actúa también para sentirnos más ligeros.
  • Ayuda a la musculatura. Las ciruelas contienen minerales como el hierro y, sobre todo, el potasio, imprescindible para mantener unos músculos en forma. También el músculo que es nuestro corazón.
  • Fuente de antioxidantes. Contiene polifenoles, moléculas que se unen a las células y las protegen de los radicales libres, que provocan estrés oxidativo: las envejecen. Los antioxidantes también reducen el riesgo de algunas enfermedades cardíacas y cáncer.
  • Ayuda al control de peso. Las ciruelas son bajas en calorías y ricas en fibra, lo que significa que nos ayudarán a sentirnos saciados sin comer en exceso.

Las mejores formas de tomar ciruelas

Con tantas variedades y formando parte desde hace siglos de nuestra gastronomía, no es extraño que haya muchas maneras de preparar ciruelas. Algunas de las formas en que podemos resaltar al máximo sus beneficios son:

  • Frescas: tomarlas así de naturales es la mejor manera de disfrutar todos sus nutrientes. Pueden ser consumidas solas como un refrigerio saludable o agregadas a ensaladas de frutas para un toque dulce.
  • Secas: las ciruelas pasas son una opción conveniente y portátil que conserva muchos de los nutrientes beneficiosos de las ciruelas frescas. Son ideales como tentempié más energético o como ingrediente en recetas. Las ciruelas son ideales para el relleno de carnes.
  • Batidos: agregar ciruelas a batidos o smoothies te permitirá combinar los efectos de diferentes frutas. Por ejemplo, con piña y kiwi o fresas consigues un potente batido desinflamante. Reduces la retención de líquidos, la hinchazón y te aseguras una buena digestión.

Un excelente laxante natural

Las ciruelas son también una medicina natural muy útil contra el estreñimiento. Como hemos visto, tiene fibra dietética y sorbitol, que ayudan al tránsito intestinal y funcionan como un suave laxante.

Además, si llevas unos días sin poder ir al lavabo, este popular remedio es mano de santo: dejas unas ciruelas secas en remojo una noche y te las tomas al día siguiente en ayunas. En pocas horas notarás sus benefactores efectos.

También sirve para combatir la anemia. Gracias a su contenido de hierro y vitamina C, las ciruelas facilitan la absorción de hierro en el cuerpo.