Por

Diana Llorens

periodista

La dieta y el estilo de vida en el embarazo pueden afectar a tu bebé
CORDON PRESS

Es bien sabido que seguir unos buenos hábitos durante el embarazo tiene un impacto positivo en la futura salud del bebé.

Tener obesidad y niveles altos de glucosa durante el embarazo pueden afectar tanto a la madre como al pequeño. Ahora, un nuevo estudio indica que en las mujeres embarazadas con obesidad pueden reducir los riesgos para la salud de sus bebés si mejoran su dieta y realizan más ejercicio físico.

Niveles altos de glucosa y diabetes gestacional

La diabetes es una enfermedad en la que la insulina, la hormona encargada de regular los niveles de glucosa (azúcar) en la sangre, no funciona correctamente. Esto provoca que haya niveles altos de glucosa.

  • Existen varios tipos de diabetes y la que se da durante el embarazo se conoce como diabetes mellitus gestacional.

Los principales factores de riesgo en el desarrollo de este tipo de diabetes son la obesidad o el sobrepeso, los antecedentes de diabetes gestacional en embarazos anteriores, los antecedentes familiares de diabetes tipo 2 o ser mayor de 35 años.

  • El aumento de las tasas de obesidad en el mundo ha comportado un aumento de los casos de diabetes mellitus gestacional, una enfermedad que puede aumentar el riesgo de complicaciones durante el embarazo y también afectar a la salud futura del bebé.

Además, se cree que los niveles altos de glucosa en las mujeres (incluso por debajo de lo que se considera diabetes mellitus gestacional) desencadenan cambios epigenéticos en el feto (es decir, modificaciones en el ADN) que pueden afectar a la salud del bebé y predisponerlo a sufrir enfermedades metabólicas a lo largo de su vida.

Cambios en el estilo de vida

Un nuevo estudio de la Universidad de Southampton y el King’s College de Londres indica que los cambios en el estilo de vida de las mujeres embarazadas con obesidad tienen un impacto positivo en sus hijos y pueden minimizar las modificaciones en el ADN debidas a los niveles altos de glucosa.

Los investigadores analizaron los datos de más de 550 mujeres obesas y de sus hijos.

La glucosa alta en la madre puede llegar a modificar el ADN del futuro bebé

Compararon a mujeres que no realizaron ningún cambio en su estilo de vida durante el embarazo con otras que mejoraron su dieta y realizaron actividad física.

Los cambios en la dieta consistían en tomar alimentos con un menor índice glucémico y reducir la ingesta de grasa.

  • Los alimentos con un índice glucémico bajo aumentan más lentamente la glucosa. Algunos ejemplos son: las legumbres, los vegetales sin almidón o la mayoría de frutas.

Los resultados del estudio indican que las mujeres que realizaron los cambios en su dieta y realizaron ejercicio engordaron menos durante el embarazo y tenían un metabolismo más saludable.

Modificaciones en el ADN del bebé

Los autores del estudio también compararon los cambios en el ADN de los recién nacidos de madres que habían desarrollado diabetes mellitus gestacional con los de niños de madres que no habían tenido diabetes.

  • En los bebés de madres con diabetes y niveles altos de glucosa observaron pequeños cambios en el ADN que no se daban en los de madres sin estos problemas.

Se comparó a los hijos de madres con diabetes gestacional y a los bebés de madres sanas y se vieron diferencias

Los investigadores también vieron que los cambios en la dieta y el ejercicio atenuaron los cambios en el ADN de los bebés asociados con la diabetes mellitus gestacional de las madres.

"Estos hallazgos sugieren que las mejoras en la dieta y la actividad física pueden tener un impacto en el desarrollo de los hijos”, explica Karen Lillycrop, profesora de epigenética en la Universidad de Southampton y una de las autoras del estudio.

La obesidad durante el embarazo puede tener un impacto negativo de por vida en la madre y el bebé, por lo que es recomendable que las mujeres bajen de peso y adopten hábitos saludables antes de quedarse embarazadas.

Sin embargo, este nuevo estudio indica que adoptar buenos hábitos de alimentación y deporte durante el embarazo también tiene efectos positivos en las embarazadas que tienen sobrepeso y sus bebés.