Actualizado a

En principio un parto vaginal siempre es mejor que una cesárea, ya que esta tiene más riesgos para la madre y para el bebé, tanto inmediatos como a medio y largo plazo. Es muy importante saber la causa que motivó la cesárea anterior, pero casi siempre se puede intentar el parto vaginal, dando tiempo al bebé a nacer a su ritmo, y sin forzar el útero a contraerse más. A menudo resulta una experiencia muy satisfactoria y "reparadora" tras la cesárea inicial.

Tags relacionados