Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud

Adenomiosis, un trastorno ginecológico común y poco visibilizado
iStock by Getty Images

La adenomiosis es un crecimiento anormal de tejido en la pared muscular del útero que puede provocar dolor menstrual intenso y sangrado abundante.

Se calcula que 1 de cada 3 mujeres padece este trastorno ginecológico pero, a pesar de ello, es una patología poco conocida y apenas visibilizada.

Y el desconocimiento juega siempre en contra de cualquier enfermedad porque dificulta tanto el diagnóstico como el tratamiento.

Todavía existe la creencia de que la regla puede llegar a doler mucho o que los sangrados abundantes son algo normal. Una creencia que hace que muchas mujeres no consulten estos síntomas.

Un gran error porque esta patología puede afectar en gran medida a la calidad de vida de la mujer provocando dolor durante las relaciones sexuales y problemas de fertilidad.

Qué causa la adenomiosis

El Dr. Carmona, director científico de Women's CD, explica qué ocurre en esta patología:

  • Las células del endometrio, que es el revestimiento interno del útero, se desplazan de su lugar natural y penetran en el interior de la pared muscular del útero.
  • Estas células endometriales desplazadas siguen funcionando de la misma manera que si permanecieran en su lugar de origen.
  • En cada nuevo ciclo menstrual, y por efecto de las hormonas generadas por los ovarios, estas células que han salido de su sitio se engrosan, se degradan y provocan los síntomas habituales de la adenomiosis.

Qué síntomas provoca

En algunos casos el trastorno no provoca síntomas, pero cuando está avanzado o en algunas mujeres puede limitar en gran medida su calidad vida.

Los síntomas más habituales son:

  • Reglas muy abundantes y largas.
  • Sangrado no relacionado con la menstruación.
  • Dolor intenso durante la regla.
  • Dolor en la parte baja de la espalda y durante las relaciones sexuales.
  • Infertilidad.

Adenomiosis y endometriosis

Se trata de enfermedades muy similares. Así lo explica el Dr. Carmona:

  • "En la adenomiosis, el tejido endometrial aparece en el músculo del útero".
  • "Mientras que en la endometriosis, el endometrio, que también se implanta fuera de su lugar habitual, puede aparecer casi en cualquier parte del cuerpo, desde la pelvis hasta la parte del abdomen donde se encuentra el recto, en los ovarios, la vejiga, el intestino...".

Las similitudes son tantas que hay médicos como los especialistas de Women's CD que consideran la adenomiosis como una forma de endometriosis, pero hay otros que creen que son dos enfermedades distintas.

Difícil diagnóstico

El problema de la adenomiosis es que los síntomas pueden confundirse con los de la endometriosis, los miomas uterinos o incluso los del colon irritable.

Además, muchas mujeres consideran que es normal tener dolor menstrual o reglas muy abundantes.

Todo ello dificulta el diagnóstico, que mucha veces llega después de haber pasado años sufriendo el problema.

Y la solución que se les ofrece a muchas de ellas es la histerectomía, o la extirpación completa del útero.

Así lo revela un informe realizado por ginecólogos de UT Southwestern Medical Center.

"Muchas mujeres acuden a mí y me dicen que la única solución que se les ha ofrecido es una histerectomía", señala la Dra. Kimberly A. Kho, principal autora del estudio.

"Los médicos a menudo consideran que la adenomiosis es una afección de las mujeres entre los 40 y los 50 años porque es entonces cuando reciben un diagnóstico y les extirpan el útero, pero el problema se desarrolla mucho antes", afirma.

Tratamiento de la adenomiosis

Los autores de este informe aseguran que la cirugía, es decir la extirpación del útero, podría evitarse en muchos caso con el diagnóstico y el tratamiento adecuado.

Si existe sospecha de adenomiosis, tanto la ecografía transvaginal como la resonancia magnética nuclear son herramientas diagnósticas no invasivas de gran precisión.

En cuanto al tratamiento, es cierto que una agencia tan potente como la FDA americana no ha aprobado ninguna terapia médica específica para la adenomiosis, pero la afección puede controlarse con medicamentos anticonceptivos o para tratar otras afecciones ginecológicas como los fibromas o la endometriosis.

Pero el problema sigue siendo el desconocimiento. Las mujeres conocen poco la existencia de esta enfermedad y también "se necesita una mejor conciencia clínica para garantizar una atención adecuada al paciente", concluye la autora del estudio.

Y por supuesto se necesitan estudios sobre esta enfermedad para conocerla más a fondo y encontrar el tratamiento adecuado.

Para saber más