donacion sangre

Actualizado el

donacion sangre

Uno de cada 2 españoles necesitará sangre alguna vez en su vida, según datos de Cruz Roja Española. Y, de momento, es un material que no se puede fabricar de forma artificial. Por eso las donaciones son tan importantes.

“Una parte importante de la actividad de los hospitales conlleva el tratamiento de personas que necesitan glóbulos rojos, plaquetas, plasma o derivados plasmáticos que se obtienen de las donaciones de sangre. Por lo tanto, a diario, la salud y la vida de muchas personas depende de una transfusión que no sería posible sin las donaciones”, explica a Saber Vivir Pilar de la Peña, responsable de promoción del Centro de Transfusión de la Comunidad de Madrid.

Si te has decidido a dar el paso debes tener en cuenta que hay determinadas circunstancias que impiden ser donante. Toma nota:

No puedes donar sangre si…

  1. Estás en ayunas. Seguramente estás acostumbrado a hacerte las análiticas de sangre en ayunas, pero para donar es necesario que comas algo antes: así reduces el riesgo de marearte tras la extracción. Es importante, eso sí, que lo que decidas comer no sea rico en grasas, porque dificultan que los distintos elementos de la sangre se separen correctamente en el laboratorio.
  2. Pesas menos de 50 kilos. La razón es, simplemente, práctica. Las bolsas que se usan para almacenar la sangre son de 450 cc, justo la cantidad máxima que se le puede sacar a una persona de 50 kilos sin perjudicar su salud. Por eso si pesas menos no podrás donar.
  3. Te has hecho un tatuaje hace poco. Si han pasado menos de 4 meses no te dejarán donar tu sangre. Es el tiempo prudencial que se deja para descartar, al 100%, una posible infección. Lo mismo ocurre si te has hecho un piercing o si en los últimos 4 meses has mantenido relaciones sexuales con más de una pareja.
  4. Tienes más de 60 años y no has donado nunca. Si ya has dado sangre antes de cumplirlos, a partir de los 65 años un médico debe autorizar que sigas siendo donante.
  5. Estás embarazada, acabas de dar a luz o estás dando el pecho. Para que tu cuerpo se recupere lo mejor posible, debes esperar seis meses desde el parto y también tras la lactancia.
  6. Estás tomando antibióticos: Los antibióticos se utilizan para luchar contra ciertas infecciones. Para evitar un posible contagio a través de la donación se exige que hayan pasado al menos 15 días tras tomar los fármacos. Y lo mismo ocurre si has tenido fiebre.

    Relacionado con este artículo

  7. Te han hecho una transfusión en el Reino Unido. ¿Recuerdas el mal de las vacas locas? Pues este es el motivo por el cual las personas que han vivido más de un año en el Reino Unido (entre 1980 y 1996) o han recibido allí una transfusión no pueden donar.
  8. Tu tensión está descontrolada. Los hipertensos pueden donar (tanto si se medican como si no), pero en el momento de la donación deben tener unos niveles correctos (entre 50 y 110 la baja, y entre 90 y 180 la alta).
  9. Eres diabético y te tratas con insulina. Si tomas fármacos orales para regular la glucosa sí puedes donar.
  10. Evidentemente, no puedes donar si sufres una enfermedad infecciosa que puede transmitirse a través de la sangre (VIH, Hepatitis B o C…) o cualquier otro trastorno grave. Y tampoco si padeces epilepsia o una enfermedad crónica.

Quién puede donar a quien

Para entender por qué no todo el mundo puede recibir el mismo tipo de sangre imagínate lo siguiente: tu sangre sería como un trozo de pan, que puedes envolver con varios materiales (papel film, un paño, papel de cocina…).

Esta envoltura es, justamente, la que determina tu grupo sanguíneo y si puedes o no recibir sangre de otra persona cuya sangre no esté “envuelta” exactamente con el mismo material que la tuya.

Los hombres pueden donar 4 veces al año y las mujeres 3, para compensar las pérdidas de la regla

  • Las personas AB+ son las que mejor lo tienen, porque pueden recibir sangre de todos los grupos (pero solo pueden donar a personas de su mismo grupo).
  • El grupo 0- funciona justo al contrario: puede donar a todos los grupos pero solo puede recibir sangre que sea 0-.
  • Si tu RH es positivo, puedes recibir sangre tanto positiva como negativa (pero solo puedes donar a personas con un RH positivo).
  • Si tu RH es negativo, solo puedes recibir sangre negativa (pero puedes donar a personas con el RH tanto negativo como positivo).


Cómo se “aprovecha” la sangre

Una vez extraída y analizada, los componentes de la sangre (glóbulos rojos, plasma y plaquetas) se separan en el laboratorio. Esto permite utilizarlos por separado según las necesidades de cada paciente y, también, conservarlos mejor.

Las plaquetas de la sangre "caducan" a los 7 días

Porque… ¿sabías que la sangre caduca? Las plaquetas solo pueden utilizarse durante 7 días, los glóbulos rojos durante 42 y el plasma, si se congela, dura un máximo de 2 años. Por eso, también, es tan importante que siempre haya un número alto de donaciones.

¿Donamos lo suficiente?

Actualmente se llevan a cabo en España 1,7 millones de donaciones de sangre al año, 100.000 menos que en 2010 según datos de la Fundación Nacional para el Fomento de la Donación Altruista en España (Fundaspe).

A pesar del descenso sigue siendo una cifra nada despreciable, que permite cubrir las necesidades de transfusión, sostiene Martín Maceñido, presidente de esta entidad.

¿Hay que hacer algo especial después?

Tan solo debes seguir unas recomendaciones muy fáciles de seguir:

  • Hasta 15 minutos después: Lo mejor es que estés en reposo. A veces, y sobre todo en las primeras donaciones, la persona puede marearse un poco. Beber bastante agua antes de la donación contribuye a evitarlo.
  • Hasta 2 horas después: Es mejor que no fumes ni bebas alcohol.
  • Hasta un día después: No hagas deporte de forma intensa o un esfuerzo físico importante.

Si nunca has donado sangre y no acabas de atreverte a hacerlo, desde Saber Vivir te recomendamos que lo pruebes, al menos, una vez. Es un pequeño “sacrificio” que puede salvar muchas vidas.