Colesterol hereditario

Actualizado el

Colesterol hereditario

El colesterol es uno de los principales factores de riesgo en enfermedades cardiovasculares. Como sabes, hay dos tipos de colesterol, el de alta densidad (el "bueno") y el de baja densidad (el "malo", que es el que con más facilidad obstruye las arterias).

Los niveles altos de colesterol se suelen asociar con la mala alimentación. Sin embargo, la genética también influye. La rapidez y cantidad con la que cada uno elimina el colesterol viene en parte determinada por los genes.

La genética también determina la rapidez con la que se elimina el colesterol

Pero además existe la posibilidad de que nuestro cuerpo facilite la acumulación del colesterol malo. Se denomina hipercoleterolemia familiar y es un problema hereditario, debido a mutación de un gen.

CÓMO SE PRODUCE LA HIPERCOLESTEROLEMIA FAMILIAR

Esta enfermedad aparece ya desde la infancia. En este caso, los mecanismos que tiene nuestro cuerpo para eliminar el colesterol de la sangre a través del hígado fallan. Se produce un aumento de las concentraciones de colesterol malo.

Relacionado con este artículo

Un reciente estudio en España ha descubierto también que las personas con este problema hereditario no solo acumulan más colesterol malo, sino que el colesterol bueno pierde su capacidad para proteger las arterias.

“Era algo que ya se sospechaba y que ahora hemos confirmado”, explica el doctor Francisco Blanco, del Hospital Sant Pau de Barcelona, y uno de los que han participado en el estudio.

QUién lo sufre, no lo sabe

Una persona que con un padre o madre que tenga alguna de las mutaciones del gen tiene un 50% de probabilidades de heredarlo. Por eso no todos los hijos forzosamente la sufren. Y lógicamente, si son los dos padres los que la padecen, el riesgo de heredarla crece.

4 de cada 5 personas que sufren este trastorno no saben que lo tienen

  • Aproximadamente uno de cada 400 personas sufre de colesterol hereditario en nuestro país, lo que representa entre cien mil y ciento cincuenta mil personas. “Sin embargo, la mayoría de estas personas, aproximadamente cuatro de cada cinco, no saben que su colesterol es hereditario”, advierte el doctor Blanco.

POR QUÉ ES IMPORTANTE DETECTARLO

Es muy importante hacerlo, puesto que más de la mitad de los que lo padecen sufren un problema cardiovascular antes de los 55 años, en el caso de los hombres, y de los 60, en las mujeres.

Frecuentemente olvidamos, que los problemas cardiovasculares, por delante de muchos cánceres, son la principal causa de muerte. Un dato que tienen que tener especialmente en cuenta las mujeres, puesto que no suelen ser tan conscientes de sus riesgos.

Relacionado con este artículo

Pues bien, además de los riesgos habituales, si se tiene hipercolesterolemia hereditaria, el riesgo es 20 veces mayor.
Además los esfuerzos se dirigen ahora en poder detectarlo cuando son jóvenes. “Cuanto antes lo detectemos, antes podremos poner medios para evitar que el colesterol se vaya acumulando”, añade el doctor Blanco.

CÓMO SABER si el tuyo ES HEREDITARIO

La principal señal de aviso es cuando se detectan concentraciones de colesterol anormales ya en edades tempranas. Por supuesto, conviene hacerse análisis si se sabe que al menos uno de los progenitores la padece o si ha sufrido un infarto o algún otro problema cardiovascular relativamente joven (antes de los 55).

Relacionado con este artículo

Para diagnosticar la hipercolesterolemia familiar se hace un análisis de sangre, que incluya tanto el colesterol bueno como el malo y los triglicéridos (grasas). Los valores varían mucho según la edad, la alimentación, tipo de mutación genética y también si se se ha heredado de uno de los padres o de los dos.

El análisis de sangre puede no ser concluyente y necesitar uno genético de confirmación

Todo ello puede hacer que el resultado del análisis sea dudoso. En esos casos, una prueba genética ayudará a confirmar el diagnóstico.

Relacionado con este artículo

Otros factores, como hinchazones en las manos, en los talones pueden ser también señales que un médico puede detectar y llevar a proponer un análisis más exhaustivo.

QUÉ PUEDO HACER YO SI LO PADEZCO

Hay factores que no podemos controlar, como la edad. El colesterol sube tras dejar la adolescencia y lo continúa haciendo con los años. Al final, a partir de los 45 años en hombres y los 55 en las mujeres, todos, enfermos o no, tenemos más riesgos de padecer un problema cardiovascular.

También el sexo influye. Las mujeres, más protegidas por las hormonas hasta la menopausia, luego suelen tener niveles más altos de colesterol que los hombres.

Relacionado con este artículo

Sin embargo, hay otros factores que sí podemos cambiar y reducir de modo significativo el riesgo.

  • Dieta. Evitando las grasas excesivas, sobre todo las procedentes de alimentos industriales.
  • Sobrepeso. Un conocido riesgo cardiovascular para cualquiera.
  • Tabaco. Como es sabido, es perjudicial y aumenta el riesgo de enfermedades cardivasculares, respiratorias, cáncer...
  • Sedentarismo. El ejercicio moderado y regular es una recomendación especialmente obligada en estos casos.

¿qué tratamiento requiere?

La buena noticia es que si se detecta, según el grado, el médico puede prerscribir medicamentos para corregir ese mayor riesgo cardiovascular.

Relacionado con este artículo

Se trata de medicamentos que reducen el colesterol malo. Con las nuevas investigaciones se plantea ahora también la posibilidad de buscar otras opciones que puedan aumentar los niveles del colesterol bueno. Pero en todo caso, con los que ya hay en el mercado los resultados ya son muy buenos para todo el que sufre este trastorno.

Con medicación el riesgo se reduce hasta casi equipararse con cualquier persona

“Puede estar muy bien tratado, hasta el punto de que con una medicación adecuada, el riesgo se reduce hasta acercarse al de cualquier otra persona que no tenga esta enfermedad”, concluye el doctor Blanco.