Me equivocaba pensando que este aperitivo vegetal era más sano que las patatas fritas: la OCU me ha abierto los ojos

Los aperitivos fritos de zanahoria, remolacha, brócoli o calabaza no solo están riquísimos, también son una de las opciones más saludables para picar entre horas, o eso creíamos. Un análisis de la OCU los compara con la patatas fritas y este es el resultado.

Captura de pantalla 2024 03 02 a las 17 25 51
Eva Carnero

Periodista especializada en bienestar y nutrición

Actualizado a

PATATAS FRITAS

No todas las alternativas a las patatas fritas son sanas.

Muchos nutricionistas, por no decir todos, comparten la opinión de que deberíamos comer cinco veces al día. En concreto, señalan que lo ideal sería tres comidas principales (desayuno, comida y cena) y dos tentempiés, uno a media mañana y otro por la tarde. Ahora bien, la mayoría de la gente, además de estas tomas, salpica la jornada con pequeños picoteos para "matar el gusanillo". La cuestión es que, dado que esta costumbre es difícil de controlar, lo ideal es que, al menos, estos snacks sean lo más saludables posible. 

En el mundo de los alimentos pica-pica, algunos de los más apreciados son las patatas fritas, los frutos secos o las aceitunas. Todos ellos son un "clásico", unos habituales que suelen formar parte del día a día de mucha gente. Ahora bien, más allá de si prefieres uno u otro, cada alimento tiene sus pros y sus contras, desde el punto de vista nutricional. 

Dentro de este trío, sabemos que las patatas fritas no son precisamente una de las opciones más saludables, de modo que muchos de sus defensores, se han pasado a su supuesta alternativa más beneficiosa para la salud, los chips vegetales.

Alternativa saludable a las patatas fritas

Los chips vegetales están elaborados a base de zanahoria, calabaza, brócoli, remolacha... y están riquísimos. Todos estos aperitivos están envueltos de un halo de salud que no parece estar totalmente justificado. Y es que, como están elaborados a partir de vegetales, mucha gente los identifica con una opción saludable, creencia que se refuerza con un marketing perfectamente estudiado y enfocado a instaurar y potenciar esta idea. Sin embargo, ¿realmente son tan saludables como se cree? 

La existencia de una duda razonable acerca de las bondades nutricionales de los chips vegetales es el motivo que da pie a este artículo donde damos a conocer el resultado del análisis que la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha hecho sobre los valores nutricionales de estos aperitivos.

Desmontando los chips vegetales

Chips vegetales

Los chips vegetales están hechos a partir de remolacha, calabaza o brócoli frito.

iStock

Tal y como explica la OCU, los expertos de la organización compraron, analizaron y compararon varios aperitivos vegetales. Entre ellos había chips vegetales propiamente dichos: finas láminas de hortalizas fritas aderezadas con sal; y por otro lado, aperitivos a base de extrusionados, que se elaboran empleando una masa de harina y almidón, con mucha menos verdura. Unos y otros se compararon con las patatas fritas.

El análisis se centró en varios criterios, desde el contenido y claridad del etiquetado, hasta su aspecto, tamaño y, por supuesto, su composición nutricional. Estas son las conclusiones a las que llegó el equipo investigador:

  • En cuanto al contenido de las etiquetas, los expertos encontraron algunas deficiencias reseñables, como por ejemplo que Greenday Broccoli chips muestra toda la información en inglés y en un formato que no es el europeo. También detectaron la necesidad de posibles mejoras en Marinas Veggie experience flor de sal d´Es Trenc que no indica en la lista de ingredientes porcentajes de las hortalizas.
  • Otro asunto importante es la seguridad alimentaria. Al respecto, comprobaron la existencia de pesticidas y los niveles de acrilamidas o aflatoxinas.  El resultado fue que hay dos productos que tienen más nitritos de los recomendables (aunque siempre dentro de la legalidad), son Crousti Sud Chips de zanahoria y Garijo Baigorri Crujiente de vegetales.
  • Y por último, lo más importante, el verdadero objeto de este artículo: el análisis de la cantidad y calidad de nutrientes de los chips vegetales. Los expertos estudiaron su contenido en sal, azúcares, grasas y fibra, y este fue el resultado:

Composición nutricional media:

 
 Kcal/100gGrasas (%)Azúcares (%)Fibra (%)Sal (%)
Chips remolacha4932845110,2
Chips zanahoria5033244131
Chips calabaza337544220
Chips brócoli647 476180,6
Patatas fritas52232141,5

Buena fama... ¿justificada?

A la vista de los datos, parece que la OCU tira por tierra la idea preconcebida de que los chips vegetales son más saludables que las patatas fritas de bolsa. Y es que, tal y como queda reflejado en la tabla, estos aperitivos están nutricionalmente muy cerca de las patatas, e incluso, en algunos apartados son inferiores.

De hecho, si os fijáis por ejemplo en los chips de zanahoria, tienen 503 Kcal/100 g, frente a las 522 Kcal/100 g. En cuanto a los lípidos, el contenido graso de los chips vegetales es del 30%, mientras que el de las patatas fritas es del 31,8%. En ambos casos, el aceite en el que se fríen los snacks determina la grasa.

Por otro lado, el contenido en azúcares es muy sorprendente y revelador, ya que todos los chips vegetales analizados aportan una cantidad mucho mayor que las patatas fritas, salvo el brócoli que solo tiene un 6 %.

En el apartado de la fibra, los chips vegetales sí que se imponen a las patatas fritas. 

razones para limitar su consumo

Puede que te sorprenda, pero, nutricionalmente resulta más recomendable una tapita de jamón ibérico que un puñado de chips vegetales. Esto es así, porque el perfil de los ácidos grasos del jamón es bastante más saludable que el de los aperitivos fritos vegetales.

Una razón más que se une al hecho de que el precio de los vegetales fritos es elevado, para aconsejar un consumo ocasional de estos aperitivos.

De hecho, existen muchas otras opciones de picoteo que sí son saludables y que puedes incluir sin problema en tu dieta. Entre ellas, se sugerimos, los frutos secos (naturales o tostados, nunca con sal o fritos), el queso fresco, las conservas de berberechos o sardinas, o los encurtidos. Recuerda que los pepinillos encurtidos son una excepcional y rica fuente de probióticos, lo que significa, entre otras cosas, que contribuyen a mantener la cantidad, riqueza y variedad de la microbiota intestinal. Aspecto clave para la salud digestiva y por extensión, de la salud física y mental.