Siempre he pensado que este plato te saca de un apuro para comer bien: la OCU destapa que no es tan sano

Los supermercados están llenos de opciones de comidas preparadas que nos pueden hacer la vida más fácil, ahorrándonos tiempo y energía. Ahora bien, ¿estamos sacrificando la calidad nutricional de lo que comemos? Los expertos analizan uno de los platos más socorridos y este es el resultado.

Captura de pantalla 2024 03 02 a las 17 25 51
Eva Carnero

Periodista especializada en bienestar y nutrición

Actualizado a

Mujer en el supermercado

Las comidas preparadas pueden ser una buena opción si se escoge con criterios nutricionales.

iStock

Tanto si no tienes tiempo, como si lo tienes pero no te apetece en absoluto meterte en la cocina cada día, no tendrás más remedio que comer. Además, si no puedes comer en casa, algo bastante habitual, solo te quedan tres opciones: prepararte la comida cada día, hacer "batch cooking" el fin de semana (preparar las comidas para toda la semana), o hacer acopio de comida preparada, de esa que venden en el supermercado y que a mí, al menos, me ha sacado de más de un apuro.

La opción de comprar comida refrigerada es una de mis favoritas cuando no he podido preparar los platos que más gustan. Eso sí, siempre trato de que lo que compre sea lo más saludable posible. Y es que, mi filosofía es que comas donde comas, siempre puedes hacerlo siguiendo unos criterios mínimos de calidad nutricional.

rica y rápida, pero ¿saludable?

Uno de mis platos preparados preferidos es la ensaladilla. Las compro en todas sus versiones, y así puedo disfrutar de los diferentes sabores que aportan sus diferentes ingredientes. Además, la mayoría de ellas resultan bastante económicas, algo que siempre conviene tener en cuenta. De modo que, hasta ahora, la ensaladilla ha sido mi "bote salvavidas" para comer algo fácil, rápido y económico en la oficina. Ahora bien, ¿también estaba comiendo algo saludable? 

Reconozco que tenía mis dudas acerca de la calidad nutricional de ese plato por su contenido en sal y en grasas saturadas, el cual es bastante elevado en todas las ensaladillas. Solo hay que mirar la etiqueta nutricional para comprobarlo. Además, su aporte en proteínas deja mucho que desear, lo que, en principio, te obliga a acompañar la ensaladilla con otros alimentos que completen y equilibren el cómputo total de nutrientes. Por ejemplo, con una pechuga de pollo a la plancha, añadiendo un huevo cocido (si no lo tenía ya), o con un pescado a la plancha, si es blanco, mejor. 

Qué es el batch cooking y cómo hacerlo bien

iStock by Getty Images

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha seleccionado varias ensaladillas listas para consumir para saber cuáles son las mejores y cuáles sería mejor dejar en la estantería del supermercado. Un análisis que nos vendrá de maravilla para saber a qué atenernos cuando tenemos ante nosotros todo un abanico de posibles ensaladillas y no sabemos cuál es la elección correcta.

Antes de entrar en los resultados del análisis de la OCU, desde la organización nos recuerdan la importancia de revisar las etiquetas. Eso es lo primero que tenemos que hacer. Ahí encontraremos toda la información obligatoria referente a la denominación del producto, marcado de fechas, lista de ingredientes, modo de conservación, modo de empleo, el formato, información nutricional por 100 g, información sobre el fabricante o propietario de la marca.

Además, en ocasiones, el fabricante añade por iniciativa propia información útil para el consumidor que viene muy bien a la hora de tomar una decisión de compra, como por ejemplo, el tamaño de la porción, la información nutricional por ración o la forma de contactar con el fabricante.

Mi plato favorito a examen

Expertos de la OCU han comprado y evaluado varias ensaladillas de diferentes formatos, que van desde los 240 g (el equivalente a una ración) al formato de kilo de Chef  Select de Lidl. Sin embargo, su composición nutricional no varía demasiado, siendo en general la siguiente:

  • Energía: 550 kcal
  • Grasas: 44 g
  • Hidratos de carbono: 24,1 g
  • Proteínas: 11 g
  • Sal: 3,1 g

La OCU alerta que este tipo de productos contienen mucha sal y grasas. Concretamente, una ración puede aportar hasta un 62% de la sal del día.

En cuanto a las grasas, aunque se elaboran con vegetales como las patatas, los guisantes o la zanahoria, también llevan una gran cantidad de mayonesa, una salsa que dispara el contenido graso de cualquier plato y también las calorías.

Además, es importante tener presente que estos productos son platos procesados y, en muchos casos, ultraprocesados, lo que significa que su composición incluye diversos aditivos que, por supuesto, no encontraríamos en una ensaladilla que hubiéramos hecho en casa. En la etiqueta de las ensaladillas del súper verás ingredientes como estos: jarabes de glucosa, goma xantana, extracto de levadura, EDTA, goma guar, almidón modificado, aromas, colorantes, goma garrofín, dextrosa...

Las mejores y las peores

Un equipo de expertos probó un total de 8 ensaladillas preparadas fijándose tanto en su sabor, aroma, textura y aspecto, como en sus valores nutricionales. Tal y como este plantel de la OCU explica en su blog, las diferencias entre ellas son muy grandes. De hecho, el resultado del análisis va desde una valoración muy positiva, hasta otras que encuentran el producto muy decepcionante. 

A grandes rasgos, en palabras de la OCU, las ensaladillas peor valoradas son las de La Cocina To Go (Aldi), con una textura poco propia de una ensaladilla, y para Chef Select Lidl, con una textura muy líquida y desligada, además de patatas duras. Sin embargo, hay otras ensaladillas que sí obtienen una buena puntuación. 

La mejor opción, según señala el comparador de la OCU, es la ensaladilla rusa, marca Hacendado, de Mercadona. Este producto ha conseguido una puntuación de 72 sobre 100. Su precio de venta es de 7,20 euros el kilo. Con 67 puntos sobre 100, El Corte Inglés se coloca en segundo lugar en la lista de la OCU, y lo hace gracias a su ensaladilla rusa con atún. Este producto tiene un precio de 7,33 euros. El tercer lugar es para Carrefour. Su ensaladilla rusa con un 10% de atún ha conseguido una puntuación de 62 sobre 100. El precio de venta de este plato es de 7,20 euros.

Pero aunque elijas la ensaladilla con la mejor puntuación, es un producto que debe comerse de vez en cuando porque no dejan de llevar mucha sal y grasas.

una vez abiertas, ¿qué?

Hasta aquí hemos visto el resultado del análisis de la OCU sobre ocho opciones de ensaladilla preparada elaboradas por diferentes fabricantes, y has podido conocer cuáles son las mejores y las peores según sus expertos. De este modo, cuentas con información veraz y de calidad que te ayudará a la hora de elegir con criterio qué producto te llevas a casa. Ahora bien, una vez sacas la compra de la bolsa y, sobre todo, después de abrir el envase, si no vas a comerte todo el contenido, recuerda que los restos deben guardarse en la nevera siempre y, además, es importante que no pasen más de dos días en ella. Es una cuestión de seguridad alimentaria, ya que, es un producto delicado y de su buena conservación depende que sufras una intoxicación alimentaria o no.