Por Diana Llorens

Menos galletas y más fruta, así debe ser el desayuno de los niños
iStock by Getty Images

El desayuno es una de las comidas más importantes del día, si no la que más, sobre todo para los niños.

Un buen desayuno les proporcionará la energía que necesitan para empezar bien el día. Pero no todo vale, es importante elegir bien qué alimentos toman.

Qué desayunan los niños españoles

Entre los alimentos más consumidos en el desayuno por los niños de 1 a 9 años, según los primeros datos del estudio EsNuPI (Estudio Nutricional en Población Infantil Española), se encuentran principalmente los lácteos, cereales, bollería y pastelería y chocolate/cacao en variadas formulaciones.

El Informe Aladino de 2019 (elaborado por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición, AESAN), que se centra en los niños entre 6 y 9 años, indica que los alimentos que forman parte del desayuno habitual son:

  • Leche: forma parte del desayuno de un 82,4% de los niños. Un 44,8% le añaden chocolate/cacao.
  • Galletas: más de un 57% las come habitualmente en el desayuno.
  • Pan o tostadas, un 54%.
  • Cereales, un 45%.

El consumo de frutas, por otro lado, es muy escaso: solo el 20% de los niños toma fruta fresca en el desayuno de forma habitual.

De acuerdo con estos datos, el perfil nutricional del desayuno no sería el más adecuado. Más de la mitad de los niños toma un desayuno poco saludable, con un exceso de azúcar y de calorías, de acuerdo con un reciente análisis llevado a cabo por el CoCo, la app de escaneo de etiquetas que analiza la calidad nutricional de los productos que compramos.

  • Respecto a las galletas, hay que recordar que más del 90% de las que hay disponibles en el mercado son productos ultraprocesados. Además, casi el 80% contiene niveles altos de azúcar y calorías.
  • En cuanto a los cereales de desayuno, debemos prestar atención a su composición ya que, aunque existen opciones saludables, el 60% de los que encontramos en el mercado tiene un exceso de azúcar y el 61% se pueden considerar ultraprocesados.

¿Cuál debe ser el aporte calórico del desayuno?

Los especialistas recomiendan que el desayuno aporte entre el 20 y el 25% de la ingesta calórica diaria.

Sin embargo, según los resultados del estudio EsNuPI, el desayuno de los niños españoles está bastante por debajo de esta cifra y representa cerca del 16% de la ingesta diaria.

  • Según este estudio, la media de ingesta calórica en el desayuno es de 267 kcal (lo que representa el 18% de para niños de 1 a 6 años y el 14% para niños de 6 a 9 años).

Cómo es el desayuno ideal

Un desayuno completo y saludable debe estar compuesto, al menos, por:

  • Leche o derivados lácteos.
  • Cereales. Y no son los cereales de desayuno, mejor una rebanada de pan con aceite de oliva puede ser una buena opción.
  • Fruta fresca o zumo natural.

Estos tres elementos aportan las proteínas, vitaminas y energía que los niños necesitan para ponerse en marcha.

A partir de ellos se pueden hacer infinidad de combinaciones distintas para evitar que los niños caigan en la monotonía. Y es que más que hablar de desayuno ideal, podemos poner el foco en crear combinaciones ideales.

Además, de acuerdo con la Fundación Española de la Nutrición (FEN), para que un desayuno sea realmente saludable debe ser variado, completo, equilibrado, social, satisfactorio y, en todo lo posible, atender a criterios de sostenibilidad alimentaria.

No hay que saltarse el desayuno

El desayuno no solo es importante durante la semana cuando los niños van al cole, sino todos los días.

No deben saltárselo porque, además de mejorar el rendimiento escolar, también ayuda a mantener un peso adecuado.

  • Desde la FEN afirman que no desayunar o hacerlo de forma incompleta hace que lleguemos al almuerzo con más apetito y, por tanto, consumamos más calorías de las necesarias, lo que puede desembocar en una dieta hiperenergética y con peor densidad nutricional (con muchas calorías y pocos nutrientes).

Desayunar sin prisas y en compañía

El desayuno, como todas las otras comidas del día, se debe tomar sin prisas ni estrés y, siempre que sea posible, en familia.

  • Según una encuesta de la FEN a adultos españoles, aunque el 86,7% desayuna en casa, tan solo el 29% lo hace sentados y en compañía, y la mayoría le dedican menos de 10 minutos.

Comer de forma relajada ayuda a digerir mejor los alimentos y, además, hacerlo con los padres y hermanos puede favorecer la socialización dentro de la familia.

Tags relacionados