Actualizado a

Este tipo de alteraciones se dan cuando la niña está en la fase profunda del sueño y no tienes por qué preocuparte, ya que no suelen afectar a su descanso. Normalmente, aparecen cuando está más cansada o excitada de lo normal, por lo que debéis intentar que esté más tranquila, y así remitirá. Lo más habitual es que desaparezcan por sí solas, pero si cumplidos los siete años continúa igual, sería recomendable que la visitara un especialista para que le realice una prueba de sueño.

Tags relacionados