Cómo se prepara el hummus de remolacha: una receta fácil y diferente que te sorprenderá

Con su espectacular color rosa y su sabor algo dulce, el hummus de remolacha hará las delicias de toda la familia. Te explicamos cómo prepararlo paso a paso.

Diana Llorens
Diana Llorens

Periodista

Actualizado a

humus de remolacha

El hummus de remolacha tiene un espectacular color fucsia y añade los beneficios de esta verdura a la receta clásica.

iStock

El color fucsia del hummus de remolacha es sin duda espectacular, pero su sabor no se queda atrás. Esta variante del hummus tradicional de garbanzos tiene un sabor algo más dulce que te cautivará.

Su colorido lo convierte en una excelente opción para vestir la mesa si tienes invitados en casa o para estimular el apetito de los más pequeños de la casa. Además, la remolacha suma beneficios al ya de por sí saludable hummus: ayuda a reducir la presión arterial, favorece la digestión y es rica en antioxidantes y componentes antiinflamatorios, entre otras propiedades saludables. Y si te gusta innovar, aquí tienes 15 tipos de hummus deliciosos y originales que te sorprenderán como el de lentejas.

Receta del humus de remolacha

Esta versión tan vistosa del tradicional humus de garbanzo es igual de fácil de preparar que el humus tradicional. Solo tenemos que añadir un nuevo ingrediente a la receta: la remolacha. Puedes comprarla ya cocida para ahorrar tiempo o puedes cocerla en casa. Para cocerla en casa, solo tienes que lavarla bien y ponerla en un cazo con agua hirviendo con un poco de sal durante unos 20 minutos (hasta que esté tierna).

remolacha

Lo mismo ocurre con los garbanzos: puedes usar garbanzos ya cocidos (limpiándolos bien para eliminar el líquido conservante) o cocerlos tu mismo, lo que te llevará más tiempo. En este caso, conviene dejar los garbanzos en remojo por la noche y después cocerlos en agua hirviendo durante una 1,5-2 horas si usas una olla tradicional (20-25 minutos si usas una olla a presión). Escúrrelos bien antes de preparar el humus de remolacha.

Una vez ya tienes los garbanzos y la remolacha cocidos, puedes proceder a elaborar la receta del hummus de remolacha:

Ingredientes:

  • 1 remolacha mediana cocida (de unos 200 g)
  • 300 gramos de garbanzos cocidos
  • 2 dientes de ajo pelados y machacados
  • 2 cucharadas de pasta tahini (pasta de sésamo)
  • El zumo de un limón recién exprimido
  • 1 cucharadita de comino molido
  • Unas hojas de perejil
  • Aceite de oliva extra virgen
  • Sal al gusto

Preparación:

  • Corta la remolacha a trozos y ponla en el vaso de la batidora junto con los garbanzos, el comino molido, los dientes de ajo machacados, la pasta tahini, el zumo de limón y la sal, y bátelo hasta conseguir una pasta suave (si te gusta con un poco de textura, no la batas demasiado).
  • Prueba la pasta y ajusta de sabor añadiendo algo más de zumo de limón, sal o ajo, si es necesario.
  • Coloca el hummus en un bol y añade un chorro generoso de aceite de oliva y las hojas de perejil picadas por encima.

Para que el color del hummus sea más fuerte, puedes jugar con la cantidad de remolacha. Cuanta más remolacha pongas, más intenso será. También puedes probar a añadir diferentes especias como el cilantro o la cúrcuma, que le darán un toque diferente y más exótico.

Por otro lado, aunque el tahini, una pasta de semillas de sésamo tostadas, cada vez está más disponible en los supermercados españoles, puede que en algunos sitios sea difícil de encontrar. Si no das con ella, no hay problema, utiliza en su lugar semillas de sésamo.

Versiones del humus de remolacha

La receta que te hemos mostrado consiste simplemente en añadir remolacha a la receta de humus tradicional, pero si quieres innovar un poco puedes usar otras legumbres en lugar de los garbanzos. ¿Qué tal si pruebas a sustituirlos por alubias blancas? ¿O por lentejas? Queda delicioso de todas las formas y así podrás ir variando.

Puedes servirlo con pan de pita tostado, el pan plano árabe que suele acompañar al hummus tradicional, cortado en triángulos. Otras opciones para acompañarlo son:

  • Palitos de pan (mejor si es integral).
  • Crackers con semillas o tostadas.
  • Galletitas saladas.
  • Palitos de verduras (zanahoria, pepino, apio…).
  • Palitos de frutas de temporada (manzana, pera…).