Actualizado a

Dar de mamar ha de ser placentero, porque no creo que la naturaleza diseñara un mecanismo doloroso del cual dependiera la continuación de las especies. Es cierto que muchas mujeres no recuerdan la lactancia como una experiencia agradable, aunque suele ser por cuestiones culturales y médicas que interfieren en ella. Si madre e hijo están bien, y al bebé se le ha permitido realizar el agarre espontáneo al pecho tras el nacimiento, la mujer no tiene por qué sentir molestias. Estas aparecerán si madre e hijo son separados en las primeras horas, si no se practica la lactancia a demanda, si se limpia el pecho en exceso...

Tags relacionados