Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud

El paracetamol durante el embarazo se asocia con hiperactividad y autismo
iStock by Getty Images

Automedicarse entraña sus riesgos, pero si hay una etapa en la que hay que ir con extremo cuidado es en el embarazo. Durante la gestación muchos fármacos están desaconsejados y no conviene tomar nada sin control médico.

Sin embargo, uno de los fármacos que se considera más "inofensivo" es el paracetamol, pero tampoco lo es (de hecho ningún fármaco es inocuo).

Un estudio epidemiológico ha hallado una relación entre los síntomas de trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) y trastornos del espectro autista (TEA) detectados entre más de 70.000 niños europeos y el paracetamol (acetaminofén) que sus madres indicaron haber tomado durante el embarazo.

El estudio, publicado en el European Journal of Epidemiology, ha sido liderado por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal).

Más riesgo de hiperactividad y autismo

En total, se analizó a 73.881 niñas y niños de 6 cohortes europeas de las que se disponía de datos sobre la exposición prenatal y/o posnatal al paracetamol, así como de información sobre síntomas de autismo o TDAH.

  • Dependiendo de la cohorte, entre el 14% y el 56% de las madres de estos niños y niñas informaron de que habían tomado paracetamol mientras estaban embarazadas.
  • Los resultados revelan que los niños y niñas que habían estado expuestos al paracetamol antes de nacer mostraban una mayor probabilidad de desarrollar posteriormente síntomas de trastornos del espectro autista y trastornos por déficit de atención que los no expuestos (un 19% y un 21% más, respectivamente).

Además, el estudio ha visto que "la exposición prenatal al paracetamol afecta por igual a niños que a niñas", señala Sílvia Alemany, investigadora de ISGlobal y primera autora del estudio.

No hay que ser alarmista

Los resultados de este estudio pueden alarmar, pero no hay que confundir las cosas porque haber tomado algún paracetamol durante el embarazo no significa que el desarrollo neurológico del bebé quede afectado. El problema radica en la automedicación y la falta de control.

"Teniendo en cuenta todas las evidencias sobre el uso del paracetamol y el desarrollo neurológico, estamos de acuerdo con las recomendaciones que indican que, si bien el paracetamol no debe suprimirse en mujeres embarazadas ni en la infancia , sí debe usarse solo cuando sea necesario", advierte Jordi Sunyer, investigador de ISGlobal y último autor del estudio.

Paracetamol, un fármaco común en el embarazo

Se calcula que entre el 46% y el 56% de las mujeres embarazadas de los países desarrollados recurre en algún momento de la gestación al paracetamol, que está considerado el analgésico y antipirético más seguro en ese periodo y en la infancia.

Sin embargo, estudios anteriores ya sugerían que el paracetamol no era inocuo. Investigaciones previas han empezado a relacionar la exposición prenatal al paracetamol con un peor rendimiento cognitivo, más problemas de comportamiento, TEA y síntomas de TDAH.

El problema, señalan desde ISGlobal, es que todos los estudios realizados hasta ahora se han criticado por su heterogeneidad. Pues bien, el estudio de ISGlobal del que hablamos ha hecho "un esfuerzo por armonizar el modo en que se ha evaluado o definido los síntomas de TDAH y TEA, así como qué significa estar expuesto al paracetamol", explica Alemany.

Además, la muestra de niños es muy amplia y analiza de forma conjunta cohortes o grupos de niños de Reino Unido, Dinamarca, Países Bajos, Italia, Grecia y España. Y en todas las cohortes estudiadas los criterios han sido los mismos.

Por tanto, sin entrar en los detalles técnicos del estudio, los resultados son más fiables.

La gestación, una etapa clave

El estudio de ISGlobal ha analizado también la exposición postnatal al paracetamol, pero en este caso no se encontró una asociación entre el paracetamol tomado en la infancia y los síntomas de TEA.

La etapa de la gestación es crucial para la formación del feto. Son muchos los estudios que demuestran que la exposición de la madre a químicos como los de los plaguicidas de la agricultura intensiva o del plástico pueden aumentar el riesgo de enfermedades en el niño de adulto, desde cáncer de mama a diabetes.

En Saber Vivir publicamos los detalles de una reciente investigación que revelaba que la exposición a los químicos del plástico durante la gestación podía influir de forma negativa en el coefciente intelectual del niño.