Por Nuria Blasco

compresas tampones

Durante su vida fértil una mujer puede llegar a utilizar hasta 15.000 tampones, protegeslips y compresas. Y es que las mujeres tenemos el periodo alrededor de 400 veces a lo largo de nuestra vida, que suele durar de 5 a 7 días.

Por ello, los artículos de higiene menstrual son un producto básico que usamos cada mes durante toda nuestra vida fértil.

  • Los más conocidos y utilizados son las compresas y tampones, sin embargo son desechables por lo que tienen un impacto negativo sobre el medio ambiente y, además, pueden generar irritaciones, infecciones y alteración del pH vaginal.

Actualmente, están apareciendo en el mercado nuevas opciones para pasar estos días del ciclo que prometen ser muy eficientes y, sobre todo, más ecológicas y sostenibles.

Ropa interior menstrual

Es lo último en higiene íntima femenina. La braga menstrual es una braguita lavable que absorbe el flujo durante la menstruación y puedes llevar hasta 12 horas. Su tejido neutraliza los olores, evita cualquier sensación de humedad, es impermeable, transpirable y evita las fugas.

  • Cada braguita se puede usar durante todo el día o toda la noche sin cambiarlas, por lo que te ahorra el estar pendiente de encontrar un baño cercano para cambiar la compresa o el tampón (que se debe hacer cada 4 o 6 horas). Depende de la braga, ofrece la absorción equivalente a entre 1 y 3 tampones.
  • Son cómodas de usar, higiénicas, tienen una vida útil de hasta 5 años y se adaptan a todas las mujeres y tipos de cuerpo ya que existen en diversos tamaños y formas: braguitas normales, bragas más grandes e incluso tangas.
  • Para lavarlas solo se tienen que pasar por agua fría justo después de haberlas llevado hasta que el agua salga clara. Después, se pueden poner en la lavadora a 30°C junto con otras prendas, mejor en una bolsita de lavado para protegerlas.
  • No es necesario el uso de quitamanchas y se recomienda no utilizar suavizante, ya que puede saturar las fibras absorbentes, ni secadora, que deteriora la parte impermeable y las puntillas.
  • Estas bragas también se pueden usar con pequeñas pérdidas durante el ciclo o si se sufre incontinencia urinaria.

Copa menstrual

Es otra opción respetuosa con el cuerpo de la mujer frente a otros productos tradicionales de higiene íntima que, por los materiales con los que están compuestos, pueden ser objeto de crecimiento bacteriano y provocar infecciones. Además es ecológica y respetuosa con el medio ambiente.

Pilar Ruiz, de Intimina, compañía que ofrece productos dedicados a la salud íntima femenina saludables y sostenibles, nos cuenta que sus copas menstruales"están fabricadas en silicona de grado médico biocompatible, un material no poroso que previene el crecimiento bacteriano, siendo muy higiénicas. Además, no contienen tóxicos ni ftalatos como otros productos tradicionales".

Cómo se utiliza

"Su uso es sencillo. Se inserta doblada en la vagina como si fuera un tampón y, una vez dentro, recupera su forma natural y se adapta al cuerpo de cada mujer. Como no absorbe, sino que recoge el flujo menstrual, protege el equilibrio íntimo", explica Pilar Ruiz sobre su uso.

"Puede llevarse hasta 12 horas y es muy suave y flexible, así que no araña ni seca la pared vaginal", añade.

Para limpiarla, cada vez que extraigas la copa debes vaciarla y enjuagarla con agua. Y cuando finalice la menstruación, esterilizarla con agua hirviendo.

Otra ventaja es que la copa menstrual es sostenible ya que es reutizable, y económica, ya que con ella se reduce la compra de productos alternativos.

  • "Este método de protección tiene una vida de unos 10 años. Además, tiene un precio económico, de media son 25 euros, así que se puede ahorrar un 75% de lo que se suele gastar con productos desechables", subraya Pilar Ruiz.

Hay diferentes tipos y tamaños de copas menstruales, que se adaptan a todas las etapas de la mujer, así como a sus necesidades y estilo de vida.

Según un estudio de Intimina, cada vez son más las mujeres que se pasan a la copa menstrual. De hecho, España es líder en venta de copas en Europa por segundo año consecutivo. Le siguen Reino Unido, Portugal, Alemania y Francia.

Compresas de tela

Estas compresas son lavables y reutilizables. Suelen estar hechas 100% de algodón orgánico por lo que son hipoalergénicas, tienen un gran poder absorvente, un tacto natural y son transpirables.

  • Los modelos varían desde salvaslip, compresa de día y compresa de noche (o para los días más abundantes). Las horas de uso dependerá del día del ciclo y la cantidad de flujo de cada mujer.
  • No es difícil mantener las compresas de tela limpias. El proceso es similar al de las braguitas menstruales: agua fría tras su uso, lavadora a 30º C, siempre sin suavizante (crea una fina capa impermeable en el tejido que repele los líquidos), y secado al aire.
  • Una compresa de tela dura hasta 5 años, por lo que si te decantas por ella, tanto tu economía como el planeta te lo agradecerán.

Una cuestión de respeto por el medio ambiente

Anualmente se desechan alrededor de 100.000 millones de compresas y tampones que en muchos casos acabarán en océanos y mares, lo que deja una huella ecológica importante. Muchos de los materiales con los que están fabricados estos productos son plásticos que tardarán muchos años en descomponerse:

  • Los tampones tardan seis meses.
  • Los tampones con aplicadores de plástico tardan cientos de años.
  • Las compresas, hechas en 90% de material plástico, tardan 300 años.

Tags relacionados