Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud

Qué es el dolor pélvico crónico?
iStock by Getty Images

Deambular de un médico a otro sin que te den un diagnóstico y, sobre todo, una posible solución al problema es desesperante y angustiante, sobre todo si la afección provoca dolor y resta calidad de vida.

Es lo que les ocurre a las personas que sufren dolor pélvico crónico. Una afección que sufre un 4% de la población en algún momento de su vida. A pesar de ser más habitual en las mujeres, los hombres también pueden padecerlo.

El problema y el diagnóstico es complejo porque puede tener diversos orígenes. Sin embargo, un abordaje multidisciplinar (con especialistas de diversos ámbitos) puede acelerar el diagnóstico y ahorrarle al paciente muchas visitas al médico.

El Hospital del Mar de Barcelona ha sido pionero en este sentido ya que dispone de la primera consulta conjunta en Cataluña para pacientes con dolor pélvico crónico.

Se trata de una iniciativa conjunta de los servicios de Obstetricia y Ginecología y de la Unidad del Dolor del Servicio de Anestesiología, que tiene como objetivo facilitar el seguimiento integral y tratamiento de estas personas. La unidad también cuenta con la colaboración de enfermeras especializadas de la Unidad del Dolor del centro.

Causas del dolor pélvico crónico

Si nos atenemos a su definición, el Dolor Pélvico Crónico es aquel que se localiza en la parte baja del abdomen, la pelvis o estructuras intrapelvianas.

  • Persiste durante al menos seis meses, se presenta de forma continua o intermitente y no tiene por qué asociarse al ciclo menstrual.

Esta afección es un gran reto para los médicos, sobre todo para los especialistas en dolor, que suelen atender a los pacientes cuando ya han pasado por varios especialistas.

La causa más frecuente del dolor pélvico crónico suele ser el llamado síndrome miofascial.

  • Se produce por una contractura muscular que puede comprimir un nervio, hecho que produce el dolor.

Pero, ¿qué puede haber detrás del síndrome miofascial?

Síndrome miofascial

Este síndrome es bien conocido por los especialistas en dolor. De hecho, algunos estudios revelan que hasta el 85 % de los pacientes que se tratan en unidades del dolor tienen dolor miofascial.

Se sospecha que su origen está en un exceso de acetilcolina, molécula necesaria para la contracción muscular, que daría lugar a una contracción o tensión mantenida que acaba contracturando el músculo. Las causas que pueden desencadenar el síndrome miofascial pueden ser variadas:

  • Mecánicas. Posturas inapropiadas, patologías discales, escoliosis, sobrecarga muscular por deportes de impacto o por el propio embarazo, estreñimiento crónico, inmovilidad prolongada...
  • Después de cirugías pélvicas, del parto o de exploraciones como la colonoscopia.
  • Enfermedades pélvicas como la endometriosis, el síndrome de intestino irritable, las hemorroides, infecciones de orina o candidiasis de repetición.
  • Factores psicológicos: La depresión, la ansiedad, el estrés postraumático o la falta de sueño pueden favorecer el desarrollo de dolor pélvico o empeorar su percepción. Y es que el impacto que conlleva sufrirlo durante mucho tiempo sin saber la causa también contribuye a empeorar su percepción.

Síntomas del dolor pélvico crónico

Los pacientes que sufren esta patología, la mayoría mujeres pero también hombres, padecen una serie de síntomas que repercuten en su calidad de vida:

  • Escozor al orinar.
  • Dolor al sentarse.
  • Dolor durante las relaciones sexuales.
  • Ganas frecuentes de orinar.
  • Ardor en la zona genital.
  • Dolor al defecar.

"Son pacientes con un dolor pélvico crónico, normalmente un dolor vaginal por múltiples orígenes, que normalmente han ido a muchos especialistas, sin que se haya resuelto su problema", explica el Dr. David Bande, médico adjunto del Servicio de Anestesiología y miembro de la Unidad de Suelo Pelviano del Hospital del Mar.

Abordaje multidisciplinar

El objetivo del abordaje conjunto del dolor pélvico crónico entre especialistas en dolor, ginecólogos y enfermeras es obviamente ofrecer un tratamiento para el dolor, pero también lograr el diagnóstico de su causa para atajar el problema de raíz.

"Es una consulta conjunta pionera y única, ya que no existe nada similar en otros hospitales, centrada en la atención integral a los pacientes con dolor pélvico crónico", señala la Dra. Elisabeth del Amo, médica adjunta del Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital del Mar de Barcelona.

Así se evita al paciente visitas reiteradas y con diferentes especialistas, hasta encontrar un diagnóstico definitivo.

Se puso en marcha el mes de octubre de 2019 y ya hace el seguimiento de una veintena de pacientes. "Su objetivo es optimizar los diagnósticos y los tratamientos; una colaboración que también enriquece la formación continuada de los profesionales que participan en ella", concluye la Dra. Del Amo.