Por el Dr. Pascual García - Jefe de la Unidad de Menopausia del Hospital Universitario Dexeus

menopausia aspecto

La llegada de la menopausia conlleva una reducción de las hormonas femeninas que, a su vez, puede generar consecuencias en el aspecto físico de la mujer: desde cambios en la piel y en el pelo hasta en el peso.

Sin embargo, mantener unos hábitos saludables puede ayudar a contrarrestar esos efectos hormonales en nuestro cuerpo.

Cómo cuidar la piel

Con la caída de hormonas femeninas en la menopausia puede producirse una pérdida de elasticidad cutánea y cambios en la piel.

Así lo notas... La disminución del grosor de la epidermis provoca que la piel se vea más frágil y fina, mientras que la caída del colágeno provoca laxitud y arrugas en la cara.

  • Durante esta etapa, la pérdida de colágeno en este tejido es de un 2% anual y es más rápida durante los 5 primeros años de la posmenopausia, en los que de media se pierde un 30% del colágeno total de la piel.

La disminución del grosor de la epidermis hace que la piel se vea más frágil

  • Asimismo, es normal que disminuya el ácido hialurónico, lo que provoca pérdida de elasticidad, y se altera la síntesis de melanina, lo cual favorece la aparición de manchas cutáneas. Las alteraciones a nivel de los vasos sanguíneos de la dermis pueden provocar también un aspecto más pálido del rostro.

5 consejos para una piel más sana

Para contrarrestar estos efectos, la clave está en el cuidado continuo de la salud en general y de la piel en particular:

  • Moderando la exposición solar.
  • Evitando el tabaquismo.
  • Manteniendo una dieta equilibrada.
  • Evitando la contaminación ambiental.
  • Suplementar la dieta con aportes de colágeno hidrolizado y ácido hialurónico puede ayudar al cuidado de la piel.

Así puedes controlar los cambios de peso

La menopausia es asimismo una de las etapas críticas de la vida de la mujer en la que se favorece la ganancia de peso y el desarrollo o agravamiento de la obesidad.

¿Por qué ocurre? Las causas de este problema son múltiples, unas se relacionan claramente con la disminución de estrógenos y otras dependen de la edad. Todas ellas condicionan un aumento de la ingesta de comida y una disminución del gasto energético basal.

Y es que con la edad se produce una reducción de la actividad metabólica, y en general una reducción en la actividad física que condiciona la ganancia de peso.

Otras cosas que te pueden ocurrir

Además del aumento de peso, durante la menopausia también se observan cambios en la distribución de la grasa, algo que facilita el desarrollo de algunas enfermedades como la diabetes tipo 2, hipertensión arterial y aumentos del colesterol, factores de riesgo cardiovascular.

  • Para mantener la obesidad a raya son claves una dieta correcta y un programa de ejercicio de intensidad moderada (caminar a buen ritmo, bicicleta estática, cinta andadora...).

Mantén una dieta equilibrada y un programa de ejercicio moderado 45 min al día, 5 días a la semana

Realizar este tipo de actividades 45 minutos al día, 5 días por semana, es suficiente para mantener un buen estado físico y disminuir la grasa intraabdominal. Pero si se incrementa la duración del ejercicio se consiguen mayores reducciones en la grasa corporal.

En cuanto a la alimentación, en esta época conviene que la dieta sea rica en frutas y verduras, obtener las proteínas del pescado y carne blanca limitando el consumo de carne roja, repartir las comidas en 4-5 veces al día y tomar agua suficiente.

mima tu pelo para que no cambie

Tras la menopausia, por la caída de la producción de estrógenos se puede producir una pérdida progresiva de cabello, un adelgazamiento de las cejas o crecimiento de vello facial.

Pero si pierdes pelo de forma repentina conviene realizar un análisis de sangre para descartar niveles excesivos de andrógenos, alteraciones tiroideas o algún déficit de vitaminas y hierro.

Buenos hábitos. Para evitar la caída del cabello es necesario, además de mantener una dieta equilibrada, cuidar el descanso (durmiendo las horas necesarias) y evitar el estrés.

los cambios de ánimo

A veces la mujer, al llegar la menopausia, también como consecuencia de la bajada de estrógenos (que ejercen una función importante en el sistema nervioso), puede experimentar cierto sentimiento de tristeza y apatía, que hace que afronten los cambios físicos con mayor pesimismo y que les otorguen mayor importancia de la que tienen.

La dieta y ele ejercicio, una vez más, son la mejor ayuda para contrarrestar ese efecto hormonal.

Tags relacionados