Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud

Por qué puede aumentar el acné antes de la regla
iStock by Getty Images

El acné es más propio de la adolescencia y a medida que pasan los años desaparece. Pero en algunas personas no es así y el problema persiste en la edad adulta.

Las causas del acné en la edad adulta se desconocen con exactitud. Entre ellas se barajan la predisposición genética, el tabaco, determinados medicamentos, el estrés, una alimentación desequilibrada o un cuidado inadecuado de la piel.

Pero la principal sospecha es que se trata de un acné de origen hormonal, es decir, que aparece como resultado de las fluctuaciones hormonales que ocurren a lo largo del ciclo menstrual.

Y es justamente en los días previos a la menstruación cuando se generan unas condiciones idóneas para que aparezcan más granitos.

estrógenos anti-acné

Los expertos de Intimina explican que las fluctuaciones hormonales durante el ciclo (subidas y bajadas en los niveles de hormonas) influyen directamente en la producción de sebo y, por tanto, en la posible aparición del acné.

Hablamos de dos hormonas en concreto: los estrógenos y los andrógenos.

Los primeros tienen un efecto anti-acné, mientras que los andrógenos pueden favorecer su aparición.

  • En la fase de ovulación es cuando notas las piel más bonita, elástica y saludable. La razón es que los estrógenos están en su nivel más alto y con ellos se reduce la producción de sebo, que es caldo de cultivo de granitos.

Pero tras la ovulación, y hasta la llegada de la menstruación, entran en acción los andrógenos, y con ellos los brotes premenstruales de acné.

Andrógenos y producción de sebo

Los andrógenos son hormonas sexuales masculinas y la más conocida es la testosterona.

Todas las mujeres tienen andrógenos y su concentración también cambia a lo largo del ciclo.

  • Durante la ovulación, los niveles de estrógenos y testosterona son altos, pero después de la ovulación los estrógenos caen el picado, lo que provoca un mayor predominio de la testosterona en la fase lútea del ciclo.

Algunos estudios apuntan que este desequilibrio entre estrógenos y testosterona podría ser la causa del aumento del acné premenstrual:

  • Las glándulas sebáceas tienen muchos receptores de andrógenos y, cuando la testosterona da la señal, aumentan la producción de sebo.

La hormona del estrés o cortisol podría ser otra de las causas hormonales del aumento de los brotes de acné.

Cómo controlar los brote de acné

Los expertos de Intimina recomiendan los siguientes consejos para reducir la producción de sebo y mantener el acné premenstrual a raya:

  • Durante la fase premenstrual, evita la ingesta de lácteos grasos, el azúcar refinado y los carbohidratos simples como el pan blanco y la pasta.
  • Haz ejercicio con regularidad. Aumenta el flujo sanguíneo, oxigena la piel y te ayuda a liberar toxinas.
  • Procura dormir bien para reducir los niveles de cortisol. Esta hormona favorece la producción de sebo.
  • Sigue una rutina de cuidados de la piel. En la fase lútea (una vez has ovulado y hasta que llega la siguiente regla) insiste en los cuidados para reducir la cantidad de sebo. Utiliza limpiadoras para pieles grasas, exfolia la piel y evita las cremas muy densas.

Cuándo acudir al médico

En ocasiones el acné puede ser una señal de un problema más grave y no basta con hábitos saludables para mantenerlo a raya.

Podría tratarse de un problema estrictamente dérmico pero de una magnitud que requiera tratamiento farmacológico. Si es tu caso acude al dermatólogo.

También podría ser una señal del síndrome de ovario poliquístico. En este trastorno los niveles de andrógenos son más altos y hay más problemas de acné.

En el acné severo, la terapia hormonal puede ayudar a controlar el problema porque reduce la concentración de andrógenos y equilibra los niveles de estrógenos y progesterona. Consulta con tu médico la posibilidad de tomar un anticonceptivo hormonal para controlar el problema.