beneficios ventilar habitacion

Actualizado el

beneficios ventilar habitacion

En invierno solemos encender la calefacción y cerrar la puerta a cal y canto para mantener el calor en el dormitorio. Sin embargo, un estudio reciente sugiere que dejar la puerta algo abierta facilita el buen dormir, con lo que toda la salud mejora.

Relacionado con este artículo

Y te sorprenderá saber cómo este sencillo gesto puede favorecer tu salud en otros muchos más aspectos. Te lo contamos.

renovar el aire ayuda a descansar mejor

Seguramente te has dado cuenta alguna vez: las siestas al aire libre te sientan de maravilla. Pues bien, en ello influye el hecho de que estás respirando aire bien oxigenado.

  • En una habitación cerrada ocurre justo lo contrario: en ella se acumula poco a poco el dióxido de carbono que exhalamos de forma natural al respirar. El aire se “vicia” a medida que pasan las horas.
  • Cuando la habitación está cerrada durante toda la noche, según un estudio realizado por biólogos españoles, la concentración de CO2 puede llegar incluso a 1500 partes por millón, lo que se considera un valor extremo.

Reducir el CO2 en la habitación mejora el sueño

  • Lo que ha visto recientemente un grupo de científicos de la Universidad Técnica de Eindhoven (Países Bajos) es que abrir un poco la puerta –o la ventana si el clima lo permite– reduce la concentración de CO2 en la habitación y que eso repercute en un mejor descanso.
  • Cuando los niveles de dióxido de carbono son más bajos, el sueño es más profundo, se descansa más y se dan menos episodios de vigilia, según han podido comprobar estos investigadores.

Tu cerebro agradece que abras la puerta

Respirar un aire bien oxigenado es bueno para todo tu organismo, pero parece que tu cerebro agradece especialmente que duermas en una habitación correctamente ventilada.

  • Te concentras mejor. Investigadores de la Universidad Técnica de Dinamarca, comprobaron que la capacidad de concentración al día siguiente de dormir en una habitación con altos niveles de CO2 empeoraban. Al realizar una prueba de lógica al día siguiente por la mañana, los resultados eran mucho mejores si la habitación se había ventilado por la noche.
  • Alejas el dolor. Otras investigaciones han encontrado que las altas concentraciones de CO2 en la habitación aumentan el riesgo de sufrir fatiga y dolor de cabeza.

Más beneficios saludables de VENTILAR

Además de “dejar correr el aire” por la noche, conviene abrir la ventana cada mañana para airear la habitación y evitar la acumulación de tóxicos en ella. Si lo conviertes en un hábito, toda tu salud lo agradecerá.

  • Menos alergias. Los ácaros se alimentan de las células muertas de la piel y por ello el dormitorio es uno de sus lugares favoritos para vivir. A las personas con alergia les conviene ventilar la habitación especialmente antes de hacer la cama: el sol directo “desinfecta” y la ventilación facilita la salida de muchos de ellos.
  • Reduces la probabilidad de padecer infecciones en invierno. Sobre todo durante los meses fríos, tiempo de gripes y resfriados, pueden acumularse gérmenes en el dormitorio (piensa que la calidez de la calefacción facilita su supervivencia). Ventilar a diario es un gesto sencillo para evitar que se concentren ahí.

Respirar aire "limpio" al dormir aleja el riesgo de sufrir infecciones

  • Incluso alejas el riesgo de sufrir cáncer. ¿Sabías que una habitación que huele a “cerrado” puede contener un alto nivel de radón? Se trata de un gas que, si se concentra en exceso en casa, puede favorecer el desarrollo de cáncer. Se desprende de forma natural de los materiales de construcción, pero abrir las ventanas media hora al día evita su acumulación.


Cómo ventilar TU HABITACIÓN

  • ¿Cuánto rato? No sirve con abrir las ventanas 5 minutos: para renovar el aire de una habitación de tamaño estándar se requiere un mínimo de 15 minutos. Y piensa que cuantas más personas duermen en un dormitorio, más dióxido de carbono se acumula y más tiempo se requiere para renovar el aire.
  • ¿En qué momento? A primera hora el aire está más limpio y es buen momento para ventilar la habitación. Sin embargo, si hace mucho frío quizá conviene ventilar un rato más al mediodía (cuando incide más el sol). En verano es buena idea abrir la ventana también por la noche porque, de paso, se refresca la estancia.