Diana Llorens

Periodista

Los beneficios de las zanahorias que no conocías
iStock by Getty Images

La zanahoria es un alimento muy versátil. Puedes usarlo en ensaladas, en guisos, en sopas, en zumos, ¡hasta para preparar deliciosos postres!

Lo que tal vez no sabías es que, gracias a sus antioxidantes, vitaminas, fibra y demás nutrientes, las zanahorias tienen muchos beneficios para tu salud.

Cuidan nuestros ojos

Nuestras abuelas siempre nos lo han dicho, pero ¿qué hay de cierto en esta afirmación?

Las zanahorias son ricas en betacarotenos, un pigmento que nuestro cuerpo transforma en vitamina A y que es responsable de su característico color anaranjado. La vitamina A ayuda a mantener la salud de nuestros ojos.

  • Comer una zanahoria de tamaño medio cubre el 89% de las necesidades de vitamina A diarias para hombres de entre 20 y 39 años y el 112% en el caso de las mujeres, de acuerdo con la Fundación Española de la Nutrición.

Para que nuestro organismo absorba correctamente esta vitamina es necesaria la presencia de grasa. Así que, cuando comas zanahorias, échales un chorrito de aceite de oliva virgen.

  • La luteína, otro pigmento especialmente presente en las zanahorias amarillas (una variedad más frecuente en Asia), puede ayudar a prevenir la aparición de degeneración macular asociada a la edad, la principal causa de ceguera en España.

Son buenas para el corazón

La vitamina A reduce el colesterol malo y puede, por lo tanto, disminuir las probabilidades de desarrollar aterosclerosis(es decir, una acumulación de grasas y colesterol en nuestras arterias).

La enzima BCO1 (betacaroteno oxigenasa 1) ayuda a convertir el betacaroteno en vitamina A. Un reciente estudio de la Universidad de Illinois indica que una variación genética de esta enzima determina si tiene un efecto más activo o menos.

Es decir, la conversión de betacaroteno en vitamina A no es igual en todas las personas, y aquellas que tienen la versión de la enzima BCO1 menos activa necesitarán más fuentes de vitamina A en su dieta (como la leche entera o el queso).

  • De acuerdo con los investigadores, un 50% de la población tiene la variante menos activa de esta enzima.

Además, las zanahorias contienen potasio, que ayuda a mantener la presión arterial bajo control.

Mejoran nuestra piel

Seguir una dieta rica en antioxidantes, como los presentes en las zanahorias, es una excelente forma de cuidar tu piel y retrasar los efectos del envejecimiento.

Los betacarotenos se han asociado con menos reacciones a las quemaduras solares. Un estudio indicó que tomar zumo de zanahoria a diario durante 12 días hace que exista un 50% menos de enrojecimiento tras la exposición a los rayos UV.

Sin embargo, debes tener en cuenta que ingerir mucho betacaroteno puede hacer que tu piel se vuelva un poco amarilla o anaranjada (una afección denominada carotenemia).

pueden reducir el riesgo de cáncer

Existe evidencia de que los antioxidantes ayudan a nuestro cuerpo a luchar contra los radicales libres, y pueden reducir la probabilidad de desarrollar cáncer.

Las zanahorias también contienen falcarinol, un alcohol que las protege de la infección por hongos, y que según apuntan investigadores de la Universidad de Newcastle tiene un efecto protector contra la formación de tumores, además de propiedades antiinflamatorias.

  • Eso sí, advierten que para conservar al máximo el falcarinol, no se deben cortar antes de cocinarlas y es mejor consumirlas hervidas que fritas.

Facilitan la digestión

Si la comes cruda, favorece la producción de saliva y jugos gástricos, con lo que facilita la digestión.

La zanahoria también contiene una gran cantidad de fibra, que mejora el movimiento intestinal y aumenta el volumen de las heces, con lo que ayuda a la función gastrointestinal. También reduce la probabilidad de sufrir estreñimiento ocasional.

Además, gracias a su alto contenido en agua, es también un alimento diurético y puede ser muy interesante si tienes retención de líquidos.

Ayudan a nuestras defensas

Las zanahorias contienenvitamina C, que ayuda al cuerpo a generar anticuerpos. Además, esta vitamina facilita la absorción de hierro y ayuda así a prevenir infecciones.

Sin embargo, debes tener en cuenta que la vitamina C se disuelve en el agua durante la cocción.

Si quieres aprovechar toda la vitamina C de las zanahorias debes comerlas crudas o, en caso de que quieras cocinarlas, hacerlo al vapor y durante poco tiempo.