economica. Un plato ligero y económico

1 / 6 Un plato ligero y económico

Crema de calabaza con huevo pochado

Pochar el huevo es darle un toque “de frito” sin añadirle grasas pesadas. La fibra de la calabaza ayuda a evitar el estreñimiento. En cuanto a la escarola, la intibina responsable de su amargor facilita el vaciado de la vesícula biliar y con ello la digestión.

Entrante. Ensalada de pera, escarola, queso fresco y vinagreta de orégano

Postre. Plátano troceado con uvas pasas

Para acabar. Manzanilla. Alivia la pesadez abdominal.

dulces salado. Una opción dulce y salada

2 / 6 Una opción dulce y salada

Pollo salteado con piña y sésamo

La piña contiene bromelina y la papaya papaína, dos sustancias que descomponen las proteínas, con lo que estas se digieren mejor. El pollo es de las carnes más digestivas porque es blanca.

Entrante. Verduras estofadas con un poco de arroz.

Postre. Carpaccio de papaya y naranja.

Para acabar. Jenjibre. Combate los gases y las digestiones que unidas a náuseas y vómitos.

mezcla nutritiva. Una mezcla nutritiva

3 / 6 Una mezcla nutritiva

Pavo marinado envuelto en acelgas

Los canónigos son depurativos, facilitan la digestión y relajan (ayuda a conciliar el sueño). El cilantro contribuye a evitar los gases, como la acelga cocida. La fibra del mango “limpia” el intestino.

Entrante. Ensalada de canónigos con queso fresco y pasta con vinagreta de cilantro

Postre. Zumo de piña y mango

Para acabar. Anís. Previene los gases y los cólicos. Está indicado si hay tendencia a sufrir malas digestiones.

sorprendente. Sorprendente

4 / 6 Sorprendente

Picada de caballa con frutos tropicales

La grasa de la caballa, por ser omega 3, no resulta indigesta si se toma con moderación, y es cardiosaludable. Las hierbas aromáticas estimulan la digestión y, en este caso, acompañan a las patatas que asadas se digieren mejor. La cuajada (leche coagulada) es perfecta cuando hay problemas de digestión.

Entrante. Patata asada a las finas hierbas

Postre. Cuajada

Para acabar. Hierba luisa. Esta infusión es considerada un tónico estomacal eficaz para evitar flatulencias o digestiones lentas.

clasico. Un clásico actual

5 / 6 Un clásico actual

Dorada al horno con hinojo y cítricos

La dorada está entre los pescados semigrasos, por lo que resulta bastante digestivo. El hinojo previene o alivia la formación de gases. Los cítricos facilitan que el organismo segregue sustancias necesarias para la digestión.

Entrante. Sopa de puerros elaborada con caldo vegetal y fideos

Postre. Yogur desnatado

Para acabar. Boldo. Previene la pesadez de estómago y protege el hígado. Facilita la digestión de las grasas.

original. Un plato original

6 / 6 Un plato original

Rollitos de lenguado con alcachofas

El apio, diurético y depurativo, estimula los jugos gástricos. La avena, que aporta fibra, es el cereal más digestivo. El cebollino ayuda a eliminar parásitos intestinales. La alcachofa favorece la disgestión de las grasas. Y la manzana, asada, se digiere mejor.

Entrante. Crema de verduras con apio, avena, caldo vegetal y cebollino

Postre. Una manzana asada

Para acabar. Melisa. Además de ser muy digestiva, su infusión relaja si hay cólicos intestinales o retortijones.

Actualizado el

apertura

Molestias digestivas

Se calcula que un tercio de la población española sufre molestias digestivas de forma habitual: hinchazón, acidez, flatulencias, dolor estomacal... en buena medida, por no escoger bien lo que se come.

La saliva, el ácido clorhídrico del estómago, la bilis y otros fluidos se encargan de que el proceso de digestión se desarrolle correctamente. Sin embargo, dejan de funcionar a pleno rendimiento cuando se toman muchas grasas, no se mastica bien o se come en exceso.

Si se cometen estos errores en las comidas o cenas de días como los de Navidad, los trastornos digestivos (que casi seguro van a producirse) provocarán que el sueño no sea reparador o que hasta el insomnio haga acto de presencia.

Lo que puede tener consecuencias incluso para la salud del corazón.

3 consejos para sentirte bien

Si quieres mejorar tus digestiones, no olvides que...

  • Las cenas frías provocan el enfriamiento del estómago y los intestinos, por eso pueden sentar mal.
  • Mientras más larga es una cocción más digestiva resulta pues “rompe” los componentes de los alimentos, facilitando su digestión.
  • Cubrir el estómago con una manta o una bolsa de agua caliente tras comer ayuda a digerir mejor.