Por

Soledad López

periodista especializada en salud

Antioxidantes, omega 3 y vitamina D para aumentar la fertilidad
iStock by Getty Images

Detrás de las dificultades para lograr un embarazo pueden haber muchos trastornos y en un 5-6% de los casos la causa es desconocida.

Pero cada vez está más demostrado que los malos hábitos como el sedentarismo, una dieta alta en grasas o la obesidad afectan de forma negativa a la fertilidad.

Es el exposoma de la fertilidad: los factores externos que restan o suman capacidad reproductiva, según sean positivos o negativos. Y uno de los más importantes es la alimentación.

Un estudio en el que ha participado la clínica española Ginefiv ha demostrado que la producción de ovocitos y el posterior desarrollo del embrión está muy vinculado a la nutrición, en concreto a un consumo adecuado de antioxidantes, omega 3 y un nivel idóneo de vitamina D.

Mitocondrias y nutrición

Pero, ¿de qué forma la dieta puede afectar a la capacidad reproductiva? La explicación se halla en las mitocondrias, unos pequeños orgánulos que se hallan en el interior de la célula y que se encargan de suministrarle energía para realizar los procesos celulares.

  • Las mitocondrias son elementos clave para la maduración del ovocito y el desarrollo del embrión.
  • Su correcto funcionamiento está íntimamente vinculado a la nutrición, incluso más allá del envejecimiento de la madre.

Conocer qué alimentos y nutrientes son los indicados para un correcto funcionamiento de las mitocondrias es fundamental para aumentar las probabilidades de embarazo.

Qué comer y qué no para mejorar la fertilidad

Para arrojar luz al respecto, el grupo europeo de clínicas de reproducción asistida GeneraLife, al que pertenece la clínica española Ginefiv, ha llevado a cabo un estudio, liderado por la doctora Gemma Fabozzi en Roma y publicado en la revista Antioxidants, que ha investigado las alteraciones que se producen en las mitocondrias a causa de los errores alimentarios más comunes.

Y los resultados dan pistas muy claras sobre lo que conviene comer y lo que no para mejorar la fertilidad. Así lo explica la Dra. Fabozzi:

  • "Una dieta alta en grasas (sobre todo saturadas) y en azúcares y baja en proteínas tiene efectos adversos en la función de las mitocondrias y la reproducción femenina", asegura la doctora Gemma Fabozzi.
  • "Consumir en mayor cantidad alimentos ricos en antioxidantes y ácidos grasos esenciales ayuda a preservar la fertilidad, tanto en mujeres como en hombres", concluye.

la "mala fertilidad" por culpa de la dieta se hereda

La doctora Fabozzi asegura que los efectos negativos que provoca una mala alimentación en la actividad mitocondrial de los ovocitos pueden tener repercusiones antes, durante y después del embarazo.

  • A corto plazo: Una mala alimentación dificulta la fecundación y provoca fallo en el desarrollo embrionario.
  • A medio plazo: Una dieta desequilibrada aumenta el riesgo de aborto.
  • A largo plazo: El ADN mitocondrial se hereda a través de la madre y, si hay daños por una mala alimentación, estos se transmiten a las generaciones futuras.

el efecto de los antioxidantes y el omega 3

No solo es importante que la madre se alimente de forma correcta. En los hombres también resulta clave para mejorar la capacidad reproductiva.

  • Los antioxidantes mejoran la capacidad de la reserva ovárica; así como la calidad, cantidad y movilidad de los espermatozoides. Frutas, verduras, frutos secos y setas son una gran fuente de antioxidantes.
  • Los ácidos grasos esenciales omega 3 resultan primordiales para mantener la calidad de los óvulos y, en el caso de los hombres, para ayudar en el proceso de formación de los espermatozoides. Por eso la doctora recomienda el consumo de pescado azul o frutos secos como las nueces, importantes fuentes de estas grasas buenas.

La importancia de la vitamina D

Junto con los antioxidantes y el omega 3, unos correctos niveles de vitamina D son esenciales para la función reproductiva, tanto en la mujer como en el hombre. La Dra. Mónica Aura, directora médica de la clínica Ginefiv en Barcelona, explica las razones.

  • Favorece la implantación del embrión. "Son varios los estudios que relacionan la vitamina D con la calidad del tejido ovárico y el endometrio. Mantener estos órganos en buen estado facilita la implantación del embrión. De hecho, se recomienda la suplementación de vitamina D en mujeres que buscan un embarazo y que presentan niveles bajos", asegura.
  • Reduce el riesgo de ovario poliquístico: "Se ha visto que los niveles de vitamina D en las mujeres sanas son mayores que en las pacientes con síndrome de ovario poliquístico (SOP). La suplementación con vitamina D en pacientes con SOP en el curso de un tratamiento de fertilidad puede mejorar tanto la resistencia a la insulina como los resultados del tratamiento de fertilidad", aclara.
  • Influye en la calidad del esperma. "En el varón también se ha visto que concentraciones bajas de vitamina D afectan negativamente a la calidad espermática, tanto a la cantidad como a la movilidad y morfología", concluye.

Recuerda que un 90% de la vitamina se sintetiza con la exposición solar y el 10% restante se obtiene a través de la dieta. Y en casos de carencia el consejo es suplementar con vitamina D.