Calostro: el mejor alimento concentrado

Tras el nacimiento del bebé, la leche que la madre produce es el llamado calostro, el alimento ideal para el recién nacido.

Dispone de una gran cantidad de nutrientes y proteínas concentrados, por lo que una pequeña cantidad de esta leche densa y amarillenta consigue saciar el diminuto estómago del bebé.

Las 8 grandes claves del calostro

Además de nutrientes, el calostro es un líquido vivo que contiene muchísimos elementos de acción inmune, hormonas, vitaminas y minerales que recomponen al bebé del esfuerzo del parto.

Con el calostro el bebé obtiene elementos de acción inmune, hormonas, vitaminas y minerales que lo recomponen del esfuerzo del parto

También aporta al recién nacido gérmenes protectores que colonizan su boca, estómago e intestino.

Conoce todo lo que debes saber sobre el importante alimento que tomará tu bebé en sus primeros días:

  1. El calostro es la primera secreción láctea tras el parto, aunque algunas mujeres lo producen ya durante el embarazo. Y se produce si pones a tu bebé al pecho o bien si te estimulas su producción con un sacaleches. Cada gota es muy valiosa para un bebé, sea prematuro o no.
  2. Está presente hasta el segundo o quinto día tras el nacimiento y durante este tiempo va cambiando, adaptándose a las necesidades bebé. No es el mismo si el bebé es prematuro. Su composición se adapta especialmente.
  3. Muy concentrado, facilita la eliminación de meconio, las primeras “heces” del recién nacido, viscosas y de un color negruzco.
  4. Tiene una concentración mayor de proteínas que la leche posterior y una proporción de grasas adecuadas con colesterol.
  5. Ayuda a regularizar el sistema digestivo, se digiere rápidamente y estabiliza el azúcar en sangre.
  6. En su composición destacan los antioxidantes. Contiene vitaminas E y C, y betacarotenos (de ahí ese color amarillo característico) que le ayudan a eliminar radicales libres generados durante el parto.
  7. Contiene anticuerpos que crean una película protectora en las mucosas, convirtiéndose en la primera barrera contra las infecciones. Sus leucocitos destruyen bacterias no beneficiosas y virus, y fabrican más anticuerpos.
  8. Contiene un número importante de bacterias como el Lactobacillus bifidus, una de las bacterias colonizadoras más importante y necesaria para el intestino del lactante. El calostro ayuda a que el bebé tenga una adecuada colonización bacteriana proveniente de su madre y por lo tanto, una sana microbiota intestinal que le ayudará durante toda su vida a hacer frente a posibles enfermedades e infecciones.