enfermera escolar

Tal vez el concepto “enfermera escolar” te suene como algo nuevo, pero esta figura nació hace dos siglos, en 1891. Por aquel entonces un doctor (Malcolm Moris) planteó que, para controlar la salud de los escolares, podría ser muy beneficioso que un profesional de la enfermería acudiera a los colegios.

Desde su origen la enfermera escolar se ha ido consolidando no solo en el Reino Unido, también en otros países como Francia, Finlandia, Noruega, Suecia o Canadá.

Relacionado con este artículo

¿Pero cuál es su situación en nuestro país? Si tenemos en cuenta las palabras de Diego Ayuso, secretario general del Consejo General de Enfermería (CGE), aún queda mucho camino por recorrer.

  • “Aunque no es un dato definitivo, porque seguimos elaborando un registro al respecto, por los datos de las asociaciones de enfermeras escolares estimamos que a día de hoy pueden haber aproximadamente 1.500 en España”.

Una cifra que, sin duda, evidencia la escasa implantación de esta figura dentro de nuestro sistema escolar, teniendo en cuenta que en España hay más de 25.500 centros de primaria, secundaria y educación especial.

EDUCAR A LOS JÓVENES EN LA SALUD

“Estamos viendo que hay iniciativas que se ponen en marcha pero no acaban de cuajar, con la excusa de que no hay suficiente presupuesto para mantenerlas”, nos cuenta el experto.

Una postura que no convence al consejo de enfermeros porque, tal y como han demostrado varios estudios al respecto, esta inversión repercute muy positivamente en la salud futura de chicas y chicos.

La enfermera escolar puede ayudar a reducir el consumo de alcohol entre los adolescentes

  • “Si promovemos los hábitos saludables entre los niños y prevenimos enfermedades, en un futuro tendremos una sociedad más sana. Por lo tanto, a largo plazo el sistema sanitario acaba ahorrando, remarca Ayuso.

La figura de la enfermera escolar, además, contribuye a que se reduzca el absentismo laboral de los padres con niños con enfermedades raras o crónicas, algo que también supone un ahorro.

LAS FUNCIONES DE LA ENFERMERA EN EL COLEGIO

La enfermera escolar no solo puede venir muy bien en caso de una caída o cuando un niño tiene un malestar leve. Héctor Castiñeira, más conocido en redes sociales como “Enfermera Saturada”, estuvo un tiempo ejerciendo como enfermero escolar, y recuerda sobre todo el caso de una niña a la que le diagnosticaron diabetes tipo 1.

Relacionado con este artículo

  • “Me puse en contacto con enfermería de la planta en la que estaba ingresada y, al ver que el colegio contaba con un enfermero escolar, el alta fue mucho más temprana: solo perdió un par de días de clase, y los controles se los hacía yo en el centro escolar mientras ella aprendía a manejar su enfermedad”, nos cuenta.
  • “Además, hicimos una actividad con el resto de niños de clase para explicarles qué era lo que le pasaba a su compañera y qué tenían que hacer ellos si, por ejemplo, tenía una hipoglucemia. Algo que favorece la integración del niño con un problema de salud por parte de sus compañeros”, explica Castiñeira.

La enfermera escolar, además, puede detectar situaciones de acoso escolar, si un niño o niña está empezando a sufrir anorexia o bulimia, resolver dudas respecto a la educación sexual de los adolescentes, actuar lo antes posible ante una emergencia o hacer planes de promoción de la salud incluso con las familias de los escolares, entre otras funciones.

Relacionado con este artículo

  • “Los niños están muchas horas en el colegio, y la figura de la enfermera escolar sería un referente tanto en niños con patologías como en los que están sanos. No es descubrir nada nuevo, simplemente es apostar por algo que ya está dando frutos en otros países y que necesitan también nuestros niños en sus colegios e institutos”, afirma Diego Ayuso.

Su visión sobre esta figura es muy similar a la de Natividad López, presidenta de la Asociación Nacional e Internacional de Enfermería Escolar (AMECE), que recientemente se ha pronunciado al respecto: además de atender a los niños, la enfermera escolar podría ayudar a cambiar el modelo social 'patológico' por el de la educación en salud, ha dicho.

El primer paso, compartir enfermera

La Comunidad de Madrid es una de las que más ha apostado por las enfermeras escolares, sobre todo en centros en los que hay alumnos con necesidades especiales.

  • “Ahora mismo el modelo de Madrid es compartido: una enfermera está yendo a varios centros. Y aunque no es nuestra situación ideal, sí es un primer paso”, aclara el secretario general del CGE.

"Nuestro objetivo es que, de aquí a 5 o 10 años, haya una enfermera en cada centro"

  • “Entendemos que nuestro modelo no se puede implantar de golpe, tiene que ser algo gradual. Habrá que empezar compartiendo, priorizando los centros con más alumnos o en los que haya más niños con necesidades especiales para que, al final, si lo conseguimos, haya una enfermera en cada colegio”, puntualiza.

De momento, en los centros que ya cuentan con esta figura la valoración tanto de padres como de profesores suele ser muy positiva.

  • “Para los padres, contar con una enfermera en el colegio les da tranquilidad, y así nos lo hacen llegar”, nos cuenta Ayuso.
  • Una tranquilidad que también comparten los profesores porque “saben que, si alguno de sus alumnos tienen un problema de salud, cuentan con la figura de la enfermera escolar”, añade Castiñeira.

Bibliografía:

Tags relacionados