Por Eva Mimbrero, periodista especializada en salud

ninos vitaminad

La vitamina D es fundamental para que nuestro cuerpo pueda aprovechar al máximo tanto el calcio como el fósforo.

Estos minerales juegan un papel vital en el crecimiento y fortalecimiento de los huesos, por eso es muy importante que los niveles de vitamina D sean adecuados durante la infancia y también la adolescencia.

Qué puede provocar su falta

Para el doctor José Mengual, pediatra y coordinador de Previnfad, grupo de trabajo de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap), los dos primeros años de vida y la pubertad son los momentos más sensibles porque el crecimiento durante esas épocas es muy rápido.

  • “Una falta de vitamina D puede provocar problemas como debilidad muscular y ósea o deformación en los huesos”, nos cuenta.

¿Pero es muy frecuente que esto ocurra? Afortunadamente, los casos que se dan en la actualidad son pocos, en parte porque la suplementación de vitamina D durante el primer año de vida es común.

Para Mengual, esta suplementación es especialmente importante cuando el niño se alimenta exclusivamente de la leche materna. “Los efectos positivos y protectores de la lactancia materna son muy potentes en general, pero en el caso de la vitamina D, su paso al bebé a través de la leche es escaso”, afirma.

  • Las leches artificiales sí que están suplementadas con vitamina D. "Pero para alcanzar la dosis recomendada el bebé debería tomar un litro de leche de fórmula al día, y los lactantes no suelen tomar tanta", puntualiza.

¿Los niños toman muchos suplementos?

Esta suplementación rutinaria durante los primeros meses de vida explica en buena medida los datos de la Encuesta ENALIA, según la cual el 35,3% de los niños y adolescentes que toman suplementos lo hacen de vitamina D.

Tan solo un 7% de los niños y adolescentes españoles toma suplementos

  • “Si nos basamos en el total de niños y adolescentes que han participado en la encuesta (tanto los que toman suplementos como los que no) el porcentaje es de un 2,47%. Y la mayoría los toman antes de los 18 meses de vida”, puntualiza el doctor.

Señales de que falta vitamina D

Aunque no es muy común, a veces sí que se da una falta de este nutriente en los niños.

  • No tomar suficientemente el sol y llevar una dieta pobre en alimentos ricos en esta vitamina tiene mucho que ver.
  • Al provocar debilidad ósea, cuando hay un déficit de esta vitamina es frecuente que los huesos se deformen, sobre todo los que soportan más carga. “A nivel de las piernas se separan las rodillas, se pueden arquear las tibias…”, especifica el experto. Además, si el niño ya ha empezado a andar, se puede caer con frecuencia.

Cómo se detecta la carencia

Si se sospecha que un niño no tiene suficiente vitamina D, lo habitual es hacer un análisis de sangre especial en el que se buscan los niveles de calcidiol, que se forma en el organismo después de que el hígado metabolice la vitamina.

  • En general, se habla de deficiencia de esta vitamina cuando el nivel de calcidiol en sangre está por debajo de los 10 ng/ml.

    Aunque el doctor Mengual puntualiza que no es un marcador fiable al 100% debido a ciertas variables genéticas. “A día de hoy se está investigando otro metabolito que podría acabar siendo un mejor marcador”, añade.

Así se trata el trastorno

El primer paso para aumentar los niveles de vitamina D es recomendar la toma de sol sensata y aumentar la ingesta de alimentos ricos en vitamina D.

Cuánto sol hay que tomar

Como norma general, hay que tomar el sol entre 10 y 15 minutos, en las horas centrales del día, con las manos, los brazos y la cara descubiertos, y sin protección solar.

Las pieles más claras tardan menos en generarla que las oscuras

  • Pero dependiendo del fototipo de piel, se tarda más o menos en obtenerla. “Se calcula que para fabricar vitamina D debemos estar al sol durante 1/4 parte del tiempo en el que nos ponemos rojos, aclara el experto.

    Así, si por ejemplo tú te pones rojo a los 40 minutos de estar al sol, bastaría una exposición de 10 minutos para generar esta vitamina.

Los alimentos con más vitamina D

Con la dieta los niños consiguen entre un 10 y un 20% de las necesidades diarias de vitamina D.

  • Para alcalzar esa cifra “hay que comer pescado azul, langostinos, gambas, huevos,champiñones que se hayan expuesto al sol durante media hora…”, aconseja el doctor.

Y si esto no es suficiente…

El pediatra puede recomendar la toma de suplementos, para alcanzar las 400 unidades de vitamina D, o las 600 si el niño tiene más de un año.

  • Los suplementos se aprovechan mejor si se toman con alimentos de contenido graso.“La vitamina D es liposoluble: es decir, se disuelve en grasas –aclara Mengual–. Por eso cuando los damos en los lactantes recomendamos hacerlo durante la toma del pecho”.


Bibliografía:

Tags relacionados