Actualizado a

La situación personal de una pareja suele variar con el paso del tiempo, y por eso el nacimiento de cada hijo no se produce bajo las mismas circunstancias, las cuales afectan inevitablemente a los niños. Los padres queremos lo mejor para nuestros hijos, pero demostrar el amor a todos por igual es difícil porque depende de muchos factores, como, por ejemplo, de la personalidad de cada uno. Hay niños que no necesitan gran cosa para estar contentos, mientras que otros son más demandantes, y es entonces cuando influye el momento que esté viviendo cada pareja, ya que quizá sus circunstancias no les permitan ofrecer a todos sus hijos las mismas atenciones. En tu caso, al haberlo vivido en primera persona, seguramente pongas remedio o atención para que ellos no se sientan igual, y eso ya será mucho.

Tags relacionados