Por Pablo Cubí, periodista

Los pediatras recomiendan las mascarillas FFP2 para los niños alérgicos al polen
iStock by Getty Images

Ya que la pandemia de Covid nos obliga a llevar mascarillas para protegernos del coronavirus, está bien verle los aspectos positivos.

Además de que puede haber influido en la disminución de otras enfermedades respiratorias, puede ayudar a los alérgicos a sobrellevar mejor su problema.

Es lo que ha visto la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP), que ha hecho un llamamiento para usar la mascarilla adecuada.

LA FFP2 FILTRA MEJOR EL POLEN

Su recomendación es que los niños con alergia al polen utilicen las mascarillas homologadas FFP2, las que conocemos por su forma como un pico de pato.

Lo más habitual es que la población lleve las mascarillas higiénicas (las de tela) o las quirúrgicas, que son más económicas, pero con menos capacidad de filtrado.

Las FFP2 no dejan tanto huecos como las quirúrgicas

  • Las FFP2 son más eficaces porque filtran hasta el 95% de partículas y se ajustan más a la cara”, explica el doctor Javier Torres, portavoz de la SEICAP.

A diferencia de las mascarillas quirúrgicas, que están pensadas sobre todo para proteger a los demás de las partículas que puede expeler el que la lleva puesta, las del tipo FFP protegen también de que no te entren partículas.

Aunque las quirúrgicas también filtran partículas, dejan más huecos por los que podría pasar el polen”, añade el alergólogo.

debe SER MASCARILLA SIN VÁLVULA

La recomendación de la FFP2 se limita a las generales. No se recomienda ahora las que tienen válvula.

A diferencia de años previos, esta vez no recomendamos la válvula, pues son una ventana para la diseminación del virus”, explicita el doctor Torres.

La válvula supone un filtro solo de entrada. Deja salir sin problemas el aire que expulsamos.

  • En una situación de pandemia llevarlas supone un gesto egoísta”, apuntó en su día en Ministerio de Sanidad.

Las únicas personas que éticamente habrían de llevarlas son aquellas con problemas médicos muy determinados, como inmunodeprimidos con poca capacidad de respiración.

SON BASTANTE MÁS CARAS

Las mascarillas FFP2 han sido fuente de polémica. Algunos países las exigen para ir en transporte público, puesto que son más efectivas.

En España el Gobierno no cree necesario obligar a su uso. Se considera que las mascarillas higiénicas homologadas o las quirúrgicas tienen un grado de protección suficiente: un 90%

El Gobierno no baja el IVA porque las FFP2 no son obligatorias

Además, la capacidad de mejor ajuste a la cara de las FFP2 requiere que las personas sepan ponérselas bien. Por eso se limita su obligación al personal sanitario, ya entrenado.

Eso hace que estas mascarillas no se consideren producto de primera necesidad y por tanto el Gobierno mantiene un IVA del 21% lo que encarece aún más su precio respecto a las quirúrgicas, que sí tiene el impuesto reducido.

UNA POLINIZACIÓN MÁS INTENSA

Esta primavera se prevé que la polinización sea más intensa que el año anterior.

Este año hemos tenido días en invierno muy fríos, con heladas y nevadas, lo que propicia que las plantas tengan raíces más profundas, crezcan más vigorosas, lo que repercute en una mayor producción de polen”, explica el doctor Torres.

Hay que tener especial precaución con los días secos, soleados y con viento. Aumenta el polen ambiental. Y si hay contaminación es aún peor, pues las partículas en suspensión son aglutinadoras de polen.

El cambio climático ha dejado también notar su huella en este problema. Desde hace años, se observa que los periodos de polinización comienzan antes y son más prolongados e intensos.

No obstante, el uso de mascarillas y la reducción general de la contaminación durante la pandemia pueden ayudar a que este año se vean procesos alérgicos más benignos.

CÓMO DIFERENCIAR ALERGIA Y COVID

En esta época en la que crece exponencialmente la rinitis alérgica, conviene recordar las diferencias con los síntomas de la covid.

Hay algunos síntomas que pueden llegar a ser coincidentes”, admite el alergólogo Torres. Pero ya sabemos que los principales son fáciles de diferenciar:

  • La tos, fiebre y pérdida de olfato son propios de la covid.
  • Congestión nasal, picor y conjuntivitis son más habituales en la rinitis alérgica.

Dada la situación pandémica, conviene que los niños y adolescentes con rinitis alérgicasigan más que nunca unas medidas higiénicas a la hora de toser o estornudar con el fin de evitar el contagio por aerosoles, en caso de ser asintomáticos”, añade.

Estas medidas son básicamente enseñar al niño a intentar separarse de los otros cuando se va a estornudar y taparse con el brazo la cara si no se lleva la mascarilla. Y por supuesto, lavarse las manos después sobre todo si se ha utilizado un pañuelo.

Tags relacionados