Dra. Empar Lurbe

Miembro del Servicio de Pediatría del Hospital General de Valencia y jefa de grupo del CIBEROBN

Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud

Hipertensión: Hay que medir la tensión arterial desde niño
iStock by Getty Images

La hipertensión arterial es una enfermedad que se asocia, básicamente por desconocimiento, a la edad adulta. De ahí la creencia que medir la presión arterial con regularidad para comprobar que los valores se encuentren dentro de la normalidad, sea algo que solo corresponda a los mayores.

Sin embargo, la hipertensión arterial también puede estar presente en niños y adolescentes. Y es muy importante abordar el problema desde las etapas iniciales.

  • "La enfermedad cardiovascular es la primera causa de muerte en el mundo y parte de las hipertensiones que aparecen en el adulto tienen su raíz en edades pediátricas", explica a Saber Vivir la Dra. Empar Lurbe, coordinadora de la primera Red Europea de Investigación de la Presión Arterial en Niños y Adolescentes.
  • "Por eso es muy importante poder identificar aquellos niños que tienen más riesgo de desarrollar hipertesión en etapas posteriores de la vida", subraya.

Medir la presión arterial en los niños

"No hay que conformarse con diagnosticar al hipertenso en la edad adulta porque probablemente estamos llegando tarde", asegura la Dra. Lurbe.

Es clave, insiste la pediatra, medir la presión arterial a los niños de forma regular y observar cómo va cambiando a medida que el niño crece.

En los adultos hay unas cifras concretas a partir de las cuales se establece que hay hipertensión: por encima de 140 mmHg / 90 mmHg.

Sin embargo, en el caso de los niños la presión arterial cambia en función del crecimiento y el desarrollo. En edades pediátricas no hay un punto de corte exacto que revele hipertensión como ocurre en el adulto, señala la Dra. Lurbe. La valoración de la presión arterial en la infancia se realiza en base al percentil:

  • Se considera que un niño tiene una presión arterial normal (normotenso) cuando para su talla, edad y sexo está por debajo del percentil 90.
  • Si está por encima del percentil 95 se considera que el niño es hipertenso.
  • Cuando el niño está entre 90 y 95 se considera que está normal-alta aunque no es todavía hipertensión.

Incidencia de la hipertensión en niños

No existen cifras concretas de prevalencia de hipertensión arterial en población pediátrica, pero sí se conocen algunos aspectos relevantes, explica la Dra. Lurbe:

  • La prevalencia de la hipertensión arterial en niños ha aumentado en la última década.
  • Un 4% de los niños a nivel mundial (4 de cada 100) son hipertensos, según los resultados de un gran metanálisis (revisión de 47 estudios sobre el tema).

Factores que aumentan el riesgo

En los niños que tienen un peso normal, la prevalencia de la hipertensión arterial es solo de un 2%, mientras que en los niños con sobrepeso la incidencia es de un 5%,y en los que sufren obesidad asciende a un 15%.

"Estos datos revelan que el sobrepeso es el principal factor de riesgo de hipertensión en niños. Por tanto, a estos niños habrá que vigilarlos más", señala.

"Si tenemos en cuenta que la prevalencia de la obesidad y el sobrepeso está aumentando desde los años 90 en niños y adolescentes, es evidente que la hipertensión en esta etapa de la vida es un problema en aumento", subraya.

Obviamente, también hay niños que tienen mayor predisposición genética a sufrir hipertensión por su historial familiar y deberán llevar un control más estricto.

Frenar la hipertensión con buenos hábitos

Si la obesidad es el principal factor de riesgo de hipertensión en niños, prevenirla debe ser la primera gran medida para hacer frente a la hipertensión en edades pediátricas.

Y para abordar la obesidad es obligado que el niño adopte unos estilos de vida saludables, entre otros:

Con qué frecuencia hay que medirles la tensión

La Dra. Lurbe, que ha coordinado las guías europeas para el control de la hipertensión arterial en niños y adolescentes, nos indica cuándo hay que tomar la presión arterial a los niños.

  • La primera medición se aconseja a los 3 años.
  • Si esa presión es normal (y no hay factores de riesgo que predispongan a la hipertensión como la obesidad) conviene medirla cada dos años coincidiendo con las revisiones habituales.

"Si las medidas de presión arterial indican hipertensión habría que estudiar cada caso y establecer un plan personalizado. No es lo mismo que un niño tenga hipertensión porque sea obeso que otro que la sufre por una enfermedad renal", afirma la Dra. Lurbe.

En ocasiones los buenos hábitos puede ser suficientes para revertir la hipertensión y otras veces puede ser necesaria medicación. Dependerá en gran medida de la causa.

En todo caso, lo que es primordial y debería establecerse como una rutina es medir la presión arterial en la consulta del pediatra para detectar a aquellos niños que ya sufren hipertensión o que tienen más riesgo de padecerla.

"Es importante que el manguito sea adecuado y que el aparato esté validado para medir la tensión en niños, pero no hace falta nada más. Es asequible en cualquier consulta", señala la Dra. Lurbe.

"El control de la presión arterial desde la infancia no siempre podrá evitarla en la edad adulta porque dependerá de la causa que la provoque, pero sí puede lograr que la enfermedad aparezca más tarde", concluye.

La primera red Europea de Investigación

Con el fin de abordar en toda su complejidad y desde todos los frentes la hipertensión en edades pediátricas, acaba de nacer la primera Red Europea de Investigación de la Presión Arterial en Niños y Adolescentes.

La Dra. Lurbe será la encargada de coordinar esta red que nace con el objetivo de investigar e intecambiar conocimientos entre todas la parte implicadas: investigadores, pacientes, empresas de nutrición y farmacéuticas, fabricantes de dispositivos médicos para medir la presión arterial en niños...

La idea es que del trabajo conjunto surjan estudios, guías y planes de actuación para mejorar la prevención y el tratamiento de la hipertensión arterial en los niños.