Nuria Blasco

Periodista

Qué les pasa a los niños que sufren trastorno específico del lenguaje
iStock by Getty Images

Un 7,58 % de los niños tienen un trastorno específico del lenguaje (TEL), es decir, en cada aula hay un alumno, o incluso dos, con este trastorno, ya que lo padecen aproximadamente uno de cada 14 menores, al menos, en el mundo anglosajón.

Las cifras en el ámbito hispanohablante se desconocen porque no hay estudios similares, y esta es una de las razones que ha llevado al grupo de investigación en Cognición y Lenguaje (GRECIL), integrado por profesores de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) y la Universidad de Barcelona (UB), a organizar el Congreso Hispanohablante sobre el Trastorno Específico del Lenguaje (CHITEL).

Pero, ¿qué es exactamente el trastorno específico del lenguaje?

Dificultad en adquirir el lenguaje oral

Los niños con trastorno específico del lenguaje presentan alteraciones en el desarrollo de la expresión y/o comprensión del lenguaje, por lo que alcanzan las etapas del desarrollo del lenguaje hablado más tarde que otros niños de la misma edad.

Esta patología, puede llegar a ser grave y duradera, comienza en la infancia y se puede prolongar hasta la adolescencia, pudiendo dejar secuelas en la edad adulta.

Llorenç Andreu Barrachina, catedrático de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación de la UOC y colíder de GRECIL lo define como “un trastorno severo y persistente en la adquisición del lenguaje oral que no está asociado a ninguna condición médica, ya que no hay ninguna discapacidad intelectual, visual o auditiva que lo explique”.

Cómo les puede afectar

Además de la dificultad de estos niños para comunicarse oralmente, el trastorno específico del lenguaje puede afectar además de al habla, a la capacidad para escuchar, a la lectura y a la escritura de los niños.

  • “No es un problema de lectura o de escritura, aunque si no se trata, los niños pueden tener problemas de lectura y escritura".
  • "Es una dificultad específica del aprendizaje del lenguaje oral que puede involucrar a uno o varios componentes, porque puede haber niños que tengan problemas fundamentalmente a nivel gramatical, a nivel morfológico, a nivel de estructura de palabras o a la hora de estructurar oraciones, pero también pueden tener problemas a nivel fonético, de habla, en el vocabulario o incluso en pragmática, es decir, que les preguntes una cosa y su respuesta no tenga relación con la pregunta”, señala Llorenç Andreu.

También añade que el TEL afecta además al desarrollo social, a la interacción con los demás y también a nivel escolar, pero a pesar de ello aún resulta bastante desconocido para la mayor parte de la sociedad.

Cuando consultar con profesionales

El trastorno específico del lenguaje es difícil de diagnosticar ya que afecta a niños que tienen un problema con la adquisición del lenguaje pero que tienen habilidades cognitivas normales, por lo que no se da una causa identificable a esta dificultad.

  • Si vemos que el niño no se comunica de forma similar a los niños de su misma edad, debemos consultar con un profesional.
  • En muchos casos el problema no es de adquisición del lenguaje, ya que se puede tratar de problemas de sordera o un problema neurológico. Por ello, se deben descartar estas u otras patologías.
  • Tener un diagnóstico precoz es importante para poder entender las dificultades a las que se enfrenta el niño y para poder atender adecuadamente sus necesidades, ya que las dificultades en el lenguaje y la comunicación provocan altos índices de fracaso escolar y problemas de integración social.

El experto que trata el trastorno específico del lenguaje es el logopeda que se encarga de detectar, evaluar, diagnosticar y tratar los trastornos relacionados con el lenguaje.

Síntomas del trastorno específico del lenguaje

Los síntomas más comunes de los niños en edad preescolar con trastorno específico del lenguaje:

  • Pueden no decir ninguna palabra hasta los dos años.
  • A los tres años es posible que hablen pero que no se les entienda.
  • Pueden tener dificultades para aprender nuevas palabras y para mantener una conversación.
  • Tardan más en agrupar palabras en frases, en comparación con otros niños;
  • Tienen dificultad para seguir instrucciones porque no entienden bien las palabras que se les dicen.
  • Con frecuencia cometen errores gramaticales al hablar.

Los síntomas comunes en los niños mayores y también en los adultos son:

  • Dificultad para encontrar las palabras correctas.
  • La utilización limitada de oraciones complejas.
  • Les cuesta entender un lenguaje figurado.
  • Pueden tener problemas de lectura.
  • Narración y escritura desorganizadas.
  • Tienen errores gramaticales y ortográficos frecuentes.

Causas y prevención

Las causas concretas se desconocen, pero pueden ir relacionadas a las limitaciones en la capacidad para identificar sonidos. Además, también puede darse un componente genético.

La prevención se basa en un diagnóstico temprano, es decir, visitar al logopeda en caso de que haya antecedentes o cuando se detecte algún problema de lenguaje. El tratamiento temprano durante los años preescolares puede mejorar las habilidades de muchos niños con retrasos en el lenguaje.

También se deberían evitar las situaciones en las que el niño se sienta que tiene un problema ya que, debido a la presión, pueden desarrollar otras patologías como el tartamudeo.

Tratamiento del tel

Se trata a través de métodos rehabilitadores del lenguaje, que dependerán de la edad del paciente.

  • El tratamiento consiste en estimular la adquisición de vocabulario mediante de diferentes técnicas que ayuden a mejorar las habilidades comunicativas. Pueden ser actividades de tipo visual, para que al paciente le sea más sencillo comprender los contenidos.

Hay técnicas para mejorar las habilidades comunicativas que debe conocer el niño, sus padres y sus profesores

  • Es importante que padres y especialistas trabajen en equipo ya que es importante que en casa se de una continuidad de los ejercicios que se realizan en consulta.
  • También en la escuela, los maestros debe estar informados del diagnóstico y del tipo de tratamiento que realiza el niño.

Ya de adultos, muchos pacientes desarrollan estrategias para controlar los síntomas del trastorno específico del lenguaje lo que ayuda a mejorar su vida social, familiar y laboral diaria.

Los últimos avances

Además de sentar las bases para poder estrechar relaciones científicas vinculadas al TEL en el dominio hispanohablante, en el Congreso Hispanohablante sobre el Trastorno Específico del Lenguaje (CHITEL) una treintena de investigadores presentarán sus trabajos en distintas líneas de investigación, que van desde el TEL en niños bilingües hasta las consecuencias del trastorno a nivel social y emocional, entre otros temas muy diversos.

  • “Hay un gran abanico de cuestiones: trabajos relacionados con la logopedia, la psicología cognitiva, estudios sobre cuestiones de identificación, estudios genéticos, investigaciones sobre cómo procesamos la información, cómo es la memoria o la atención en estos niños, estudios sobre en qué áreas tienen dificultades…"
  • "Hay muchas líneas de investigación abiertas porque el lenguaje es la herramienta fundamental de comunicación y socialización, lo que implica que el TEL puede afectar a muchas áreas”, señala Mònica Sanz Torrent, catedrática del Departamento de Cognición, Desarrollo y Psicología de la Educación de la UB y colíder de GRECIL.

A esas múltiples líneas de investigación abiertas se han sumado recientemente otras vinculadas a la pandemia, y es que la llegada de la COVID-19 ha supuesto una dificultad añadida a los niños con TEL por el uso de las mascarillas.

Y es que como explica Mònica Sanz Torrent, la mascarilla puede dificultar el aprendizaje del lenguaje porque cuando los niños aprenden a hablar se fijan también en las expresiones faciales y los movimientos que hacemos con la boca.