Por Max López

lugares evitar viajando

Llega la época de vacaciones y nos apetece salir en familia y hacer cosas diferentes, dejando atrás la rutina y las prisas.

Sin embargo, a veces confundimos nuestros deseos de adultos con las necesidades reales de nuestros hijos. Como sucede cuando asistimos determinados lugares que puede que no sean del todo adecuados para niños muy pequeños.

Lugares no recomendados para los más pequeños

La cultura del consumo en nuestra sociedad es muy potente, existen mil reclamos para gastar en las más variadas ofertas de ocio, pero ya habrá tiempo de disfrutar de todo a medida que vayan creciendo los niños.

Si son muy pequeños, los siguientes lugares no son la mejor opción:

1. Los parques temáticos y las atracciones turísticas

A menudo son caras, están llenas de gente, y los hoteles disponibles dentro del recinto, o incluso en los alrededores, suelen tener tarifas muy elevadas.

Los niños pronto se habrán olvidado de que estuvieron allí y querrán volver, así que quizás es preferible esperar a que sean un poco más mayores.

2. Las exposiciones y los museos

Si no tienen programa infantil, pueden resultar demasiado pesados para los niños.

En el caso de que nosotros tengamos especial interés en visitar estos lugares, podríamos intentar que la visita fuera lo más corta posible, visitando solo una parte, por ejemplo.

3. Espectáculos que no están preparados para ellos

Un concierto, una obra teatral, una película... sería mejor evitarlos a no ser que sean para público infantil.

Es probable que los niños no lo aguanten y nosotros estaremos demasiado tensos, pendientes de que puedan molestar al resto de asistentes.

Piensa en otro tipo de lugares

Nuestros hijos pequeños estarán encantados si les acercamos a un entorno natural, bajamos el ritmo, nos olvidamos de las prisas y los horarios cuadriculados y simplemente disfrutamos de estar juntos, que es lo que ellos más desean.

Estarán encantados si les acercamos a un entorno natural, nos olvidamos de las prisas y disfrutamos de estar juntos

Cuando salimos fuera de casa, estaría bien que lo que nos planteáramos fuese tranquilo, ya que los bebés y los niños tienen un ritmo propio al que debemos adaptarnos, además de necesidades que tienen que ser atendidas.

Tags relacionados