¿Cuál preferís en tu casa? ¿Empleas mantequilla para preparar recetas dulces o para cocinar? Los motivos para elegir una opción u otra pueden ser nutricionales, gastronómicos o simplemente la comodidad a la hora de untar cada una.

Lo cierto, es que aunque su similitud externa es evidente, sus diferencias en cuanto a su origen, elaboración y composición, hacen que cada una tenga propiedades y efectos distintos en lo que a la salud se refiere.

 

 

1 / 7 ¿Vegetal o animal?

Tanto la mantequilla como la margarina se caracterizan por su alto contenido en grasas.

  • No obstante, se diferencian en que, la primera es de origen animal, y la segunda es de origen vegetal.

Esta distinción es la que provoca diferencias significativas entre ambos productos tanto en la composición nutricional como en su elaboración.

2 / 7 Las grasas no son iguales

En ambas el contenido graso es alto (hasta el 80% del producto) por ello se recomienda un consumo moderado dentro de la dieta.

  • La mantequilla, al proceder de la leche, presenta un alto contenido en grasas saturadas y colesterol.
  • Mientras que la margarina, al proceder del aceite vegetal como el aceite de oliva, girasol, maíz, etc. contiene grasas mono y polinsaturadas. Las más blandas, tienen menos grasa que las duras.

3 / 7 Cantidad de minerales

La mantequilla contiene cantidades importantes de calcio, magnesio y fósforo de forma natural, ya que proviene de la leche.

En el caso de la margarina aunque es fuente de ciertas vitaminas, se le suelen añadir otras, así como minerales para enriquecerla.

  • Por lo que respecta a la cantidad de proteínas, la diferencia entre ambas es casi imperceptible.

4 / 7 Cuál tiene más vitaminas

La mantequilla es rica en vitaminas entre las que destacan la A, D Y E. Sin embargo, en el caso de la margarina solo destaca la presencia de vitamina E y K.

  • Las margarinas se enriquecen con vitaminas añadidas
  • Tanto las vitaminas A y E son potentes antioxidantes, mientras que la vitamina D favorece la absorción del calcio.

5 / 7 ¿Llevan mucha sal?

Suelen tener una gran cantidad de sodio concentrado pero la cantidad depende de cada fabricante y de si es mantequilla o margarina con o sin sal añadida. Hay cocinas que suelen utilizar la mantequilla más dulce y recetas que requieren la mantequilla salda para realzar sabores.

  • Una margarina con sal añadida (0,9 g de sal por cada 100 g), la ración será de unos 10 g, que aportarían unos 0,09 g de sal. Y sin sal añadida (0,3 g de sal por cada 100 g), una ración aportaría en torno a los 0,03 g de sal.
  • Fíjate en las etiquetas cuando las compres.

6 / 7 ¿Tienen las mismas calorías?

Hay que partir de la base de que los dos son productos calóricos.

  • La mantequilla tradicional aporta alrededor de 750 kcal, mientras que la mantequilla light reduce las calorías a la mitad hasta 380 kcal por cada 100 g.
  • En cuanto al valor calórico la margarina no cambia mucho (717 kcal / 100 g). Eso sí, el contenido en grasas saturadas son mucho menores.

7 / 7 ¿Productos ultraprocesados?

El proceso de hidrogenar las grasas con el que se elaboraban las margarinas (era la forma de darle consistencia) se utiliza cada vez menos. Con la hidrogenación se le daba consistencia a la grasa vegetal pero a la vez sus grasas se convertían en trans, las más perjudiciales.

  • La mayor parte de fabricantes de margarina ya no usa ese proceso, aunque algunos productos añaden ciertos aditivos o colorantes para darle consistencia.
  • La mantequilla tradicional se obtiene sin procesos químicos, por tanto, se puede considerar "más natural" que la margarina, en cuanto a elaboración.

Actualizado a

el criterio para escoger bien

La margarina nació con el objetivo de ofrecer una alternativa más saludable a la mantequilla, sin embargo, luego se tuvo que matizar este criterio.

Y el motivo principal lo encontramos en que la margarina "se crea a nivel industrial convirtiendo el aceite vegetal en sólido. En general esta conversión se realizaba antes mediante un proceso de hidrogenación. En este proceso se originan ácidos grasos trans, los cuales aumentan el colesterol LDL "el malo” y disminuyen el colesterol HDL “el bueno”, explica la experta.

Relacionado con este artículo

Ahora bien, debido a la alarma social que provocó el conocimiento de la existencia de una relación entre el consumo de ácidos grasos trans y las enfermedades cardiovasculares, "la industria alimentaria ha mejorado el proceso de hidrogenación para disminuir significativamente el número de ácidos grasos trans en las margarinas o hacerlos desaparecer", apunta.

  • Esther Gil, Dietista Nutricionista y Directora de la Clínica de Nutrición y Dietética Esther Gil, aconseja que leamos siempre el etiquetado y que escojamos la margarina sin ácidos grasos trans. Así como que nos fijemos en que aparezca la frase: “Sin aceite de palma”".
  • Aunque un consumo puntual de estos productos puede tener cabida en una dieta saludable, lo ideal, siempre seguirá siendo la elección del aceite de oliva virgen extra, que es cardiosaludable.

¿SON PEORES LAS Grasas saturadas o LAS GRASAS trans?

Según Esther Gil, tanto unas como otras aumentan el colesterol LDL ("el malo"), y por lo tanto, favorecen el desarrollo de aterosclerosis y problemas de corazón, por lo que son grasas no saludables.

Las grasas trans procesadas también tienen el inconveniente de que aparte de aumentar el colesterol LDL, disminuyen el colesterol HDL ("el bueno”).

La mantequilla tiene un mayor contenido en grasas saturadas y colesterol. Y algún tipo de margarina puede tener presentes ácidos grasos trans, así como aceite de palma.

Lo ideal es llevar una dieta en la que:

  • La mayor parte de las grasas de la dieta procedan de grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas, presentes en alimentos como el aceite de oliva, aguacate, frutos secos, pescados azules, etc.
  • El consumo de grasas, aunque sean cardiosaludables, sea moderado, ya que pueden dar lugar a un aumento de peso, y posteriormente todas las enfermedades asociadas al sobrepeso y la obesidad como son la hipertensión, hipercolesterolemia, apnea del sueño, diferentes tipos de cáncer, etc.

Tags relacionados

Por Eva Carnero