Los germinados no son más que semillas transformadas gracias al poder del sol, el agua y las enzimas.

  • Germinan con la humedad. Al ser puestas en remojo, aumentan de tamaño, la cáscara que las recubre se ablanda y se quiebra.
  • A los pocos días, si están conservadas en un espacio húmedo y cálido, los brotes van emergiendo, en busca de la luz.

Relacionado con este artículo

  • Al hidratarse, las semillas generan vitamina C  y el almidón contenido en el embrión se transforma en azúcares. También se genera vitamina B y clorofila, que la planta necesita para absorber la energía que obtiene de la luz del sol.

Sabrosos y de fácil digestión

  • La germinación, a través de las enzimas, transforma algunos de sus componentes, como por ejemplo el almidón, en azúcares más simples, que el organismo digiere y asimila fácilmente. Es el caso de cereales y legumbres que solo pueden tomarse crudos si se germinan.
  • Este proceso, además, aumenta el aporte nutricional del alimento. De hecho, sigue creciendo hasta el momento justo que los comes. Por ejemplo, la vitamina B1 puede aumentar en un 20%.

Son un alimento vivo, con todo su poder nutricional activado

Pero no es la única ventaja de incorporar semillas germinadas a tus menús. También…

  • Regeneran la flora intestinal.
  • Son ricas en sustancias antioxidantes como los betacarotenos y minerales como el hierro.
  • Poseen propiedades antianémicas gracias a su contenido en clorofila.
  • Su aporte calórico es muy bajo.

A la hora de escogerlos, además, cuentas con un abanico muy amplio:

alfalfa

1 / 10 Alfalfa

Combina bien con el aguacate, el queso blanco, la lechuga, las aceitunas, las zanahorias y la cebolla. Pero no te limites a usarla solo en las ensaladas. ¿Has probado a incorporarla como ingrediente en tus tortillas?

berro

2 / 10 Berro

Añade un puñadito de germinados de berro a tus bocadillos vegetales y le darán un toque diferente de color, textura y sabor. También quedan muy bien con el salmón y la remolacha.

brocoli

3 / 10 Brócoli

Si no sueles cocinarlo por su olor, los brotes son asimismo una buena manera de tomarlo. Súmalos como un ingrediente más a tus platos de arroz o pasta. Por ejemplo, puedes saltearlos y coronar con ellos una sopa de verdura.

cebolla

4 / 10 Cebolla

Es otra manera de consumir este vegetal tan popular en nuestra cocina. Puedes incorporarlos a guisos tanto de pescado como de carne, o preparar unos sabrosos tomates rellenos de huevo, atún y germinados de cebolla.

kale

5 / 10 Kale

Los brotes de este tipo de col rizada están de moda por su sabor y propiedades: contienen una cantidad importante de vitaminas C, A y ácido fólico, así como calcio y magnesio. Puedes usarlos como ingrediente para elaborar patés y batidos vegetales.

lenteja

6 / 10 Lenteja

Es una de las legumbres más versátiles y, si la consumes germinada, amplias aún más las opciones de añadirla a tus platos. Puedes elaborar con ellos sabrosas tortitas o como un alimento más en un refrescante ceviche.

mostaza blanca

7 / 10 Mostaza blanca

Prepara con sus germinados una original y energética ensalada, añadiendo nueces y almendras. La mostaza blanca, además, combina muy bien con platos elaborados con especias como el laurel, la salvia y, sobre todo, el estragón.

remolacha

8 / 10 Remolacha

Te proponemos empezar la mañana con un zumo de frambuesas y fresas con brotes de remolacha e hinojo, o preparar unos originales rollitos de merluza con tofu y germinados de esta hortaliza de vistoso color.

rucula

9 / 10 Rúcula

Incorpora un puñadito a tus pizzas vegetales y le darán un toque picante muy apetitoso. Además, su contenido calórico es mínimo y son muy remineralizantes: aportan hierro, potasio, calcio y magnesio.

trebol prado

10 / 10 Trébol de prado

De sabor ligeramente dulce, combina a la perfección con un gran número de ingredientes, desde el tomate al aguacate, pasando por la calabaza o, incluso, la mandarina. Súmalo a ensaladas y sopas, o incluso como aderezo de hamburguesas o de platos de marisco.

Hacerlos en casa es fácil

Aunque cada vez es más fácil adquirirlos en tiendas de alimentación, puede resultar enriquecedor tratar de elaborarlos uno mismo.

  • Coloca 3 cucharadas de semillas en un recipiente ancho de vidrio o porcelana y cúbrelas con agua. Tápalo con una gasa o una tela ligera, deja reposar de 12 a 15 horas en un lugar oscuro y lava después las semillas con agua tibia.
  • Vuelve a introducir las semillas en el recipiente, cúbrelo con una gasa y guárdalo inclinado, con la gasa hacia abajo, en un espacio seco y sin luz, a una temperatura de unos 20 ºC.

Enjuaga las semillas 2 o 3 veces al día los primeros días, y luego solo una vez

  • Cuando los brotes tengan una longitud de unos 3 cm, deja que sigan germinando expuestos a la luz solar (esto favorece el aumento de la vitamina C y potencia su valor nutricional).

Cómo conservarlos

En la nevera, bien secos, en un recipiente de cristal. Pero no los guardes más allá de 3 o 4 días, una semana como máximo, porque se enrancian y, en algunos casos, pueden llegar a adquirir una cierta toxicidad.

Más información:

En "Semillas y germinados", un libro escrito por Jordi Cebrián y editado por RBA Integral, podrás encontrar todos los secretos de este tesoro alimentario.

Tags relacionados