nurofen pediatrico

Actualizado a

Según un informe elaborado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad sobre la utilización de medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINEs), el ibuprofeno es el más consumido, con casi un 14% entre cada 1000 habitantes. Esto da una idea de la enorme repercusión que tiene. Pero, ¿qué es y para qué sirve realmente?

Se trata de un fármaco que pertenece, como demuestra el estudio antes mencionado, al grupo de los llamados antiinflamatorios no esteroideos o AINEs, concretamente al subgrupo de derivados del ácido propiónico. Este tipo de medicamentos están indicados para el tratamiento sintomático del dolor ocasional leve o moderado y para el tratamiento sintomático de la fiebre.

Esto lo convierte en uno de los fármacos elegidos por los padres para tratar a los más pequeños de la casa cuando presentan cualquiera de los síntomas antes mencionados. Pero, ¿cómo y cuándo podemos y debemos administrarlo? Hay que tener en cuenta varios factores cuando se trata de medicar con ibuprofeno a los niños.

Indicaciones para medicar a los más pequeños

Evidentemente tomar ibuprofeno va a ayudar a los niños a sentirse mejor cuando pasan por procesos febriles o dolorosos, por lo que hay que tenerlo en cuenta cuando estas situaciones se presenten. Pero, como sucede con todos los medicamentos, hay que utilizar la dosis correcta si queremos por un lado que tenga el efecto deseado, y por otro no causar ningún problema a la salud de nuestros hijos.

Los intervalos entre toma y toma nunca degen ser inferiores a 4 horas

Los médicos suelen recomendar tener en cuenta el peso del niño, sin olvidar la edad, para calcular la cantidad correcta que se debe administrar. El propio medicamente incluye un prospecto donde esto viene indicado, pero existen tablas que pueden consultarse para estar seguro.

De cualquier manera en lo que todos están de acuerdo es en que no debe administrarse a menores de 3 meses y, desde luego, se debe consultar con el pediatra siempre en el caso de que el pequeño tenga menos de 2 años. Y aunque parece obvio, tampoco debemos suministrarle más de un medicamento que ya contenga ibuprofeno.

  • Hay que darle la dosis correcta con la jeringa que acompaña a los medicamentos líquidos. Y si bien es correcto administrar dosis cada 6 a 8 horas (nunca a intervalos inferiores a 4 horas), también es cierto que no debe excederse en más de cuatro tomas en 24 horas.

Por supuesto, es muy importante darle al pequeño un medicamente específico para niños como por ejemplo la gama de Nurofen Pediátrico suspensión oral, un medicamento a base de ibuprofeno indicado para el tratamiento sintomático de la fiebre y el dolor ocasional de leve a moderado a partir de los 3 meses de edad y con un peso superior a 5kg. Para menores de 2 años consultar siempre al médico. No administrar en caso de úlcera gastroduodenal. Lee el prospecto antes de usar este medicamento y consulta al farmacéutico. Nurofen Pediátrico es un medicamento de Reckitt Benckiser Healthcare, S.A.