gaviscon

Actualizado a

gaviscon

Se trata de los síntomas del reflujo gástrico, una dolencia que sucede más a menudo de lo que pensamos y que incrementa su efecto debido a causas como la obesidad, tabaquismo, un consumo excesivo de alcohol, o por incluir alimentos irritantes para el estómago como cítricos, café e incluso chocolate. Quizá ha llegado el momento de tomarte en serio esas molestias y erradicarlas.

Síntomas del reflujo gástrico

El reflujo gástrico aparece cuando el contenido del estómago vuelve nuevamente hacia el esófago, debido a que el esfínter esofágico inferior, la válvula que se encuentra entre los dos, no queda debidamente cerrada. Entonces es cuando aparecen esos síntomas que mencionábamos al principio, que se resumen básicamente en dos: acidez y regurgitación ácida.

Es esa especie de ardor que sentimos a la altura del esternón después de comer. También puede darse dolor en el pecho o de garganta, tos o dificultad para respirar. Si sucede por la noche es probable que tengas alteración del sueño.

Causas del reflujo más habituales

Si bien la causa última es el reflujo ácido frecuente, es evidente que para que se produzca han tenido que darse una serie de circunstancias anormales, ya que estamos hablando de un músculo que rodea la zona inferior del esófago (esfínter esofágico ya comentado) que se relaja para permitir que los alimentos accedan al estómago. Si ese esfínter se debilita o se relaja de manera anormal, entonces el ácido del estómago sube al esófago, provocando que se irrite y se inflame en ocasiones.

Pero ¿qué provoca esto? Existen varios factores tanto alimenticios como relacionados con el estilo de vida, que sin duda no ayudan a evitar los síntomas del reflujo gástrico. La obesidad se presenta como el primero y más destacado, y por tanto todos los desajustes dietéticos asociados, como consumo excesivo de bebidas alcohólicas, comida con alto contenido en grasa, abuso de alimentos irritantes como el chocolate, la menta, la pimienta y por supuesto el café.

Los síntomas del reflujo gástrico pueden ser muy molestos

Durante el embarazo también es habitual que suceda, ya que al aumentar la presión sobre el abdomen se sobrepasa la barrera entre estómago y esófago. Además, hábitos poco saludables como fumar, comidas copiosas por la noche o algunos medicamentos, pueden agravar el reflujo ácido.

Cómo aliviar el reflujo gástrico: recomendaciones y medicamentos

En realidad, se trata de aplicar el sentido común y empezar a incluir hábitos orientados a facilitar, aligerar y mejorar las digestiones, de forma que permitan que el esfínter esofágico inferior pueda realizar su trabajo con total eficiencia. Así, conviene incluir o aumentar el consumo de frutas y verduras, que facilitan el tránsito; comer menos en cada comida, pero aumentar el número de ellas que se realicen al día, es decir evitar tres atracones diarios, más bien se trata de hacer cinco tomas, para evitar picar entre horas, y hacerlo siempre masticando bien y despacio.

Por supuesto, evitar los alimentos que ya sabemos que son nocivos para esta dolencia y sustituirlos por otros más beneficiosos, como infusiones por café, cocinar al vapor, hervido o al horno, nada de fritos y planchas, y consumir líquido entre las comidas y no durante, para evitar el volumen del estómago.

Además de seguir los consejos que se mencionan anteriormente para llevar una dieta equilibrada y un estilo de vida más saludable, cuando los síntomas se presentan también podemos optar por medicamentos para combatir el reflujo gástrico, como Gaviscon: indicado para el tratamiento de la acidez estomacal y el ardor causado por el reflujo en adultos y niños mayores de 12 años. Este medicamento, que puedes encontrar tanto en comprimidos masticables como en suspensión oral en sobres forma una balsa protectora en la boca del estómago, evitando que los ácidos suban hacia el esófago combatiendo así la sensación de ardor de estómago. Lee las instrucciones de este medicamento y consulta al farmacéutico. Gaviscon es un medicamento de Reckitt Benckiser Healthcare, S.A.

Con todos estos consejos, los siempre molestos síntomas del reflujo gástrico sin duda desaparecerán, y podremos volver a disfrutar de unas digestiones saludables y sin perjuicio para nuestro estómago. ¡Bienvenidos a una vida sana!