Asesorado por la Dra. Cristina Saura, oncóloga e investigadora del Institut d'Oncologia de Vall d'Hebron

Por Soledad López, periodista especializada en salud

leche materna detecta cancer

La detección precoz es clave para la curación del cáncer de mama. Y cuantas más herramientas se tengan para detectarlo a tiempo mejor.

Y parece ser que la leche materna podría ser una de ellas porque puede contener trozos de ADN de un tumor de mama mucho antes de que el cáncer sea detectable.

Este es el objetivo de la oncóloga Cristina Saura y la genetista Miriam Samsó, investigadoras de cáncer de mama en el Institut d'Oncologia de Vall d'Hebron (VHIO), que han obtenido una beca de la Fundación Fero para desarrollar una prueba que permita el diagnóstico precoz del cáncer de mama a través de la leche materna.

por qué se estudia la leche materna

La Dra. Cristina Saura nos explica que la idea embrionaria de este estudio surge un tiempo atrás.

Saura hizo su tesis doctoral sobre el cáncer de mama diagnosticado en mujeres embarazadas. Y ya por aquel entonces, una de las cosas que llamaba la atención era que los tumores de mama que se diagnosticaban en mujeres embarazadas eran más grandes y estaban más avanzados.

¿Por qué? La Dra. Saura asegura que son 3 los factores que pueden influir:

  • Durante el embarazo, la mama sufre cambios -aumento de tamaño y de densidad- para prepararse para la lactancia, lo que hace más difícil detectar cualquier anomalía.
  • La mujer está centrada en el bebé y en la maternidad.
  • Las pruebas radiológicas están muy limitadas durante el embarazo.

"A mí siempre me había inquietado el hecho de que el diagnóstico de cáncer de mama en embarazadas se produjera en un estado tan avanzado. Además, teníamos pacientes de cáncer de mama que habían tenido un hijo y no sabían si sería bueno dar de mamar a sus bebés. Todo ello nos empujó a estudiar la leche materna como posible indicador de cáncer de mama", confiesa la especialista.

el tumor se detecta antes en la leche que en sangre

Hace tiempo que se estudia la posibilidad de detectar de forma precoz el cáncer de mama mediante un análisis de sangre.

  • La técnica que se utiliza es la biopsia líquida en sangre y permite detectar fragmentos de ADN del tumor que se liberan en el torrente sanguíneo.
  • Sin embargo, actualmente la biopsia líquida en sangre solo descubre cánceres metastásicos. La técnica no está suficientemente desarrollada como para encontrar en sangre señales de un tumor incipiente.

Partiendo de este punto, el equipo de la Dra. Saura se planteó la posibilidad de utilizar la biopsia líquida en leche materna en lugar de en sangre para encontrar trazos de ADN del tumor. Y estos fueron los hallazgos:

  • Fiel retrato del tumor. "En las dos primeras pacientes comprobamos que se detectaban trazos de ADN en la leche materna y con las mismas mutaciones que el propio tumor", apunta Saura.
  • Detección en un estadio muy temprano. "En una de las pacientes llegamos a encontrar señales del tumor en una muestra de leche recogida año y medio antes del diagnóstico de cáncer de mama, lo que nos lleva a pensar que en la leche podrían descubrirse tumores indetectables", afirma la oncóloga.

"Se detectó el tumor en una muestra de un año antes del diagnóstico de cáncer"

Con estos primeros datos, recogieron muestras de sangre y muestras de leche de pacientes y compararon los resultados: observaron que la leche materna daba más información porque en ella se encontraba la mutación del tumor y en la sangre no.

"Esto se produce, seguramente, porque el ADN del tumor se libera antes en la leche que en la sangre", nos explica la investigadora.

Diagnóstico precoz en mujeres de riesgo

Ahora, y gracias a la beca de la Fundación Fero, la Dra. Saura y la genetista Miriam Samsó inician un ensayo que tiene como objetivo utilizar la leche materna como herramienta de detección precoz del cáncer de mama en mujeres de alto riesgo.

Para ello, recogerán muestras de leche de mujeres sanas con alto riesgo de cáncer de mama. Se han establecido tres grupos:

  • Mujeres con mutaciones en los genes BRCA1 y BRCA2.
  • Pacientes con antecedentes de cáncer de mama que deciden quedarse embarazadas.
  • Y mujeres que deciden quedarse embarazadas a los 40 años.

Las muestras de leche se recogerán en el tercer trimestre de embarazo o durante el posparto, y se realizarán ecografías y analíticas cada 6 meses durante dos años.

"Con todo ello, pretendemos que el diagnóstico de cáncer de mama sea más temprano", confía la Dra. Saura. Y quien sabe si el análisis de la leche materna puede acabar convirtiéndose en una prueba habitual de detección precoz.