Por Pablo Cubí, periodista

perdida olfato gusto coronavirus

La pérdida de olfato, que médicamente se denomina anosmia, y la del gusto, ageusia, podrían delatar el coronavirus incluso en las primeras fases de infección.

Además de la tos seca y la fiebre, ya bien conocidos, esta otra afectación, que se creía muy minoritaria, está cobrando importancia.

¿UNA PISTA PARA DETECTAR CORONAVIRUS?

La revista The New England Journal of Medecine ha publicado los primeros estudios sobre los síntomas del COVID-19.

Esto ha permitido analizar con más detenimiento algunas señales que hasta ahora se consideraban anecdóticas o no atribuibles al coronavirus.

  • Entre estos síntomas ha llamado la atención la pérdida de olfato y gusto.

Olfato y gusto podrían ser una señal y ayudar a frenar los contagios

Son síntomas menores, pero lo interesante es que si realmente las alteraciones del gusto y el olfato preceden en un tanto por ciento importante a los otros síntomas podríamos tener otra vía de limitar la expansión del coronavirus”, explica el doctor Javier Pagonabarraga, portavoz de la Sociedad Española de Neurología (SEN).

NO SE RELACIONABA CON EL COVID-19

Porque hay médicos que están apuntando a que esta pérdida de olfato, de gusto, o las dos a la vez, las han detectado pacientes que luego han dado positivo en coronavirus.

La asociación de otorrinolaringólogos británicos hicieron pública una carta destinada al Departamento de Sanidad donde indicaban que alrededor de un 30% de casos con coronavirus empezaron teniendo falta de olfato.

El portavoz de la asociación constata que habían aumentado el número de personas que llegaban a la consulta con estos síntomas y sin razón aparente.

Varios de ellos luego han empezado a experimentar la tos seca y la fiebre más característica del COVID-19.

¿POR QUÉ SE PIERDE EL OLFATO?

Que el coronavirus afecte al olfato o al gusto no debería extrañarnos.

El lóbulo olfatorio, la parte que conecta la nariz con el cerebro, está hecho de células nerviosas y mucosa.

Hay muchos virus de vías respiratorias altas que afectan olfato y gusto

Es un nervio que está en contacto directo con las vías respiratorias altas (nariz y garganta) y hay muchos virus que le afectan”, admite el neurólogo Pagonabarraga.

Ocurre lo mismo con las papilas gustativas que nos permiten saborear los alimentos.

  • Es habitual que durante alguna infección respiratoria, una gripe o un simple resfriado, perdamos temporalmente el gusto o el olfato.

Por eso entra dentro de lo posible que este nuevo coronavirus produzca también este efecto.

Y que lo haga no ya cuando la enfermedad está avanzada sino también en las primeras fases.

EL CORONAVIRUS NO AFECTA AL CEREBRO

El virus afecta al lóbulo olfatorio y a las papilas gustativas. Afecta a las células nerviosas de la zona.

Eso no significa que el coronavirus se una a las células nerviosas y que puede atacar al cerebro.

De hecho, se sabe que no es así. “Es un virus que no da muchos síntomas en el sistema nervioso central. No está dando complicaciones de encefalitis o meningitis vírica”, tranquiliza el doctor Pagonabarraga.

Hay otros virus que sí tienen esos efectos, como la encefalitis japonesa o el virus del herpes. Pero no el coronavirus.

ATENTOS AL GUSTO Y OLFATO

Esta afectación del olfato y el gusto puede aparecer entre siete e incluso catorce días antes de que haya fiebre y los síntomas respiratorios claros de la infección por coronavirus”, señala el neurólogo.

Se sospecha que anuncia el coronavirus una o dos semanas antes

Por eso se ha de estar atento ante estos síntomas. Sin olvidar que muchos otros virus puede también causarlo.

  • La Sociedad Española de Otorrinolaringología ha recomendado a las autoridades sanitarias que incluyan esta sintomatología como sospechosa del COVID-19.

Los otorrinos españoles admiten que los datos de estudio son aún muy dispersos. Van de un 5% hasta un 60% de pacientes con falta de olfato. Pero creen que merece tenerse en cuenta.

Los otorrinos británicos son más directos y creen que es una pista clara para detectar posibles personas infectadas antes de que aparezcan los síntomas.

VIGILA TAMBIÉN EL DOLOR DE GARGANTA

Otro factor relacionado con la otorrinolaringología que también se ha de tener en cuenta es el dolor de garganta.

  • El dolor faríngeo ha aparecido entre el 5 y el 17% de los pacientes.

Por tanto, aun siendo más minoritario que los dolores musculares o la fiebre, es otro posible síntoma de COVID-19 que no debe descartarse.

LA RECUPERACIÓN PARECE TOTAL

Tanto por lo que respecta al la pérdida de olfato y gusto, como a los problemas de garganta, se recuperan con el tiempo.

  • Como el COVID-19 es tan nuevo, los médicos no se atreven a hablar aún de una recuperación plena y permanente.

No parecen quedar secuelas del coronavirus tras pasar la infección

Sin embargo, los datos de los pacientes de coronavirus dados de alta así parecen confirmarlo.

Si el paciente evoluciona bien, a los pocos días o como mucho a las pocas semanas de la infección vuelve a tener plena capacidad tanto en las papilas gustativas como las células olfativas.

Tags relacionados