Pablo Cubí
Pablo Cubí del Amo

Periodista

perdida olfato gusto coronavirus

Uno de cada cinco pacientes diagnosticados con Covid-19 presenta pérdida de olfato como primer síntoma de la enfermedad, por lo que a día de hoy nadie duda que puede ser un signo de sospecha de contagio que conviene tener muy en cuenta.

La pérdida del olfato ha marcado la pandemia de Covid-19 al ser uno de los síntomas más destacados con una prevalencia del 53%, sobre todo en pacientes jóvenes y no hospitalizados, según ha podido comprobar la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC) en diferentes estudios.

Pero la pérdida de olfato, medicamente denominada anosmia, y la del gusto, ageusia, no solo podrían delatar el coronavirus incluso en las primeras fases de infección, también podrían ser una secuela de la enfermedad.

Cada vez se están viendo más casos de personas que han pasado la Covid-19 y que no recuperan el olfato. Algo que, por otra parte, no es del todo extraño porque otros virus como los de la gripe o del resfriado común también pueden provocar anosmia.

Pérdida de olfato, ¿síntoma o secuela?

Parece ser que ambas cosas. Y son varios los estudios que se han realizado en este sentido.

  • Un estudio europeo realizado entre más de 400 enfermos comprobó que solo un 44% de los enfermos recuperaba el olfato.
  • Otro estudio muy reciente de la Universidad de Quebec, en Canadá, ha comprobado que un 51% de afectados por pérdida de olfato no lo habían recuperado a los cinco meses de superar la Covid-19.

Ambos estudios ponen de manifiesto que la pérdida de olfato se mantiene en la mayoría de los casos una vez superada la enfermedad. Por tanto, estaríamos hablando de que, además de un síntoma, es una consecuencia de la Covid-19.

una señal valiosa para detectar la covid-19

Al margen de estas últimas evidencias que apuntan a que el virus SARS-CoV-2 puede fulminar nuestro sentido del olfato (como también puede ocurrir con otras infecciones respiratorias), no hay que olvidar que esta señal sigue siendo una pista para detectar la enfermedad y nos puede orientar del curso que puede tomar la infección.

Un estudio reciente realizado por médicos de Atención Primaria de la ciudad de Barcelona asegura que:

  • La pérdida de olfato podría revelar que la enfermedad posiblemente se desarrollará de forma leve,
  • Mientras que si aparecen síntomas como la dificultad respiratoria es un aviso de que la Covid-19 puede ser grave.

La importancia del olfato en la Covid-19

Al incio de la pandemia no se le dio importancia a este síntoma y se consideraba que la pérdida de olfato y gusto era algo anecdótico y no atribuible al coronavirus.

Fue entonces cuando The New England Journal of Medecine publicó los primeros estudios sobre los síntomas de la Covid-19 y revelaba que esta señal no era solo una casualidad.

Son síntomas menores, pero lo interesante es que si realmente las alteraciones del gusto y el olfato preceden en un tanto por ciento importante a los otros síntomas podríamos tener otra vía de limitar la expansión del coronavirus”, explicaba en su momento el doctor Javier Pagonabarraga, portavoz de la Sociedad Española de Neurología (SEN), cuando le preguntamos por los estudios publicados en The New Jorunal of Medicine.

al principio no SE RELACIONABA CON EL COVID-19

Todo empezó cuando la asociación de otorrinolaringólogos británicos hicieron pública una carta destinada al Departamento de Sanidad donde indicaban que alrededor de un 30% de casos con coronavirus empezaron teniendo falta de olfato.

El portavoz de la asociación constataba que habían aumentado el número de personas que llegaban a la consulta con estos síntomas y sin razón aparente.

Varios de ellos luego empezaron a experimentar la tos seca y la fiebre más característica de la Covid-19.

¿POR QUÉ SE PIERDE EL OLFATO?

Que el coronavirus afecte al olfato o al gusto no debería extrañarnos.

El lóbulo olfatorio, la parte que conecta la nariz con el cerebro, está hecho de células nerviosas y mucosa.

Hay muchos virus de vías respiratorias altas que afectan olfato y gusto

Es un nervio que está en contacto directo con las vías respiratorias altas (nariz y garganta) y hay muchos virus que le afectan”, admite el neurólogo Pagonabarraga.

Ocurre lo mismo con las papilas gustativas que nos permiten saborear los alimentos.

  • Es habitual que durante alguna infección respiratoria, una gripe o un simple resfriado, perdamos temporalmente el gusto o el olfato.

Por eso es lógico que este nuevo coronavirus produzca también este efecto.

Y que lo haga no ya cuando la enfermedad está avanzada sino también en las primeras fases.

EL CORONAVIRUS NO AFECTA AL CEREBRO

El virus afecta al lóbulo olfatorio y a las papilas gustativas. Afecta a las células nerviosas de la zona.

Eso no significa que el coronavirus se una a las células nerviosas y que puede atacar al cerebro.

De hecho, se sabe que no es así. “Es un virus que no da muchos síntomas en el sistema nervioso central. No está dando complicaciones de encefalitis o meningitis vírica”, tranquiliza el doctor Pagonabarraga.

Hay otros virus que sí tienen esos efectos, como la encefalitis japonesa o el virus del herpes. Pero no el coronavirus.

ATENTOS AL GUSTO Y OLFATO

Esta afectación del olfato y el gusto puede aparecer entre siete e incluso catorce días antes de que haya fiebre y los síntomas respiratorios claros de la infección por coronavirus”, señala el neurólogo.

Se sospecha que anuncia el coronavirus una o dos semanas antes

Por eso se ha de estar atento ante estos síntomas. Sin olvidar que muchos otros virus puede también causarlo.

  • La Sociedad Española de Otorrinolaringología ya recomendó en su momento a las autoridades sanitarias que incluyeran esta sintomatología como sospechosa de la Covid-19.

Los otorrinos británicos fueron más directos y pensaron desde un principio que era una pista clara para detectar posibles personas infectadas antes de que aparezcan los síntomas.

VIGILA TAMBIÉN EL DOLOR DE GARGANTA

Otro factor relacionado con la otorrinolaringología que también se ha de tener en cuenta es el dolor de garganta.

  • El dolor faríngeo ha aparecido entre el 5 y el 17% de los pacientes.

Por tanto, aun siendo más minoritario que los dolores musculares o la fiebre, es otro posible síntoma de Covid-19 que no debe descartarse.