Eva Mimbrero
Eva Mimbrero

Periodista especializada en salud

5 datos curiosos de la piel que deberías conocer
iStock by Getty Images

La piel es el órgano más extenso de nuestro cuerpo, y debemos cuidarlo no solo por motivos meramente estéticos. Hacerlo es, también, cuestión de salud, como expone la doctora Andrea Combalia, dermatóloga y autora del libro "Piel sana in corpore sano" (Grijalbo).

  • "La piel no es un simple envoltorio. ¡Tiene muchas otras funciones!", afirma en su manual la especialista.

"La piel nos comunica y transmite el estado de nuestro cuerpo y de nuestra mente"

  • Entre otras, nos ayuda a mantener una correcta temperatura corporal, actúa como barrera natural frente a virus y bacterias y nos permite recibir estímulos del exterior.

Precisamente algunas de estas funciones son las que están detrás de un gran número de fenómenos curiosos relacionados con la piel.

La dermatóloga, en su libro, además de aportar prácticos consejos para potenciar la salud y la belleza de la piel, explica el por qué de algunas de las reacciones comunes (y curiosas) que tiene, como por ejemplo las siguientes:

1. ¿Por qué pies y manos se arrugan en el agua?

A todos nos ha pasado alguna vez que, tras estar mucho rato disfrutando de un baño en casa, o en la playa o la piscina, salimos con los dedos arrugados. ¿Pero te has fijado en que este efecto solo se da en la piel de pies y manos? ¿Y que aparece antes en agua dulce que en agua salada, y en agua caliente que en agua fría?

¿Cuál es la explicación que da la ciencia a este curioso efecto?

  • Durante años se creyó que su origen se debía a un proceso bioquímico, conocido como osmosis, relacionado con el paso del agua a través de la piel, expone la especialista.
  • Sin embargo, en los últimos años ha ganado fuerza esta otra explicación: "parece ser que el objetivo de que se arrugue esta piel es mejorar el agarre y la sujeción de los objetos en ambientes muy húmedos y, así evitar el deslizamiento", argumenta la doctora Combalia.

2. ¿Por qué pican las cicatrices?

"Cuando aparece una cicatriz es que la herida ha llegado, como mínimo, hasta la dermis", apunta.

  • La dermis es la capa media de la piel, situada entre la epidermis y la hipodermis. Se compone básicamente por fibras de colágeno y elastina, que aportan fuerza y flexibilidad a la piel. Pero "también es muy rica en terminaciones nerviosas, receptores sensitivos y vasos sanguíneos", añade.
  • Estas terminaciones nerviosas que se han roto debido a la herida (ya sea por un traumatismo o durante una intervención quirúrgica) están muy activas durante el proceso de reparación. "Esto nos ocasiona un dolor, un picor y una sensación de quemazón o angustia que puede mantenerse a lo largo de los días y de los meses incluso ante el mínimo roce", advierte la dermatóloga.
  • "Si es tu caso, no lo dejes pasar y consulta, ya que existen tratamientos que disminuyen la sensación de dolor o picor", aconseja. Pero, sobre todo, no te rasques porque empeorarías la situación al perpetuar el picor.

3. ¿Por qué nos sonrojamos?

Es un fenómeno natural que se debe a causar muy diversas, desde determinadas emociones a la temperatura corporal.

  • Por ejemplo, "cuando sentimos vergüenza se dilatan los vasos sanguíneos de la dermis y aumenta el flujo de sangre hacia nuestra piel", afirma. Esto provoca enrojecimiento y una sensación de calor. Esta reacción puede darse como respuesta a otras emociones como la culpa, la ansiedad, el enfado o el nerviosismo.
  • Hacer deporte también puede hacer que nos pongamos rojos. Es un mecanismo de liberación del exceso de calor que se genera con el ejercicio físico. "Que se dilaten los pequeños vasos sanguíneos de nuestra piel permite que nuestra sangre, de algún modo, se refresque", apunta la doctora Combalia.

Eso sí, no debes confundir esta reacción natural con la cuperosis, una dilatación de los vasos sanguíneos que suele aparecer en pacientes con rosácea. En ellos, el enrojecimiento no va y viene, sino que permanece.

4. ¿Y por qué el miedo nos pone pálidos?

Uno de los efectos de la adrenalina, que es la hormona que segregamos ante situaciones de estrés, es que contrae los vasos sanguíneos de la piel. "Lo hace para desviar toda la sangre a nuestros músculos", explica la dermatóloga.

  • Esta reacción tiene su lógica: al sentir que estamos en peligro, el cuerpo les proporciona más sangre por si tenemos que salir corriendo.

Otra cosa es la palidez que precede a los mareos o al desmayo. "Ocurre cuando el cuerpo reacciona de una manera exagerada frente a un factor desencadenante, como puede ser ver sangre o tener mucho miedo", prosigue Andrea Combalia.

  • En estos casos se da el efecto contrario al del estrés: "la frecuencia cardiaca se enlentece, la presión arterial baja de golpe y, en consecuencia, el flujo de la sangre en piel y cerebro disminuye", aclara.

5. ¿Por qué los puntos negros son negros?

Si te fijas, cuando se extrae un punto negro en una limpieza facial, solo la parte más externa es oscura. El resto de espinilla tiene un color blanquecino. ¿Por qué se da esta diferencia de color?

  • Es el contacto con el exterior lo que hace que el exceso de sebo, queratina, pigmento y células muertas que se acumula en el interior de los poros se oxide, ensucie y oscurezca.

"Las rutinas cosméticas ayudan, pero para cuidar la piel también es necesario actuar sobre el estilo de vida"

  • "La exposición a la contaminación y al humo del tabaco empeora más la situación", advierte la autora del manual.

Para tratarlos y evitar que vuelvan a aparecer, una correcta limpieza es fundamental. Pero nunca debes intentar eliminarlos presionándolos, porque esto aumenta el riesgo de inflamación y de infección en la zona.