que dolor de cabeaz tiene

Actualizado el

que dolor de cabeaz tiene

Cómo te duele la cabeza es algo que solo sabes (y sufres) tú. Y es lógico: la Clasificación Internacional de las Cefaleas ha cuantificado –de momento– más de 150 tipos distintos de dolores de cabeza, y ni siquiera los médicos se acaban de poner de acuerdo sobre cuál es su origen. Parece claro que ocurre porque hay muchos factores que pueden provocarlos (y a veces confluyen varios a la vez).

¿Qué está tras tu dolor? Si ya has identificado situaciones que en ti precipitan las cefaleas (la luz intensa, el estrés, los cambios hormonales...) pero no consigues librarte de ellas, tal vez no hayas tenido en cuenta otros factores menos conocidos que pueden influir.

Relacionado con este artículo

¿Qué te alivia? Abusar de los fármacos no conviene (el dolor se puede cronificar). Pero hay otras formas –que quizá nunca has probado– de calmar el dolor.

¿Es peligroso sufrir cefaleas?

La mayoría de las cefaleas son benignas pero hay casos en los que se puede tratar de una urgencia: cuanto menos específico sea el dolor, mayor precaución debe tenerse.

Si son muy recurrentes conviene acudir al médico para identificar qué hay tras ellas, tratarlas y mejorar la calidad de vida. Si no se solucionan, pueden empeorar cada vez más.

Relacionado con este artículo

Si se produce un cambio en las características del dolor, se hace más intenso o más frecuente de lo habitual, o si se acompaña de otro síntoma no habitual debes acudir al médico.

¿Cuánto te afecta a ti?

Responde estas preguntas A, B o C, en función de cuánto crees que tus cefaleas afectan a tu calidad de vida:

  • A) Nunca o pocas veces
  • B) A veces o a menudo
  • C) Siempre
  1. Cuando tienes dolor de cabeza, ¿cuántas veces es intenso?
  2. ¿Con qué frecuencia el dolor limita tu capacidad para realizar actividades diarias habituales?
  3. Cuando te duele la cabeza, ¿lo que más quieres es acostarte?
  4. En el último mes, ¿el dolor te ha hecho sentir demasiado cansado/a para realizar tus tareas?
  5. En el último mes, ¿el dolor te ha hecho sentir harto/a o irritado/a?
  6. En el último mes, ¿el dolor ha afectado a tu capacidad de concentración?

​Llevar un diario del dolor te ayuda a identificarlo mejor

  • Si has respondido a todas las preguntas "nunca o pocas veces": la frecuencia de tus dolores de cabeza se considera normal y no afectan a tu calidad de vida. Pero puedes hacer mucho por evitarlos.
  • Si has respondido al menos en tres ocasiones "a veces o a menudo": la situación no es preocupante, pero tu dolor de cabeza ya impacta en tu bienestar. Adopta estrategias para evitar que se cronifique.
  • Si la mayoría de tus respuestas son "a veces o a menudo" y también has respondido a alguna pregunta "siempre": tus migrañas son incapacitantes. Intenta cambiar algunos hábitos de vida para controlarlas y acude al médico para buscar soluciones.

IDENTIFICA QUÉ TIPO DE CEFALEA SUFRES

No hay una única estrategia contra el dolor de cabeza (lo que le sirve a una persona puede no ser lo más eficaz para otra). Tienes que trazar tu propio "plan" para evitar el dolor (y mitigarlo si se presenta).

Para empezar, investiga cómo es tu dolor. Hay cefaleas muy características y fáciles de reconocer, en función de cómo sientes el dolor y qué factores lo desencadenan. Averigua qué las provoca y cómo se suelen tratar.

1. Migraña

  • Duele un solo lado de la cabeza y es pulsátil (notas como un latido). Dura de 4 a 72 horas.
  • Puede empeorarla los trastornos del ánimo, la apnea del sueño, los cambios hormonales...
  • Descansar en un lugar tranquilo y oscuro y aplicar un paño de agua fría en la frente lo alivia.

2. Cefalea de tensión

  • Afecta a los dos lados de la cabeza (como si te apretase una cinta). Dura de minutos a días.
  • Aparece provocada por motivos como un ruido fuerte, la luz intensa, la deshidratación, la fatiga visual, dormir mal, malas posturas...
  • Ayudan los analgésicos, descansar, hacer estiramientos y los ejercicios de relajación.

3. Cefalea de esfuerzo

  • Suele ser pulsátil o punzante, dura menos de 48 horas y puede parecerse a una migraña.
  • Un esfuerzo físico (hacer deporte intenso o durante un rato, correr, agacharse, el coito...).
  • Calentar antes de realizar el ejercicio puede evitarla. Los analgésicos la alivian.

4. En racimo

  • Es un dolor muy intenso e incapacitante alrededor del ojo. A veces hay lagrimeo o congestión nasal.
  • El alcohol y el tabaco, los fármacos vasodilatadores, la exposición a la altitud y dormir la siesta.
  • Suelen ser necesarios fármacos específicos para combatir el intenso dolor que causa.

5. Hípnica

  • Se parece a la migraña pero lo característico es que siempre ocurre por la noche y a la misma hora. Suele afectar a personas de más de 50 años y también le llaman "cefalea despertador".
  • Se cree que la alteración del reloj biológico (como los cambios en el patrón del sueño) las precipita.
  • Tomar una taza de café (o analgésicos con cafeína si los receta el médico) puede ayudar.

¿Y si es... cefalea de rebote?

Tomar analgésicos sistemáticamente y sin control médico ante un dolor de cabeza, hace que pueda cronificarse. Se considera que hay un abuso, según la International Headache Society, si en los últimos 3 meses se ha recurrido a los fármacos 10 días o más.

actúa antes de que se agudice

Hay determinadas señales que te avisan de que va a venir el dolor. Por ejemplo, algunas migrañas se manifiestan horas o días antes con diversos síntomas. Ese "aura" te advierte, y si actúas a tiempo puedes llegar a frenarlas. Estate atenta a estos síntomas:

Hay señales que te indican que "va a venir" el dolor

  • Ves "manchas" volando, líneas en zigzag, puntos brillantes, destellos... o dejas de ver por un tiempo.
  • Te molesta el ruido y la luz intensa. Algunos olores muy fuertes también pueden resultarte desagradables.
  • Sientes náuseas o tienes vómitos sin una causa aparente o sufres molestias intestinales antes de la migraña.

los bostezos Y la irritabilidad también te avisan

Bostezar es un síntoma común en algunas personas durante la fase "premonitoria" (el período que ocurre horas o días antes de una migraña) o durante el dolor de cabeza mismo. Tenlo en cuenta, sobre todo si aparecen junto a otros síntomas de migraña.

Ocurre porque se libera un neurotransmisor conocido como dopamina que activa una parte del cerebro (el hipotálamo) justo antes de que ocurra la migraña.

Los cambios de apetito pueden ser una señal

Un sueño excesivo, irritabilidad, cambios en el apetito (antojos) o en la apetencia sexual, rigidez de cuello, problemas de concentración, orinar con frecuencia... también pueden avisar de la migraña.

Para saber si alguno de estos síntomas te advierte de que la migraña está en camino conviene que te fijes en si se presentan con frecuencia antes de que sobrevenga el dolor. Conocer estas señales te puede resultar útil para actuar a tiempo

¿Y si se presenta el aura?

Si ya sabes cómo te avisa a ti la migraña, cuando te ocurra sigue estos consejos:

  • Evita los posibles desencadenantes del dolor de cabeza.
  • Descansa bien, cuida tu alimentación (hay alimentos que te convienen más que otros), trata de relajarte y bebe suficiente agua.