Por Eva Mimbrero, periodista especializada en salud

1 de cada 4 personas de más de 25 años acabará sufriendo un ictus
iStock by Getty Images

Si no hacemos nada para poner freno a una tendencia que va en aumento, 1 de cada 4 personas de más de 25 años sufrirá un ictus a lo largo de su vida. Lo advierte la Sociedad Española de Neurología (SEN) con motivo del Día Mundial del Ictus, que se celebra el 29 de octubre.

El envejecimiento de la población puede hacer que el número de casos aumente

Afortunadamente, podemos hacer mucho por reducir nuestro riesgo: "hasta un 90% de los casos se podrían prevenir con un adecuado control de los factores de riesgo modificables de esta enfermedad", afirma la entidad en un comunicado.

Lo que más aumenta el riesgo de ictus

Pero, ¿hasta qué punto los hábitos de vida influyen? ¿Y cuáles son los que más aumentan o reducen su posible aparición? Conscientes de la importancia que tiene hacer llegar esta información a la sociedad, la SEN ha publicado un documento en el que recoge consejos y datos actualizados al respecto. Así...

  • En los fumadores el riesgo de sufrir un ictus isquémico (el que ocurre cuando un coágulo interrumpe el flujo sanguíneo que llega al cerebro) se dobla. Y es entre dos y cuatro veces más alto para los ictus hemorrágicos (provocados porque se rompe un vaso sanguíneo).
  • Beber alcohol en exceso también se asocia a un aumento de las posibilidades de padecer un ictus hemorrágico. Y cuando el consumo es en grandes cantidades y poco tiempo, lo que se incrementa más son las opciones de ictus isquémicos.
  • La obesidad es otro factor a tener en cuenta. Según la sociedad de neurólogos, tan solo con perder el 10% del peso corporal en caso de padecer este trastorno, el riesgo de ictus se reduce hasta un 21%.
  • El estrés crónico tampoco hace bien a nuestro cerebro. Cuando se debe a causas psicosociales, aumenta sobre todo el riesgo de ictus hemorrágicos; y cuando el estrés es laboral aumentan las opciones de ictus isquémicos.
  • La contaminación es otra de las cosas a tener en cuenta. El 21% de las muertes por ictus se le atribuyen a ella, informa la SEN. Por ello, "aconsejamos desarrollar políticas encaminadas a disminuir la contaminación atmosférica, porque también es un factor de riesgo importante", sostiene la experta.

Y lo que más lo reduce

"Seguir una dieta mediterránea suplementada con aceite de oliva y frutos secos, así como la práctica regular de actividad física, son medidas fundamentales para reducir el riesgo de sufrir un ictus", aconseja la doctora Alonso de Leciñana.

La relación de ictus y Covid-19

Es uno de los temas que actualmente está en estudio. De hecho, en los últimos meses se ha publicado numerosa información al respecto, en algunas ocasiones contradictoria.

Por ello, la neuróloga aclara lo siguiente: "actualmente no podemos afirmar que la infección por coronavirus aumente específicamente el riesgo de padecer un ictus y, desde luego, el ictus no es una de las principales complicaciones de la infección".

El riesgo de muerte o dependencia en personas con ictus y Covid-19 es hasta 4 veces mayor que sin la infección

Aunque, "en todo caso, los datos sí apuntan a que los pacientes con Covid-19 que sufren un ictus, lo padecerán de forma más grave y tendrán peor evolución", matiza la doctora Alonso de Leciñana. Además...

  • "Algunos estudios también apuntan a que tener antecedentes de ictus aumenta hasta 3 veces el riesgo de fallecer por la infección", añade.

"En un día del ictus tan especial como este, es importante hacer un llamamiento a la población para que se extremen las medidas de precaución frente al contagio del coronavirus: con ello, además de prevenir la Covid-19, también ayudaremos a preservar la atención de pacientes que sufren otras enfermedades como el ictus”, señala la neuróloga.

Porque hay que tener presente que el ictus es siempre una urgencia médica y que, como tal, es muy importante no dejar de acudir al hospital por miedo a contagiarse de la Covid-19.

el ictus no es solo cosa de mayores

Aunque la incidencia del ictus crece a partir de los 65 años, esto no quiere decir que las personas más jóvenes no estén en riesgo. Según datos de la SEN...

  • El 27% de los ictus que se atienden en los hospitales españoles los sufren personas de menos de 65 años.
  • De ellos, el 8% tienen menos de 50 años.

Tags relacionados