¿Necesitas un suplemento de hierro? Descubre cómo tomarlo y sus efectos secundarios

Cuando la anemia no puede solucionarse con la dieta, en algunos casos es necesario tomar suplementos de hierro. Te explicamos qué tipos de suplementos de hierro hay, cuáles son sus efectos secundarios y cómo tomarlos .

Actualizado a
Cómo tomar los suplementos de hierro y sus posibles efectos
iStock by Getty Images
Pablo Cubí
Pablo Cubí del Amo

Periodista

Cuando una persona con anemia no consigue mejorar los niveles de hierro con la dieta, el médico puede recomendarle tomar suplementos de hierro por vía oral.

Estos suplementos siempre deben tomarse bajo control médico porque pueden tener efectos secundarios e incluso, si hay un exceso pueden provocar una patología, la hemocromatosis.

La primera opción para la anemia siempre será una dieta equilibrada y variada

Lo primero, no obstante, es averiguar cuál es la causa de la falta hierro y cuál es la mejor opción de tratamiento en cada caso.

¿Cuándo pueden ser necesarios los suplementos de hierro?

Los motivos por los que puede ser necesario un aporte de hierro extra son varios.

  • Lo habitual es que sea una anemia la que cause los niveles bajos. El hierro es un elemento fundamental para transportar el oxígeno y los nutrientes por la sangre.
  • También puede aconsejarse a personas que teniendo los niveles correctos, necesitan un aporte puntual extra, como los adolescentes, las mujeres durante el embarazo o la lactancia.
  • El otro gran grupo son los vegetarianos estrictos, que pueden tener un déficit porque una de las principales fuentes es la carne.
  • Hay otros casos más concretos, como puede ser una mala absorción del hierro después de una operación de estómago o en ciertos problemas alérgicos, como en el caso de los celíacos, que siempre van a tener que estar controlados por un especialista.

¿Qué tipo de suplementos de hierro hay?

La vía más rápida de aportar hierro a nuestro cuerpo es la intravenosa.

  • Hay casos de urgencia que necesitan un aporte inmediato y entonces se administra con una inyección. La asimilación es inmediata.
  • También se puede recurrir a la vía intravenosa cuando la persona tiene intolerancia al hierro y no lo puede tomar por la boca.

Los suplementos de sal ferrosa a veces causan malestar estomacal

  • Sin embargo, la manera habitual de administrar suplementos de hierro es por vía oral (comprimidos o solución).

Estos suplementos suelen contener sal ferrosa o sulfato ferroso. Es lo más barato y el que aporta mayor cantidad de hierro.

Efectos secundarios de los suplementos de hierro

El problema de estos suplementos es que a veces produce absorciones irregulares, malestar gástrico, ardor de estómago y tanto estreñimiento como diarreas, según los casos”, explica el doctor Ricardo Gómez, presidente de la Sociedad Española de Medicina Interna.

  • Por suerte, para estos casos existe otro tipo de sales con hierro que pueden ser un sustituto si el paciente no tolera la sal ferrosa.
  • Hay suplementos de hierro combinados con otros minerales o vitaminas, como la vitamina B12, que suelen ser más asimilables, pero siempre debe ser el médico quién decida el tipo y el formato de administración.

Los efectos secundarios más comunes cuando tomas hierro para la anemia suelen ser:

  • Heces oscuras.
  • Molestias de estómago.
  • Mareos y náuseas.
  • Estreñimiento o diarrea.
  • Mal sabor de boca.

El color oscuro de las heces es normal, ya que el hierro que el organismo no absorbe se elimina de esta forma. No debe generar preocupación.

Beber mucha agua durante el día y aumentar el consumo de fibra procedente de frutas y verduras ayudará a combatir el posible estreñimiento.

Los problemas intestinales responden a una hipersensibilidad del organismo a este mineral. Si afectan mucho a la calidad de vida puedes hablar con le médico para cambiar la dosis o el formato, siempre bajo su criterio.

Cómo se toma el hierro

El hierro, en general, se absorbe mejor si no interactúa con otros alimentos. Por eso los suplementos se aconseja siempre tomarlos en ayunas.

  • También puede tomarse acompañado de zumos. Para que el cuerpo lo absorba bien, el hierro también requiere un nivel de acidez muy alto, que sí aporta la vitamina C. Por eso sí se aconseja tomar un zumo de naranja o mandarina.

Hay que esperar 15 minutos a desayunar después de tomarlo

Otros líquidos, en apariencia inocuos, como un café o un té, tienen polifenoles, que también pueden frenar la absorción del hierro.

Y no se recomienda tomar leche ni lácteos hasta 2 horas después del suplemento. Los lácteos son uno de los principales inhibidores del hierro por su contenido en calcio y caseína.

  • Por tanto, retrasa el desayuno después de tomar el hierro por la mañana. “Los médicos recomendamos que esperes unos quince minutos antes de poder desayunar con cereales y lácteos”, concreta el doctor Gómez.

¿Suplemento o medicamento?

El hierro es un suplemento químico no un complemento nutricional, se da en circunstancias concretas y te lo receta el médico”, recuerda el doctor Gómez.

En casos serios de carencia de hierro, la solución no es un complemento vitamínico

Otra cosa es que quieras tomar complementos nutricionales, minerales y vitamínicos que incluyan hierro en su composición.

El hierro lo absorbe nuestro cuerpo de manera natural a través de la alimentación. Hay dos tipos de hierro presente en los alimentos:

  • El hierro hemo, que es el que se consigue a través de la carne animal. Está presente en una gran cantidad y es el que mejor absorbe nuestro cuerpo.
  • El hierro no hemo, proviene de los alimentos vegetales. Es el presente en arroz, legumbres y sobre todo cereales. No es tan fácil de absorber. Por eso algunas personas que no toman carne y no tienen una dieta bien equilibrada pueden tener déficit. Las personas que siguen dietas sin carne deben consultar con un nutricionista para que les asesore.

"Si se pretende subsanar el déficit con complementos nutricionales vitamínicos y minerales, su efectividad puede ser muy relativa" aclara el Dr. Gómez. No es probable que te cree molestias, pero está claro que si tienes un déficit de hierro, lo tienes que solucionar con suplementos de sales ferrosas o sulfato ferroso y bajo pauta médica.