Asesorado por la Dra. Enriqueta Felip, Jefa de Sección del Servicio de Oncología Médica del Hospital de la Vall d'Hebron

Por Eva Mimbrero, periodista especializada en salud

como se trata el cancer hoy

La complejidad de una enfermedad como el cáncer explica, en parte, por qué a veces cuesta tanto avanzar en su cura. Sin embargo, poco a poco se van descubriendo vías que permiten que los tratamientos sean cada vez más personalizados y precisos.

Para seguir recorriendo este camino es imprescindible entender los mecanismos implicados en los diferentes tumores.

Las células crecen de forma muy rápida

Cuando una célula necesita ser reemplazada se divide, creando copias idénticas. Pero este proceso puede alterarse y las copias son defectuosas. Tras eso, el sistema inmunológico se encarga de eliminarlas y de restablecer un correcto equilibrio celular.

Sin embargo, en ocasiones esta “limpieza” natural no funciona y aparece el cáncer.

  • Todavía desconocemos cuál es el factor real que hace que una célula empiece a crecer de forma descontrolada y que el sistema inmunológico no lo pueda reconocer”, nos cuenta la doctora Enriqueta Felip, Jefa de Sección del Servicio de Oncología Médica del Hospital de la Vall d'Hebron y una de las principales investigadoras de esta enfermedad en nuestro país.

El apoyo al paciente y a los familiares es fundamental

Sin duda, el hecho de que bajo el paraguas de la palabra cáncer se engloben un gran número de enfermedades distintas entre sí justifica, en buena parte, la dificultad de hallar ese elemento clave que pueda marcar la diferencia en el diagnóstico y el tratamiento.

De hecho, como nos explica la oncóloga, “cuando hablamos, por ejemplo, de cáncer de pulmón, de colon o de melanoma, no nos referimos a un solo cáncer, hay muchos tipos en función de las alteraciones moleculares”. Lo positivo es que ahora se sabe más sobre estas alteraciones, y esto está permitiendo identificar subgrupos de pacientes que reciben tratamientos más específicos.

el objetivo: Detectarlos mucho antes

¿Sabías que, en algunos tumores, pueden pasar años, incluso décadas, desde que se empiezan a formar hasta que se notan los primeros síntomas?

El interés se centra en identificar cuanto antes a las personas con más riesgo

  • El diagnóstico precoz podría ser de gran utilidad en estos casos. Y la comunidad científica está apostando claramente por ello: una de las iniciativas más recientes es la creación de la Alianza Internacional para la Detección Temprana del Cáncer, una entidad cuyo objetivo principal es identificar los signos más precoces del trastorno.

    En este sentido, la biopsia líquida (un análisis de sangre en el que se buscan una serie de marcadores) “va a tener un papel elemental en los procesos de cribaje en un futuro –opina Felip–. Ahora, gracias a ella, somos capaces de identificar marcadores moleculares que nos ayudan a predecir la respuesta a los tratamientos”.

Nuevas técnicas de TRATAMIENTO

La quimioterapia, la radioterapia y la cirugía siguen teniendo un papel muy importante a la hora de abordar el cáncer. Pero no son las únicas armas con las que, hoy en día, cuentan los oncólogos.

Terapia dirigida

Se basa en una serie de fármacos que actúan contra diferentes dianas. Y lo hacen...

  • Impidiendo que se formen nuevos vasos sanguíneos que alimenten al tumor. Este es el principal objetivo de los fármacos antiangiogénicos. No hay que olvidar que, a través de la sangre, las células tumorales reciben nutrientes indispensables para que puedan seguir creciendo.
  • Atacando directamente a algunas proteínas que favorecen un crecimiento más rápido de los tumores. Es el caso de la HER2, muy ligada a cánceres de mama que son especialmente agresivos, o la EGFR, muy presente en los tumores de colon y de recto.

Inmunoterapia

El objetivo principal de la inmunoterapia es potenciar al máximo nuestro sistema de defensas para eliminar las células malignas, y ya se usa para tratar un gran número de tumores.

Esta técnica ha representado una revolución en el tratamiento del cáncer

"Pero no todos los pacientes responden bien a este tipo de tratamientos: por eso continuar investigando los mecanismos de resistencia sigue siendo importante hoy en día", nos cuenta la doctora Felip.

"Sospechamos que, para que tenga efecto, es básico que el tumor permita penetrar en él", añade. Por suerte, ya hay muchas investigaciones centradas en saber por qué a veces esto no es posible.

Se estudia si también puede ayudar en fase preoperatoria

  • Una de las más recientes y esperanzadoras es el hallazgo reciente de un gen (PAK4), que parece tener un papel fundamental a la hora de impedir que un tipo de glóbulos blancos (los linfocitos T) puedan acceder al interior de los tumores.

    "Una vez identificado el gen lo bloqueamos con un fármaco y, en modelos animales, vimos que el tratamiento con inmunoterapia funcionaba mejor y que había más linfocitos T en los tumores", nos cuenta el doctor Antoni Ribas, responsable principal de este estudio de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA).

    La investigación está en fase inicial, pero representa una nueva posible vía de tratamiento.

Prevenir sigue siendo básico

“Sabemos que hay tumores que están relacionados claramente con la forma de vivir”, afirma Felip. De hecho, según la Sociedad Española de Oncología Médica, unos buenos hábitos podrían prevenir hasta un 40 % de los casos.

  • El tabaco es el más perjudicial. Se calcula que está detrás del 33 % de los tumores. El alcohol tampoco se queda atrás: provoca el 12 % de casos.
  • La obesidad, y todo lo que va ligado a ella (sedentarismo, dieta rica en grasas...) podría influir en uno de cada 20 tumores en Europa. Y la creencia de que perder el peso que sobra previene el cáncer cada vez toma más fuerza.
  • "Protegerse del sol con una crema protectora adecuada también es muy importante", añade la oncóloga.

Todo esto nos da una idea de hasta qué punto la prevención es fundamental en la lucha contra esta enfermedad.

Tags relacionados