Por qué las zapatillas de fibra de carbono son ahora lo más para hacer deporte

Las zapatillas de fibra de carbono se han convertido en el gran boom entre los runners. Tienen indudables beneficios, como han admitido los podólogos, aunque también hay que saber a quién le conviene. No son adecuadas para todos los corredores.

Actualizado a
zapatillas corbono

Las zapatillas de fibra de carbono necesitan un tiempo de adaptación.

Istock
Pablo Cubí
Pablo Cubí del Amo

Periodista

Los aficionados a correr están convirtiendo las zapatillas con placa de fibra de carbono como las más populares de los últimos años por su mejora en el rendimiento. Esto ha hecho que buena parte de las grandes marcas ofrezcan modelos que las incluyen.

Hay que decir de entrada que no es una opción para todo el mundo, puesto que están diseñadas sobre todo para carreras largas y rápidas y en superficies lisas, como puede ser una maratón. Si vas a ritmo lento o con cambios de dirección constantes no se recomiendan. No son los únicos aspectos que hay tener en cuenta.

Por qué triunfan las zapatillas con carbono

Hay estudios que avalan que este tipo de zapatillas confieren un 4% de mayor rendimiento al corredor y con un menor gasto energético”, explica Jorge Escoto, miembro de la dirección del Colegio de Podólogos de la Comunidad Valenciana.

Esto se debe a varios factores:

  • Da un empuje extra en la etapa de despegue. La fibra de carbono ayuda a aprovechar mejor la energía del corredor y la enfoca hacia adelante.
  • Aporta más estabilidad. Al menos es lo que aseguran los fabricantes. Al ser material semi rígido evita el exceso de movimiento lateral en todas las etapas de la pisada. Los podólogos tienen sus reparos al respecto.
  • Algunos modelos tienen un diseño en forma de balancín que mejora la propulsión.

Un beneficio adicional es que se suelen combinar con mediasuelas de espumas suaves y que consiguen una buena amortiguación sin que sean más pesadas. Esta combinación las hace especialmente cómodas y duraderas.

Qué problemas ven los podólogos

También hay que tener en cuenta que no son para todo el mundo ni se pueden empezar a utilizar sin más. Los podólogos apuntan varios consejos que conviene tener en cuenta.

  • Requieren una adaptación progresiva. Hay que acostumbrarse a la sensación y la mecánica de estas zapatillas. No te lances sin más a llevarlas siempre. “Esto evitará dolores y lesiones; los podólogos aconsejamos que no se debe sacrificar el rendimiento por las lesiones”, enfatiza Escoto.
  • Generan cierta inestabilidad. Si el cuerpo no es capaz de contrarrestarla, puede provocar sobrecargas. Es muy común en los corredores que talonean (aterrizan con el talón, por ejemplo por mala flexión de la rodilla o exceso de zancada).

En este punto es muy importante que conozcas bien tu ritmo de carrera y peso y escoger el modelo más adecuado”, apunta el podólogo. Cada modelo tiene unos materiales de amortiguación diferentes.

  • No son adecuadas en cintas de correr. Este tipo de zapatillas provocan una vibración en las piernas de los corredores. Esta vibración aumenta cuando el entrenamiento es en las cintas de correr.

En ocasiones genera la conocida como “rodilla del corredor”, molestia de la zona externa de la rodilla, sobre todo cuando el pie golpea el suelo.

  • Exigen más de la parte muscular posterior: la fascia y el tendón de Aquiles, sobre todo. La musculatura de la parte posterior de la pierna tiene que estar preparada para este sobreesfuerzo.
  • Provocan más sobrecarga en la zona del medio pie. Eso significa que si tienes el arco del pie más plano has de tener especial cuidado y no abusar de este tipo de zapatillas.
  • Las personas con pies huesudos pueden notar más molestias si el material que envuelve la placa de carbono no es lo suficientemente grueso y con la capacidad de amortiguación adecuada. Conviene que se asesoren por un especialista.

Qué has de sopesar antes de comprar estas zapatillas

Otro aspecto que has de valorar antes de decidirte a comprar unas zapatillas con placa de fibra de carbono es el precio. Son más caras que las zapatillas convencionales.

Esto es porque la fabricación con la fibra de carbono es costosa y compleja. Seguramente, la novedad y las ventajas que suponen han incentivado las ventas y con ello también la oportunidad de negocio para las marcas.

Por tanto, es de lógica que te plantees bien si son una buena opción para ti. Lo más importante es que elijas las zapatillas que mejor se adapten y no te dejes llevar por las modas o consejos sin base médica.

Como hemos indicado antes, no son para todo el mundo y puedes no adaptarte bien por tu tipo de pisada o por tu físico. Por eso es buena idea que antes de una inversión en un modelo concreto consultes con un podólogo.

Los corredores deben conocer perfectamente sus pies, su ritmo de carrera, forma de correr y superficie, y esto requiere la realización de un estudio biomecánico”, confirma Escoto.