Maria Jose Sanchez Perez
Dr. Maria-José Sánchez-Pérez

Directora científica del Instituto de Investigación Biosanitaria de Granada (ibs.GRANADA)

Pablo Cubí
Pablo Cubí del Amo

Periodista

Confirmado: el bisfenol A favorece la aparición de cáncer de mama y próstata
iStock by Getty Images

Estamos rodeados de tóxicos. Esa no es una novedad. Hay productos que se encuentran en el ojo crítico de los científicos desde hace años, como fuentes potenciales de riesgos tanto para el desarrollo infantil como para el equilibrio hormonal de adultos.

  • Estas sustancias se conocen como disruptores endocrinos y su acción aumenta el riesgo de alteraciones fisiológicas.

Una de las sustancias químicas más comunes y criticadas es el bisfenol A (BPA). Está sobre todo en plásticos y las sospechas hicieron que incluso se prohibiera su uso para fabricar biberones.

Un seguimiento de veinte años

Varios estudios apuntaban que el bisfenol A también favorecía el cáncer de próstata. Estas sospechas se han visto reafirmadas por un nuevo trabajo de investigación.

Investigadores de la Escuela Andaluza de Salud Pública y el Instituto de Investigación Biosanitaria de Granada (ibs.Granada) han podido confirmarlo a través de un trabajo en colaboración con varios centros de investigación durante veinte años.

Los que tenían los niveles más altos de BPA en sangre tuvieron años después cáncer de próstata

En el estudio se incluyeron más de 4.800 personas. Entre 1992 y 1996 se midió la concentración de bisfenol A en la sangre de estas personas sanas.

Se han seguido a los participantes durante dos décadas. Algunas de estas personas desarrollaron cánceres:

  • 547 mujeres habían desarrollado cáncer de mama.
  • 575 hombres desarrollaron cáncer de próstata.

Hemos encontrado que los sujetos que tuvieron cáncer de próstata coincidían con los que tenían los niveles más altos de bisfenol hace 20 años”, explica la doctora María José Sánchez Pérez, directora científica del Ibs.Granada.

Los individuos que no tuvieron cáncer tenían unos niveles bajos o incluso indetectables de este disruptor endocrino.

Sin pruebas en cáncer de mama

Pocos estudios habían establecido una relación tan clara entre este tipo de cáncer, vinculado a las hormonas, y el bisfenol.

El estudio sin embargo no pudo demostrar la otra gran sospecha. La relación entre el cáncer de mama y el bisfenol.

Este trabajo es muy válido dado, el número de participantes y el tiempo de seguimiento”, confirma la doctora Sánchez Pérez. De hecho, es el primero que analiza los efectos de este químico a largo plazo en pacientes de estos dos tipos de cáncer.

¿Significa que el bisfenol A no provoca cáncer de mama? Los autores del estudio son prudentes y no quieren negarlo categóricamente.

Exigir la eliminación del BPA

Del estudio lo que queda claro es que el bisfenol A tiene riesgos significativos para la salud de la población.

  • Deberíamos advertir sobre la necesidad de evitar la exposición al BPA. Es malo para nosotros y para nuestros hijos”, apunta la directora científica.

De hecho, la Unión Europea hace años que se está ocupando y paulatinamente va enviando más recomendaciones para que se reduzca el uso de este químico.

"Al coger una botella de plástico o sartén puedes ver si tiene BPA"

El problema es que no es fácil hacerlo desaparecer de nuestra vida. Nos rodea en multitud de objetos: botellas de plástico, tuppers, sartenes

Cuando coges una botella de plástico o una sartén puedes ver si tiene BPA o no, lo que hay que hacer es mirar primero”, añade la doctora Sánchez Pérez.

Cómo actúan estos disruptores

El caso del bisfenol es paradigmático, pero no es el único producto tóxico que podemos encontrar en el ambiente. Pese a que ya hay mucha literatura científica, faltan más análisis científicos como este.

El bisfenol es un químico que evita que los envases de plástico amarilleen con el tiempo, por ejemplo. Si pasa del plástico al contenido y este contenido nos lo tragamos, se ha visto que es altamente estrogénico:

  • Aporta al hombre estrógenos, hormonas femeninas.

Los disruptores endocrinos son todos así. Una vez en nuestro organismo, le engañan y se hacen pasar por hormonas. Las hormonas son mensajeros químicos naturales.

Los disruptores bloquean esos mensajeros y se hacen pasar por ellos. Alteran nuestro cuerpo. Cómo y en qué nivel es lo que se está descubriendo poco a poco con estudios como este.